domingo, febrero 05, 2006

El mar



En lo transparente se mueve una burbuja de gelatina rosada, dejando tras sus tentáculos un veneno, se mueve pomposamente hasta estancarse en la orilla. El mar se va como un espejo de sí mismo, y queda brillando el sol en la arena mojada. Mientras tanto yo camino sin rumbo, salpican mis pies cuando se mojan, no dejan huella cuando secan.

Miro hacia todos los horizontes, fundidos con lo que no se ve, un faro, un puerto, el mar, miro tus horizontes en mí. Ya no camino porque lo ordenen mis pies sino por la fuerza con que me empuja el viento. Entonces solo me dejo llevar, no sólo por ese viento, sino por los recuerdosque me llevan sin miedo a vos, a tus huellas en la arena que siempre borró el mar. Y ese mar que empepó nuestros pies, un juega tristemente en los míos preguntándose porqué no estarás...

3 comentarios:

  1. Que linda descripción...

    y que triste a la vez.

    Debes tener muchas ganas de ver

    a Nico...

    más aún porque cuando vuelvas

    festejan el añito!!!

    Pero bueno, extrañarse

    de vez en cuando no viene mal...

    porque aumenta las ganas de verse

    y mantiene interesante la relación.

    (Que fácil es decirlo no??)

    Te mando un beso enorme...

    saludos a el resto de la tribu.

    TE QUIERO MUCHO!!

    Ah...y si!! se te extraña amiga...

    ResponderEliminar
  2. Hay momentos sublimes de profunda intimidad donde el marco, cuánto más vasto o imponente, más nos vuelca a la introspección. Cuando esto sucede uno experimenta una muy dulce "nostalgia", que tan dulce resulta que uno corre grave riesgo de volverse adicto a la misma.

    ResponderEliminar
  3. Danyta: es muy fácil decirlo pero yo que lo estoy viviendo cada día extraño mas!! Y no solo a él, sino a vos tambien!!

    Leopoldo: es muy cierto lo que decís, pero es mi adicción favorita perderme en esos paraísos...

    Saludos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...