sábado, septiembre 20, 2008

Poéticarte

Primero, dudar de su nombre.
Quedarse en el ardor de la duda.
Extasiarse.
Luego comenzar un acto de
nombrar y ordenar las cosas.
Ritual y
Evitar pensar únicamente en símbolos.

Todo esto como si fuera aire que respiro,
sangre circulando,
la última gota de vida que queda por dar,
y la estirara más y más
para que cuando cayera estrellase en sí misma.
O jugar un juego no buscado:
saltar, reír, llegar al cielo.

En los albores de la vista -ese abrir puertas infinitas-,
en el nacimiento insurgente de la duda,
en las puas y espinas bajo la piel,
en el vómito imperceptible;
como si se tratase de abrir un mundo,
jugar a la rayuela,
estirar la mano para abrazar otra mano
o limpiar la miseria humana que cubre.

Es así que
intento escribir

Como si clavara las uñas en otras carnes,
vírgenes de emociones.

4 comentarios:

  1. "...Como si clavara las uñas en otras carnes,
    vírgenes de emociones..."

    Se me queda clavada esta frase, verso, no se cómo llamarla. Me parece increíble.

    Un beso

    Karina

    ResponderEliminar
  2. "Es así que intento escribir"... lo dices de una forma preciosa, cómo no, si tienes el arte de la poética y el impulso del saber. Yo me pregunto... me pregunto sin poder resolverlo, por qué escribo, qué escribo y para qué escribo, pero tranquiliza leer poemas que saben por qué lo son y cuáles las razones que los generan.
    Es hermoso Aye.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. No suelo comentar en mis propios posts por una cuestión de tiempo y desuso, pero no pude evitar la necesidad de responder ante estos comentarios...
    Querido zooey, no es la seguridad ni la sabiduría respecto a lo que escribo lo que intento transmitir con el poema, sino que, precisamente, escribo artepoéticas constantemente para ver si en alguna de ellas surge aquel camino por el cual ir. Sin embargo -y en esto creo hallar una seguridad- cada arte poética me ayuda a delinear el camino por el que estoy yendo, a decir "es este el camino que transito hoy" y por eso es que constantemente reescribo sobre la escritura, quizás un intento por saber quién soy, dónde estoy en cada uno de estos momentos.
    No tengo seguridades ni razones respecto a la escritura. Son siempre manotazos que intentan aferrarse clavando las uñas. Y si resulta que se agarran de una emoción, o de un pedacito de alguien... pues bienvenido sea y con enorme sonrisa.

    Gracias a ambos, karina y zooey, por sus comentarios =)
    Y a los que andan por ahí, también, ya que estamos =P

    =)

    ResponderEliminar
  4. Hola Aye, llego a tus palabras de la mano de Pato... mi querida Pato... y me encanta hacerlo porque has conseguido atraparme entre tus letras.

    Llevo una eternidad leyendo y me he quedado agazapada mientras hablabas del silencio y me he perdido en esa ciudad mientras itentabas escupor palabras atravesadas en tu boca y he sido tus-mis-gritos cuando hablabas sin decir.

    Que más puedo decirte... Que ha sido un placer descubrirte y que seguiré visitando tus palabras.

    Un beso Aye

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...