sábado, diciembre 31, 2005

Los años pasan
como latitas descartables
algunos los abollan y los tiran,
otros prefieren coleccionarlos,
otros los clasifican,
otros apenas siguen la cuenta.
Son, al fin y al cabo, latitas descartables.
Se usan y se tiran.
Y uno no lo puede evitar.
Van en nuestra contra,
se mueven aunque nos quejemos
se quedan quietos aunque los apuremos.
Avanzan y avanzan, a un paso imparable
sin embargo, nosotros aún no nos acostumbramos.
Otro año se nos voló,
con sus miles de sucesos
lo bueno,
lo malo,
lo triste,
lo alegre,
lo permanente,
lo efímero,
lo viejo
y lo nuevo.
Ya se hizo historia,
ya pertenece al pasado,
y nosotros los seres humanos
padecemos este caminar eterno
bajo ese sol que va y viene, se acuesta y se levanta
incesantemente,
día tras día,
año tras año.

5 comentarios:

  1. Estas de vacaciones? Si es así, mucha suerte hasta la vuelta!!!!

    ResponderEliminar
  2. no.. vacaciones no...
    pocas ideas y un resfrío q me tuvo en cama varios días :S
    ya volveré!
    besos!

    ResponderEliminar
  3. jaja qué linda analogía la de las latitas :)

    ResponderEliminar
  4. Te curaste del resfrío? Volvé y se millones!!!!!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...