jueves, diciembre 15, 2005

elemento complicado

Gritar con la garganta anudada
con el cielo nublado a punto de inundar
igual que llorar con los ojos cegados.
Y uno es apenas una porción pequeña de este mundo
y el mundo se te cae encima.
¿Qué hacer cuando no se sabe qué hacer?
La indecisión abunda, y no me deja pensar.
No quiero perder mi capacidad de razonar
entonces intento rendirme a mí misma,
que todo se vea negro de golpe y me olvide mi nombre y mi existencia.
Nadie pensará lo que pasó por mi mente,
nadie entenderá yo decidí desvanecer
todos se cuestionarán las causas mundanas de mi cuerpo, y nadie creerá que mi mente es poderosa.
Pero ni mi mente me deja dormir,
la indecisión abunda y me quiere matar.
No puedo concluir, no puedo decidir,
no puedo ver la realidad
porque tengo los ojos como rutas mojadas en la distancia. Cuando se llega a ellos están secos.
La indecisión no me deja decidir.
Mi indesición me demuestra: soy un elemento complicado.

3 comentarios:

  1. rendirse ante una misma, eso es bueno realmente...

    i surrender.
    besos Aye niña!

    ResponderEliminar
  2. Cuantas veces me habré sentido así, querer desaparecer por un momento nada más.

    Lindo blog =)

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...