lunes, marzo 20, 2006

A mi estación llegará tu tren

Estoy sentada aquí, donde creí que no estaría jamás, esperando que llegues, que vengas a mi estación. Miro los durmientes de una estación de trenes que finje ser moderna pero ella misma sabe que ni el tiempo ni los edificiosla cambian, sigue siendo un pueblo.

Mientras pienso esto paran dos o tres trenes, en distinto momento pero en las mismas vías, yo no sé de cuál bajarás. Yo sigo esperandotre, sin saber dónde andarás o si por aquí vendrás. No sé si hago bien en esperarte. Quizás es mejor si dejo que los trenes vengan a mí, si no te molesto y dejo que algún día por casualidad me lluevas sorpresa.

Me levanto indecisa del asiento que me cuidó estas horas, pensando si debo irme. Entonces te veo. Bajaste en el andén de enfrente, el lado equivocado, quizás no me buscás a mí. Ni siquiera volteás, tengo miedo de perderte. Pero si sos vos de alguna manera tengo que alcanzarte. Corro por el andén y salgo hacia el paso bajo nivel; corro como nunca en los separados escalones que apestan a sahumerio, rogando salir para poder respirar aire, o quizás para poder respirar tu perfume. Entonces veo la calle, los quioscos, los negocios, el sol en las caras de la gente.
Y a vos. No estás lejos, sólo a punto de cruzar, el semáforo cambia a tu favor y creo que no llego. Te grito desesperada, todos me miran menos vos. Entonces parás, con un pie en el aire y el otro en el cordón. Freno con el corazon traqueteando tan fuerte como el tren que se va a mis espaldas. No te puedo llamar porque el sonido de ambos no te dejará escuchar. Te das vuelta y me mirás y yo ya no soy nada más que vos. Estoy desnuda ante tus ojos inquietos, estoy perdida ante tu silencio.
Reconozco mi culpa, vos no viniste a mi estación, ni viniste a buscarme, y yo ya me arrepiento de haberme entrometido en tu camino. Podés irte, no te obligo.

Pero, increíblemente no te vas. Te quedás mirandome, quieto todavía, con el corazón petrificado bajo el jean de tu campera. Nos quedamos helados mientras los trenes pasan, los semáforos bailan de un color a otro, la gente a nuestro alrededor son como fantasmas.

Yo aún me pregunto si cruzarás la calle y te irás.

O si quizás no te equivocaste de estación.

8 comentarios:

  1. Muy bueno Aye, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  2. Nena..si, tanto tiempo -en realidad no hace taaanto que no hablamos, pero bueh..- gracias por el mensaje que dejaste en el blog, yo tambien extraño esto, pero ya volveré!
    Te quiero!

    ResponderEliminar
  3. Y que paso?????
    Cruzó, no...?
    Terminá con el suspenso, por favor!!!!
    (besos de telespectador ansioso)

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Bito.
    =)
    .............................
    Jenny, ya sé que no es hace muucho tiempo, pero ya no nos cruzamos como antes en el chat, tampoco tengo para leerte entonces siento como si hiciera un montón que no nos hablaramos! Por otro lado, entiendo que esté re ocupada con todo, yo la semana que viene ya voy a empezar y no voy a tener tiempo ni para mi, pero sólo quería que supieras que se te extraña. =)
    Besos!!! Te quiero!!

    ................................
    Crub, ahi ya es tu historia.. yo doy el final abierto y vos elegís que hizo. =)

    Aunque puede que un día de estos continue y diga si cruzó o no...

    (Besos de guionista misteriosa empedernida)

    ResponderEliminar
  5. hola aye, gracias por pasarte una vueltita, habías dicho que no podías coincidir más, te digo: siempre se puede coincidir más, me pasa al leerte.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que se quedará a disfrutar de tus escritos.

    ResponderEliminar
  7. Aye, el dia menos pensado cruza y te chamuya al oido lo que te morís por escuchar.
    Y ahi te quiero ver!

    (Cómo me gusta leerte)

    Besitos de compañera de esperas en estaciones de trenes frías y de noches con los ojos como platos (vos sabés)

    ResponderEliminar
  8. Fernando, me alegro que te guste lo que lees. Volveré a pasar por tu blog..

    -----------------------------------
    Gracias por el apoyo Toro!

    -----------------------------------
    Pato, en ese entonces vamos a ver!

    Besos de mineros en obra incluso a las 9 am (vos entendés y ya entenderán los demás)

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...