martes, enero 31, 2006

De millones de maneras diferentes la gente guarda sus ilusiones en objetos, en efímeros sujetos y los echan a volar. Sólo por decir algunas de ellas: los 3 deseos al soplar las velitas en el cumpleaños, al ver una estrella fugaz, al soplar un panadero (o diente de león en otros lugares), al encontrar una vaquita de San Antonio, y podría seguir infinitamente con otras menos comunes.

¿Qué son estos rituales? Caminos para iluminar los ojos pequeños, para sacar sonrisas de esperanza, y que de esa manera ellos crezcan ilusos.
Ilusiones que alimentan el corazón, que nos impulsan a seguir, como un instinto de supervivencia enseñado generación tras generación.
La semilla viva del hombre.

8 comentarios:

  1. No que las considere prácticas naives o infantiles, pero ese tipo de cosas nunca han calado en mí. En cierto sentido lo lamento.

    ResponderEliminar
  2. son lo más naive en mí, de alguna manera mantengo viva la niña que llevo dentro.
    Yo creo que esas cosas nunca se pierden. Sólo que a veces perdemos la fé en su magia.

    De todas maneras, ésto es sólo una mirada comprensiva hacia todos los que les brilla la fé en los cachetes
    =)

    ResponderEliminar
  3. Creo que esos rituales son retazos de esperanzas, de ilusión...

    Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Será el pensamiento mágico?
    primera vez q paso, te seguire leyendo
    saluditos

    ResponderEliminar
  5. Ojala siempre haya ilusiones para volcarlas sobre esos objetos.
    Se supone que las ilusiones son las importantes acá, debería colocar una oración inversa, pero bue... pinto el bajón hoy...

    Besos, Aye.. Ya publiqué mis 5 hábitos extraños!

    ResponderEliminar
  6. que disfrutes mucho!!!!
    te quiero nena!

    ResponderEliminar
  7. Cambié el pie de La estrella del camino por una frase de Lennon que siempre me gustó, y tiene que ver con lo que decís.
    Aparte, leí tus hábitos en el post anterior, te dejé un mensaje.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  8. "es solo una cuestión de actitud
    si lo cuentas no se cumple el deseo..."

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...