martes, mayo 23, 2006

Esa otra

Pude entrar por fin a esa misteriosa casa, luciendo todas mis dotes de aventurera, con la seguridad de estar cumpliendo ese sueño que había postergado siempre.
Entré, por fin, a sus enormes habitaciones tapizadas con un decorado atemporal, nunca podrías decir en qué época se habrían ido los últimos, y sin embargo, todos los muebles se hallan intactos, dotados nomás de una finísima capa de polvo mágico; la casa me hacía sentir que yo era esperada.


Recorrí audazmente los pasillos, imaginando quiénes habrían vivido en cada cuarto, hasta que llegué a una puerta maciza al final de uno de los varios pasillos. La puerta se resístía a abrir pero mi curiosidad pudo más, y con toda la fuerza de la que era capaz empujé la gran puerta, que se quejaba con un estridente chirrido.

Esperando otra habitación llena de lujos que me invitara a la imaginación, tuve que hacer un gran esfuerzo para no gritar al verla, a esa mujer desteñida y arrugada que se encontraba de pie justo en el otro extremo de la habitación, como si supiera que yo iba a entrar. Inmediatamente comencé a disculparme, pero esto no podrucía ningún efecto en ella, que seguía inmóvil, escondida en la oscuridad de las ventanas ciegas e iluminada únicamente por la luz que venía de la puerta abierta. No quise acercarme a ella, su quietud era un misterio pero el destello de vida en sus ojos sólo aumentaba mi curiosidad. Le hablé de nuevo, pretendiendo tal vez despertarla de su silencio, pero ella solamente supo mirarme a los ojos fijamente. Y habló con la mirada. Me contó toda su vida con la mirada. Sumida en las veleidades del prejuicio se dejó tentar por la facilidad de encasillar, se mantuvo siempre alejada de todos; Su fealdad no era más que descuido, falta de afecto. Fría y distante, nunca había poddido sentir el calor del sol; frígida y atemporal, parecía mayor de lo que era y se atab siempre a las normas, a las convenciones, a los no. Se había vuelto despectiva de todo aquello que no había escuchado jamás; reconoció que la culpa por todos esos sentimientos feroces no hacía más que agrandar sus miedos, sus encierros, y así se fue recluyendo a su coraza, a su habitación. Sus manos eran lo que desencajaba en ese cuerpo. Sólo sus manos hábiles, delgadas, suaves, habían sabido cuál era su función. Pero ese cuerpo y esa mente nada habían hecho con ellas, más que admirarlas hasta el odio y la envidia.

Todo esto me contó sin hablar. Bajó la mirada para verse las manos, e inmediatamente miré las mías, pensando en mis manos, si serían como las de ella, o si yo les habría dado lo que merecían. Levanté la mirada y noté que la mujer no estaba ya en esa postura lastimosa. Ahora se mostraba siniestra y adusta, sus ojos destellaban el desprecio orgulloso del que habló sin lenguaje. Envidiable y engañosa, entendí que no era la misma. La miré por fin a los ojos y cuando los ví, idénticos a los míos, con la seguridad como un halo protector y el miedo miserable hundido en sus entrañas, no pude hacer otra cosa que gritar.

Espantada, grité sin voz, grite aunque mi grito no saliera de esas paredes. Y huí, qué más podía hacer, huí, corrí desenfrenada por todas las habitaciones que, siendo antes bellas, ahora se me lanzaban encima como caníbales, como suicidas hambrientos de odio, me señalaban con sus dedos culposo, se me enredaban las cortinas y las sábanas, se entrometían en mi huida las sillas y las mesas, burlándose de mi ignorancia, de mi descuido, de mi insensatez. Llegué por fin a la puerta principal, la arranqué despiadadamente de su lugar y la dejé abierta de par en par, dejando salir los fantasmas de la casa. Yo corrí y corrí, hasta perderme en calles de tierra y cemento, hasta olvidarme mi nombre y mis sueños, hasta caer agotada en algún rincón de una ciudad desconocida.


En la casa misteriosa, las puertas se han vuelto a cerrar, aún esperan visitas. En la habitación más oscura de la casa, además de un hondo silencio, lo único que hay es un enorme espejo frente a la puerta con una débil inscripción en su extremo inferior derecho.

Sotcefed



"Piquetes de ojo,
rencores de toda la sociedad;
sospecha que todo conspira
en contra de su vanidad.
(...)
De qué le valen sus armas,
la sugestión de su voz,
si todos sabemos que esconde
un pobre y débil corazón.
(...)
Pero, un día, un viejo sabio
lo vio escondido en mi sombra
y, aunque no tiene perdón,
si lo mato a él, me muero yo"
Bersuit Vergarabat, Y no está solo...

12 comentarios:

  1. Tu pluma nos lleva sin tregua a travé de la historia. Delicosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Juro que el tema que transcribo a continuación se condice con aquello que expresa tu texto Aye. Una sola cosa quiero señalar solamente: el espejo de los defectos es justamente el polo opuesto a la fuente de Narciso. Los extremos, los absolutos, en cualquiera de sus polos parecieran siempre terminar siendo nocivos.

    The Mirror - Dream Theater
    Temptation-
    Why won't you leave me alone?
    Lurking Every Corner, everywhere I go

    Self Control-
    Don't turn your back on me now
    When I need you the most
    Constant pressure tests my will
    My will or my won't
    My Self Control escapes from me still...

    Hypocrite-
    How could you be so cruel
    and expect my faith in return?
    Resistance-
    Is not as hard as it seems
    When you close the door
    I spent so long trusting in you
    I trust you forgot
    Just when I thought I believed in you...

    "What're you doing?
    What're you doing?"

    It's time for me to deal
    Becoming all too real
    living in fear-
    Why did you lie and pretend?
    This has come to an end
    I'll never trust you again
    It's time you made your amends
    Look in the mirror my friend

    "That I haven't behaved as I should"

    "Everything you need is around you. The only danger is inside you."

    "I thought you could control life,
    but it's not like that. There are things you can't control."
    Let's stare the problem right in the eye
    It's plagued me from coast to coast
    Racing the clock to please everyone
    All but the one who matters the most
    Reflections of reality
    are slowly coming into view
    How in the hell could you possibly forgive me?
    After all the hell I put you through
    It's time for me to deal
    Becoming all too real
    living in fear-
    Why'd I betray my friend?
    Lying until the end
    Living life so pretend
    It's time to make my amends
    I'll never hurt you again

    ResponderEliminar
  3. Veo que escribiste el nombre bien, no como me lo marcó una "maestra ciruela" (je, je, chiste!!!)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Che,Aye me intriga la inscripción abajo del texto.
    ¿Qué o quién es Sotcefed?

    Besos a ti.

    ResponderEliminar
  5. Es ese espejo aquel capaz de mostrar el lado oscuro de nuestras almas? Si es así, quiero saber dónde está.

    ResponderEliminar
  6. ¡Jenny no tiene imaginación!
    Lero lero, :P.

    O quizás no es que no tenga imaginación, sino que no tiene espejos en su casa. :P

    ResponderEliminar
  7. Mira, Pablito, puede que sea un poco lenta,pero ya me di cuenta.
    Y sí, espejos tengo demasiados, según la gente que conoce mi casa!
    :)
    Adiós!

    ResponderEliminar
  8. Y sí tengo imaginación,maldita sea!

    ResponderEliminar
  9. un espejo que dice aunque no se quiera escuchar.
    un día un espejo me dijo: vos sos mi reflejo, subordinate.

    besos señorita aye.

    ResponderEliminar
  10. Me sucede que cuando encuentro un blog que me gusta, que me tiro días leyéndolo sin atreverme a dejar un comentario, me pasó con el de tu madre, me pasa aún con el de Torosalvaje, que dejé uno y aún me da reparo volver a comentar...y me pasó con el tuyo también al descubrirlo...
    Te encontré en Sol Mayor y apenas sé nada de ti, sólo que tienes menos de 24 :)pero tampoco te reconozco en ése reflejo que dices haber visto en el espejo de defectos...Yo también me sentí monstruosa una vez, me vi cobarde, cruel, absurda y sola, aún me persigue a veces esa imagen pero he aprendido a ser más benevolente conmigo misma para dejar paso a la esperanza de mejorar, para darme una oportunidad de ser feliz.
    Aprender a conocerse es complicado, asusta verse desnudo con lo bueno y lo malo...Creo que hay que potenciar el lado bueno y domesticar al malo, pero no lo eliminarlo porque es necesario para alcanzar el equilibrio.
    Yo aún lo busco...si te parece me quedo por aquí cerca y nos ayudamos mutuamente a encontrarlo...
    Gracias por visitarme.

    Besos desequilibrados! ;)

    ResponderEliminar
  11. José Antonio Galloso: Me alegro que te haya gustado
    =)

    Besos!

    Leopoldo: Muy bueno el tema que pusiste, todavía lo tengo que escuchar, pero me gustó, me dejó colgada y leyendo varias veces hasta entenderlo.
    No escuche mucho sobre la fuete de Narciso, pero ahora que estoy pensando un poco más me estoy acordando... =P Mientras escribía, yo me acordé del espejo de Erised. Es, en realidad, parte de Harry Potter, por lo cual no es muy tenido en cuenta (quiero decir, dentro de este ámbito). Sin embargo, lo relacione por lo de sotcefed. El espejo de Erised era el espejo del desire, los deseos :)
    Y como veo que todos adivinaron, Sotcefed es su antagónico en cierto punto.
    :)

    Respecto a los extremos, es cierto, son muy nocivos. Y me gustaría agregar a ello que los humanos no podemos nunca vivir en extremos. Jamás somos puros. Somos heterogéneos, somos variables, cambiantes, mixtos, medios.
    =)

    Besos muchos!

    Crub: Cómo no escribirlo bien, si es el nombre de una banda que me gusta bastante y con la cual saturé a todos por mucho tiempo :)
    jaja

    Besos!

    Jenny:
    ay querubina mia, sotcefed no es ningún autor ruso ni alemán que por extraña razón esté leyendo. Creo que tu distracción te jugó una mala pasada y Leopoldo se aprovech´´o de tu despiste.
    =P

    Besos amiga!

    Santiago: Es ese espejo que puede mostrarte toda tu miseria, lo peor de vos, al punto tal de que no quieras ni debas saber nunca dónde está. Podrías enloquecer, morir, matar a tu yo, suicidar tu autoestima o quedar herido de por vida en esa zona que se llama victimismo.
    Lo mejor es saber que existe, saber controlarlo, saber que está todo ese lado oscuro de nosotros, pero si un día llegás a avispar un pedazo de él, no lo mires mucho tiempo a los ojos, porque es como dice Nietzche: "Cuando se mira por demasiado tiempo hacia el abismo, el abismo se adentra en uno"

    Espero que se haya entendido lo que dije =)

    Besos!

    Leopoldo y Jenny: ¿Ustedes dos de vuelta peleando? Me parece que los voy a tener que poner un rato en el rincón de pensar a ver si se calman, niños.
    =P
    Igual.. en el rincón de pensar se la pasan el día entero así que no sé qué digo :P

    Al parecer Jenny te lo contestó todo Querubin Leopoldo y por otro lado, creo que ella es una de las chicas con mayor capacidad de imaginar y de abstraer que conozco
    =)

    Besos amigosos a ambos!

    Embrión: Un espejo es un reflejo y por ello no te debés subordinar a él. Un reflejo es nada más que un aspecto de uno, los hombres (como especie) somos caleidoscopios, multiplicados en colores, visiones, imaginaciones. No somos jamás un reflejo.
    Que el espejo no te confunda =)

    Besos!

    Cascabel:
    Lei en el blog de Pato que habías pasado por acá y me extrañó no encontrar un mensaje tuyo, por lo que decidí que podía mejor ir yo a visitarte. =)
    Es a veces más fácil ver eso que nos muestra el espejo, es más fácil que tener que mirar hacia adentro y encontrar eso que a veces no se ve, o eso que creemos que no se ve, o viceversa. El espejo me abrió la puerta. Me dijo: ya viste lo horrenda que sos, ahora ya podés irte. Huí lejos y huí por fin del espejo. Sabiendo quién soy y donde estoy, y sin embargo lejos de esa negatividad...
    Como decís, aprender a conocerse es complicado, creo que siemrpe lo será, pero es un intento arriesgado que tomo cada día, como un reto, una aventura, una decisión por conocerme más.
    Encantada de que nos ayudemos a encontrarnos.

    Sos bienvenida con los brazos abiertos
    =)

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...