lunes, mayo 10, 2010

disecciones I

Ya no soporto esta boca seca
las manos rotas
llenas de palabras que no digo,
como si las desconociera.

Es como si jamás hubiera amado,
como si jamás hubiera deseado algo o alguien,
como si no hubiera aprendido del dolor,
como si mirara al futuro y no viera nada.

ya no soporto estas manos inútiles
preferiría cortarlas y revolearlas al aire
antes que dejar que se sigan pudriendo vivas,
disecando vivas.

Ya no resisto esta lengua entumecida
que se une a mis raíces entumecidas
y me atan a la tierra boca abajo.

Grito a las palabras que aborté:
¡despierten! ¡vivan!
Ellas me miran atónitas, sin saber cómo hacer.

Qué madre imbécil les tocó en suerte.

3 comentarios:

  1. Seguro que te había comentado en su momento.
    Pero,como buen despistado que soy, algo se me debe de haber pasado y se perdió el comentario.
    La idea que tu poema me suscitaba era que tus palabras están vivas y despiertas, a juzgar como me llegan dentro.
    Orgullosas de la madre que les cupo en suerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por verlo así, ybris.
    Intento con todas mis fuerzas que no se maten entre ellas de tanto repetirse las mismas palabras una y otra vez jaja :(

    Por cierto, vi tu comentario en un post más viejo, no sé si es a ese comentario que te referís o a un comentario en este post y que se borró. Quizás me hablabas de aquel, que leí y respondí también. :)

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa igual, por lo que lo que tengo para decirte prefiero no decírtelo para que luego no pase a no gustarme. Igual todavía puedo verlo como algo que confío en que sea transitorio y ahora que lo veo dicho, paradójicamente me siento mejor, jajaja, cosa que creo te habrá pasado con tus preciosas letras de mala madre como yo, jejej

    besos

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...