lunes, febrero 20, 2006

Cobardes

No, no me voy a callar. Lo voy a repetir hasta que exploten todas las orejas.
¿Acaso no se animan? ¿Acaso nunca les enseñaron a hablar? ¿Acaso tienen miedo?
Es porque no saben, es porque son grandes en sus sonrisas pero muy pequeños en sus adentros, y no se animan, a hablar, a decir la verdad
¿cuando aprenderán?
Yo no soy su voz, yo hablo por mí,
si ustedes no se animan van directo al muere.
Cobardes.

7 comentarios:

  1. Hay muchas formas de cobardía, pero la más detestable es aquella en la cual el miedo vale más que el respeto al vínculo emocional. Aquella que lleva a un sujeto a subordinarse a su cobardía aún en desmedro de un ser querido.

    ResponderEliminar
  2. A veces no es un acto de cobardia, sino un reparo, reparo en el que tenes enfrente. no por eso hay que callarse siempre ..en eso estamos deacuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Hábitos extraños... mmmmm, no es tan fácil como pensaba, al estar incorporados en uno no se ven como “hábitos extraños”... pero bueno, trataré de realizar un auto-análisis.

    1. Uno de mis principales hábitos extraños podría ser el manejo o mejor dicho la forma en la que utilizo mi mente. Es una gran maquina que altera en segundos mi estado anímico. De estar 10 puntos paso a estar triste en segundos. Un hábito que tengo que controlar.
    2. Otro podría ser los infinitos y reiterados cuestionamientos acerca de la vida, acerca de todo lo que existe. Eso llama mucho mi atención.
    3. Como otro hábito extraño se podría mencionar lo impetuoso que soy en ocasiones y la reflexión profunda que aplico luego... igualmente estoy poniendo todo de mí parte para invertir esta situación puesto que el que no piensa lo que dice, dice lo que piensa, como así también el que no piensa lo que hace, hace lo que piensa mejor en el momento y muchas veces podríamos equivocarnos... pero ya estoy en la lucha para tratar de suprimir este hábito.
    4. Otro es quizás, que muchos no lo tienen, la capacidad de auto-criticarme. Reconozco mis errores y aprendo de ellos. Lo llamo extraño porque si bien todos aprendemos con nuestros errores, no todos los reconocemos.
    5. Y finalmente podría ser la capacidad que tengo para perdonar a las personas... Yo perdono mucho, pero eso si.... no olvido nada.

    Perdón por la demora y nunca dejes de escribir, ya que lo haces muy bien!...
    Muchos éxitos!...
    Tu amigo, Van Howpper

    ResponderEliminar
  4. hay un teje y maneje. Uno no se atreve, pero el otro tampoco. ASi que estamos en el comienzo.

    ResponderEliminar
  5. "No he de callar,por más que con el dedo,
    ya tocando la boca, o ya la frente,
    silencio avises o amenaces miedo.

    ¿No ha de haber un espíritu valiente?
    ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
    ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?"

    Francisco de Quevedo.

    Felicidades por tu artículo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pierre: Tenés razón, pero hay casos y casos, a veces callarse es respeto, es madurez, es honestidad. Pero a veces también es cobardía. Gracias por pasar!

    Van Howpper: Al fin tus 5 hábitos!! DE todas maneras creo que tenías que publicarlos nada más en tu blog :P. Besos!

    Pablo: Si nadie se atreve alguien se va a tener que atrever... y sino todo se pudrirá en el tedio.. =S
    Gracias por pasar!

    El mudo: Me gustó mucho eso que pussite de Francisco de Quevedo, me gustan mucho los dos ultimos cuestionamientos... Gracias por pasar!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...