miércoles, marzo 29, 2006

(...) y con vos fuimos dos. O quizás tres o diez.
Porque nunca supe cuando vos fuiste yo, ni cuando yo fui vos, ni si al reirnos sonaba tan fuerte por la felicidad o porque éramos muchos. Sólo tuve la certeza de que yo jamás fui tan heterogénea, tan llena de voces. Creo que nunca entendí si esto era bueno o malo; fuese lo que fuese, era una pureza increíble que jamás pensé que pudiera alcanzar. Éramos tantos en ese breve momento que hubieramos llenado la ciudad nosotros solos de gente aislada pero no tan diferente (...)

8 comentarios:

  1. "En la calle codo a codo somos mucho mas que dos"
    Benedetti...(creo, digo , me parece)
    Besitos, buen post!

    ResponderEliminar
  2. No vale si no pones la cita.De quien es?

    ResponderEliminar
  3. Mmm... ese libro de Benedettianda dando vueltas por toda la casa y yo nada más lo abrí para mis ejercicios fonoaudiológicos...
    mmm... no se lo merece..
    jaja!



    Y, Jenny Querida... si no pongo el autor no sérá que soy yo? =P
    jaja Besos!! Te quiero!!

    ResponderEliminar
  4. Repito... nunca dejés de escribir...nunca

    ResponderEliminar
  5. recomiendo no mencionar las voces cerca de algún psiquiatra! (chiste!!)
    Lindo, como siempre, besos y ésta vez sin polémicas!!

    ResponderEliminar
  6. El fusionarse con otra gente, qué lindo. El sentir que uno es multiplicidad sin dejar su individualidad. Cómo quisiera ser uno de a dos...Cómo quisiera que alguien me acompañe a construir una unidad...Aquí me encuentro, esperando. Aquí estoy, como si fuera parte del ser que nos enseñó Oliveira.

    ResponderEliminar
  7. Van Howpper: nunca dejaré de hacerlo, lo sabés =P

    Crub: jaja, es cierto pero es verdad que tengo miles de vocecitas en mi cabeza =P

    Adrianófanes: La verdad es que es muy hermoso ese momento, pero lo que lo hace valer es que no es fácil de encontrar. Vas a ver que un día ya vas a dejar de esperar =)
    Besos!
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  8. (...) Es este el mundo que imagino al estar con vos, un mundo casi despoblado, de gente aislada pero no disímiles... un mundo que tiene un aire a vos pero que no se aleja mucho al mío, digamos que es una amalgama de ambos. Y estas ahí, te veo desorbitada, me sigues con la mirada, me guareces y me haces olvidar del frío. Te noto confundida, te busco mas allá de lo que realmente eres... a veces me confundo, calculo demasiado, y es por temor a equivocarme y, por un estúpido descuido mío... volver a poblar tu mundo(...)

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...