sábado, noviembre 18, 2006

“Tú solías dibujar mansiones
sobre la colina en la autopista”
Quique González



Dante enciende un cigarrillo.
- Te dije que no me gusta que fumes
- Mmghn – dice que con una mueca de enojo y el cigarrillo aún en la boca
- Lo más ridículo es que me gusta verte fumar, la imagen tiene un algo estético que hace bello al hecho, una moda quizás, pero a la vez me desagrada el olor y nuestros pulmones, pobrecitos, se ennegrecen.
- No me vengas otra vez con esa historia, quedáte con la imagen que es lo que te gusta. Yo, mientras, desarrollo la parsimonia de fumarlo mirando mis meditaciones del futuro por la ventanilla.
- Entretenete con el paisaje; no pensaba pedirte que me convides con la muerte. Sólo quiero mirar esos minutos de vida en que te ponés color ceniza.
Dante sonríe enormemente y da otra pitada, cuyo humo se escapa por la ventanilla entreabierta.

8 comentarios:

  1. Pronto: Dante conoce la Ley Antitabaco...lo que está ocurriendo en esa situación es sólo un preludio.
    Quiero campo!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Es tan extraño lo del cigarro. Aclaro que no fumo y aclaro también, que no me gusta que la gente fuma. Algunas veces pensaba en que me chocaba un poco que una minita que me gustara fumara, pavadas que pensaba, qué sé yo; sin embargo, tengo que reconocer que muchas veces cuando una piba fuma tiene un costado sensual muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Jotita:
    jaja sii habria que hacerle conocer la Ley Antitabaco, pero él se escuda en eso de que en el GBA aun no es obligatoria, lo cual me hace enojar más, pero bueno... él es así!
    =P
    Vos tendrás campo, yo quiero urgente ruta.

    Besos antitabaco!

    Adriano:
    Me pasa exactamente igual... No soporto que me fumen al lado, pero el acto de fumar tiene un algo poético, un atractivo "sensual" como vos decís, que indefectiblemente me afecta.
    Qué lástima. Alguna de las dos cosas voy a tener que sacrificar.
    Por ahora prefiero no sacrificar mis pulmones.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Es verdad tiene algo de poetico esa actitud de echar humo, me ha recordado la pelicula Casablanca con Bogard fumando en el aeropuerto, el gendarme al lado, el inicio de una buena amistad...
    Poetico y precioso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Yo no sé si tiene poesía el fumar, pero a mi me ha evitado un par de asesinatos. Así que es mentira que el pucho mata. Al menos, dos siguen vivos, porque yo no lo maté gracias al cigarrillo. Buajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjajajaja

    Besos y nicotina.

    ResponderEliminar
  6. Lo poético puede transformar la imagen de cualquier cosa fea o dañina.
    Yo probé el cigarrillo una vez y lo dejé enseguida. No lo puedo ni ver, como tampoco lo soporto a mi lado.
    Poéticamente, miro el fumar, como muchos lo ven también: la vida, el ser, se va escapando a través del humo silencioso como un adiós anticipado en cámara lenta.
    Besos amiga!

    ResponderEliminar
  7. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  8. Miguel:
    Casablanca no la vi, pero es cierto que el humo le da otro aire (que justo) a la escena..

    Un abrazo!

    Duda:
    Jjajaja!! Y bueno si! si te evita matar a alguien esta bien, lo malo es que por no matar a nadie, te llenas de humo vos. =S
    Besos sin nicotina

    Gabrielus:
    Precisamente esa imagen queria captar. Los segundos de vida que a uno se le escapan en ese humo.
    Yo nunca probe, y la verdad es que no me tienta en absoluto. Pero el verlo, que lastima!, pero me resulta tan poetico...

    Besos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...