miércoles, mayo 04, 2005

Esperanzas

"Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres, y son como las estatuas que hay que ir a ver porque ellas no se molestan"
Cortázar


No vienen. No llegan porque uno las llame. Uno puede desgarrarse la garganta gritándoles para que vengan, se acerquen y nos llenen de su mágica luz, pero ellas no lo van a hacer. Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Entonces uno debe buscarlas, entre cada pequeño, diminuto rincón, en cada milésima de segundo. Quién sabe cuándo pueden cruzarsenos entre el tumulto de gente, y nosotros desviamos la mirada por miedo a que nos fulmine su resplandor. Pero yo no la miré y pasó, siguió de largo, y así lo harán los siguientes hasta que algún aventurero la mire, desde su pequeño rincón sucio, desde su prolijo mirador de vidrio, desde sus pequeñas manos juguetonas. Quién sabe donde están, se mueven constantemente entre la gente, rígidas como montañas; porque uno las busca y persigue, y de repente, cruce de miradas y las tiene, pero no llegan de lejos, corriendo hacia uno, como regalo del cielo para ser un simple giro de suerte. Tienen su precio y su costo, deben buscarse y perseguirse, quizás por siglos enteros, ser transmitidas de uno a otro, de mirada en mirada, de mano en mano, de una baldosa a otra.
Buscarlas donde sea, en la calle, en las nubes, en el polvo o en un charco, inmóviles, esperando que llegues están. Te esperan, te llaman para que las vayas a buscar. Ellas sueñan tu llegada triunfante, que las salvará de su inmovilidad por un tiempo, buscan que las rescates de allí, las levantes en tus brazos y las hagas protagonistas de tu éxito. Añoran, con esperanza, que algún día serán renovadas y fuertes, y se moverán entre la gente de aquí para allá, repartiendo sus virtudes, en agradecimiento a la gente que supo en ellas confiar.

1 comentario:

  1. asi es, Aye..asi es..como dicen todos: las esperanzas son lo ultimo que se acaban..
    supongo que de eso se trata
    besotes neniss!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...