miércoles, agosto 10, 2005

Confianza

Por una vez, aunque sea, una vez, mirate al espejo y tenéte confianza.
Comprendé que tu voz es tu piel y el silencio tus heridas.
Comprendé que tus horizontes serán siempre los mismos: infinitos y lejanos.
Date cuenta, de una puta vez, de que tenés que creer en vos!
No hay batallón que te haga caer, frente a vos misma sos más que un millón de batallones.
No dejes de confiar en vos.
Vos misma, tu risa y tus metas, tus victorias y las perdicions, en todo ello tenés que confiar, y al juntarlo todo en esa mezcla insoportable, poder ver CUÁNTO de todo eso que sos te sirve para creerte un poco más.
No importan pasados, no importan dudas, no importan futuros.
Hoy, solo por hoy, confiá en vos.
Confiá!, maldita sea, en esa voz quebradiza que se alza por encima de los puentes y que grita aunque se quiebre y que grita aunque se fortalezca.
Y entonces, ahí si.
No habrá miedo ni cobardía que te abrume, no habrá esclavos persiguiendote, no habrá risas huyendote.
No habrá impredecibles fantasmas del terror, no habrá etcéteras en el campo del arrepentimiento.
No habrá dolor porque confiás en vos. No habrá dolor, porque tenés razón. Tenés razón en confiar en lo que sos, de confiar en que lo impredecible ya lo sentis y si apareciese aquello que tanto asusta, podrás confiar (en vos) y mandarlo de vuelta a su casa.
Yo me quedo en la mía, calentita y contenta como estoy.
Porque confío en que no me defraudaré. Yo no.

3 comentarios:

  1. gracias por pasar por casa aye, te mando un abrazo y exitos.

    valen.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho. Es hermoso...
    me ayudó también

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...