viernes, febrero 22, 2008

Luz en el mundo

La biblioteca del padre de Dante era un habitáculo oscuro y encerrado, con olor a polvo viejo y un poco también a humedad. Pero era, a la vez, un maravilloso mundo de espejos.
Repleta la pared de estanterías y rebosantes éstas de libros no podía decirse que fuera un cuarto ordenado. Los libros también vivían apilados en el piso y en las mesas y esto no resultaba en absoluto un estorbo. Las pilas podrían haberse elevado hasta el alto techo como cada estantería lo hacía pero ciertas fuerzas naturales impedían el perfecto equilibrio.
Sobre la larga mesada de madera esmaltada se dibujaban más y más pilas de libros, como una adecuada decoración del paisaje, y en la baja cúspide de una montaña de letras se apoyaba, sobre la tapa de cuero rojizo de un libro sin nombre, un pequeño planeta tierra. Este (pequeño para ser un planeta, grande para ser una pelota) emanaba una tenue luz amarillenta, que hacía ver sus mares color verde y sus tierras semitransparentes, y sus millones de nombres escritos en tinta negra como pequeños manchones de perfecta simetría y alineación. Salía luz del mundo.
Dante miraba también la lámpara-globo terráqueo y creo que pensaba lo mismo que yo cuando dijo: “El mundo nos da su luz, y nosotros vamos a ella como dos polillas de biblioteca” Y ambos sabíamos que no hablaba enserio, sino que metaforizaba la situación; me hacia creer que el mundo era una lámpara y que la habitación estaba llena de polillas cuando en realidad el verdadero mundo está brillando, realmente había un brillo en cada día gris, realmente el mundo nos decía algo al hablarnos: el mundo se encendía ante el universo y no creo que fuera por explosiones solares –ausentes en la faz de la tierra- ni por los millones de vatios gastados diariamente en luz eléctrica: creo que el mundo tiene una luz extraña, una luz que sólo atrae polillas, y somos nosotros las polillas.
- ¿Y los espejos? Esos son los libros: espejos de la luz de nuestros pensamientos, espejos de la luz que nos atrae como polillas que somos.
Al escuchar esto Dante rió a carcajadas y luego volvió la mirada a su libro, con esa sonrisa de complicidad que solo él me sabe dar; esa sonrisa que es sólo una pausa antes de intentar desmerecer mi teoría sin fundamento alguno.

7 comentarios:

  1. Tu teoría me gustó, será que soy una polilla y voy hacia la luz a riesgo de cegar mis ojos y quemar mis alas.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ayeeeeeeeeeeeeeeeee! No fui para Buenos Aires :( Te hubiera escrito... No conseguimos dólares para viajar y nos quedamos encerradas en esta cárcel con las puertas abiertas, como dice Calamaro. Tenemos control de cambio y hay que pedir el dinero como un año antes para poder viajar. Así que te visitaré a finales de este año o el año que viene... Me muero por conocer tu ciudad y tu país. Así que estaremos en contacto, cronopio.

    Un beso,
    Débora.

    ResponderEliminar
  3. Volvió Dante, qué bueno. Recuerdo alguna primera referencia a él tiempo atrás, en este mismo espacio...

    El texto me genera mucha ternura, me hace pensar en esos descubrimientos que uno hacía a medida que iba creciendo, dándose cuenta que el mundo estaba lleno de luz, y sorprendiéndose absolutamente por ello, por conocer lo nuevo.

    Es atrapante tu narración. Espero siga en pie ese proyecto que tiene como eje a tu Dante, je.

    Gran saludo.

    Pd1: "Las pilas podrían haberse elevado hasta el alto techo como cada estantería lo hacía pero ciertas fuerzas naturales impedían el perfecto equilibrio...". Este fragmento parece salido de un libro de Física, ja ja ja.

    Pd2: ¡Cambio de fachada! El blanco de la pureza...¿Puede ser que me aparezca tu blog a lo largo y ya no a lo ancho?...Es decir que encuentro tus primeros posts bien abajo, no a la "izquierda" de los links y la música.

    ResponderEliminar
  4. uy, no... si alguien más que entra ve los posts abajo de la barra de links que esta a la izquierda, por favor comenteme que pense que ya se veia bien =S
    Lo que si ocurre es que se ve asi, a lo largo, con el Mozilla, usando Internet Explorer se deberia ver bien.. Me falta saber un poquito mas de html para ver porque se ve asi en un lado y de otra forma en otro...

    Avisenme, asi veo como solucionarlo!
    Besos a todos y gracias!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! ¡Gracias por leerme y comentarme!

    Pasaba sólo a responder tu comentario. Son pocas las personas que conocen el significado de la palabra "saudade". Es una palabra de la lengua portuguesa que ha sido asimilada al español y aceptada por la RAE, pero no tiene una traducción exacta al castellano. Lo más aproximado sería "melancolía" pero no se trata de éso realmente.

    En cuando a lo de Amaranta, pues bueno, me parece un personaje fascinante. Aunque no fue por eso exactamente que escogí ese nombre para mi blog. Amaranta también se le dice a las flores que "nunca mueren". La verdad fue un poco de las dos cosas lo que me hizo escoger el nombre. Pero bueno, quería explicar un poco eso. Estoy de acuerdo con lo que dices de que las lágrimas y los suspiros del corazón tienen un poco que ver con la Amaranta que toda mujer lleva dentro.

    Espero seguir leyéndote.

    ¡Gracias por tus palabras!
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Porque a mi parecer te lo merecés!


    Fijate en mi blog que hay algo para vos Aye....



    Amo tus palabras, el hilo que las une, el sentimiento que desprenden, la fuerza que las recubre y lo vivas que se sienten...




    Beso!

    ResponderEliminar
  7. Humm... lo de la polilla me recordó a una historia que leí hace tiempo, en su viaje hacia la luz veía todos los pecas de la humanidad hasta morir abrasada por la luz de la ambición y el deseo... Un saludo!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...