viernes, junio 02, 2006

es Viernes en la Ciudad más Extraña del Mundo

Me interno en esa ciudad monstruosa, llena de entes que no son nadie por ser tantos, multitudes que me tragan, me pasan, me atraviesan, me esquivan, y yo estática, sin la posibilidad de imaginar en qué momento abandonarán sus máscaras uniformadas para abrirle paso a su espíritu mágico, en qué momento saldrán a jugar y sonreír.
Son tantos que ya no son personas ni rostros, ni amigos, ni enemigos, sólo desconocidos con ojos como relojes y bocas como maletines.

Recorro esta ciudad endemoniada

con sus rascacielos arañando el techo, tan cerca de las nubes, tan lejos de los sueños. Ciudad que arrastra en su vaivén mecánico, en su cronómetro de corridas, en un impulso inútil hacia todos lados. Miro al cielo, buscando algo de paz, y es un cielo tan duro y amarillo cegador. No encuentro el azul que refleje mis ojos.
Intento escuchar algún latido (algún tutum tutum de corazones)
y sólo entiendo alarmas bocinas relojes trenes subtes aviones ruedaschocandoelcemento metales rompiendo el aire haciéndolo viento.

Cego mis ojos a tanta soledad encarnizada, los miles de cuerpos animados que se mueven a compás cronometrado me aterran y no puedo distraerme de ellos. ¿Yo que soy?
Un fragmento de vida, un pedazo de mundo, un cuerpito más entre millones que no se encuentra a sí mismo. Espejos refractarios; yo veo una masa, esa masa de ojosde bocasde brazosde hombrosde pies. Veo esa masa y me siento tan sola.

Esa ciudad desconocida se me abrió de forma espeluznante, quitándose todos los velos, mostrándome con crudeza sus calles pobladas de miradas tristes, todos sus edificios rebosantes de lujo, sus miserables avenidas, sus caminitos impregnados de historia, haciéndome sentir lo amargo de su nombre, la delicadeza de sus aires.

Yo sigo desconociéndola.
Yo sigo parada mirando el techo de esta horrible estación para no sentir tanto temor. Ya no sé si ver caras conocidas me hará felíz o me hará sentir aún más sola y desdichada.

19 comentarios:

  1. pues por este lado del atlántico se tiene un concepto lindo de esa ciudad...y tu la pintas gris, será la estación...animos animosos

    ResponderEliminar
  2. por eso digo que es Buenos Aires la ciudad más extraña del mundo. Puede ser tan romántica como el tango, o tan cruda como sus calles llenas de mendigos. Toda ciudad encarna sus habitantes, y sus habitantes, nosotros, humanos, somos imperfectos. La ciudad es por ende, imperfecta demostración de lo que somos. Una ciudad llena de la belleza del mestizaje y de contradicciones a la vista.

    Yo simplemente mostré la mirada de un viernes por la mañana, en que Buenos Aires supo mostrarme con crueldad su lado oscuro.
    Existe también el lado bello, pero no fue ese el que vivencié; no podía dejar de escribirlo.

    Besos desde mi querida y odiada Buenso Aires!

    ResponderEliminar
  3. Buenos Aires tiene eso. Es paradojal, hasta las últimas consecuencias. Es una ciudad que encanta, que seduce, que despierta las pasiones. Pero que hace mal.

    ResponderEliminar
  4. Cuando lo leía pensaba que esa ciudad bien podría ser Madrid, la descripción es exacta. Ya ves...separadas por un océano y miles de Km, Buenos Aires y Madrid huelen a lo mismo...
    Prueba a conocerla de noche y no me refiero de fiesta, sino de noche...verás a la gente paseando tranquila, sin sus trajes de soldado, con la sonrisa de estreno...verás otros ojos y sentirás cosas distintas...Madrid de día es un infierno y de noche un paraíso...intuyo que Buenos Aires también le esconde al sol su lado más bello...

    Besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  5. Alguna vez cuando me largué a la aventura de crecer y vine a vivir sola a Buenos Aires sentí esto tan exacto que describe aye.

    Buenos Aires me mata, dice Fito no?
    A mi tambien me mata de amor y de odio, Es terriblemente paradojal como bien dice Leopoldo.

    Y al contrario que Madrid que parece ofrecer un paraíso de noche segun Cascabel, Buenos Aires no duerme, en algunas zonas cierra un ojo, pero sigue latiendo igual de fuerte.

    Besos, muy buen relato Aye, me han gustado algunos toques que le has dado, ya te diré luego.

    ResponderEliminar
  6. Algo que aún quiero señalar - más vale tarde que nunca - es una reflexión que nace de observar la fotografía de ese hermoso techo de la estación de tren de Constitución: edificios como el Congreso Nacional, el Palacio San Martin, Tribunales, Retiro y la ya citada Constitución, el Correo, un edificio como el de Aguas Argentinas, no sé, una serie bastante prolífica de edificios públicos o de origen público nos hablan de cuanto dinero y ostentación ha habido en nuestro país.

    ResponderEliminar
  7. En la multitud, en esta ciudad multitudinaria es donde más solo puede llegar a sentirse uno.
    En estas masas de cosas, de gentes, de algos y nadies.
    Nido de locuras y genialidades. antro de santos. calvario de justos.
    ciudad maldita, por su nombre, por su estado, por sus gentes, maldita de ternura y de insomnio, de soledades al cuadrado, de amistades alejadas, de sirenas de tres de la mañana. Maldita de bendiciones.
    besos.

    ResponderEliminar
  8. yo adoro su intensidad,
    sus mieles de luna,
    sus gritos punteagudos,
    sus torres de silencio
    sus mares subterráneos, la gente, que es nadie y es todos.
    los techos que no se alcanzan,
    las plazas, sus pastos, sus miedos, qué locuras...me hacen reir!
    se miran, se adoran
    se leen,
    ¿por qué siempre leen a Buenos Aires?
    se vive, se viven.

    ResponderEliminar
  9. por fin pude venir a contestarles...

    Leopoldo: Bueno Aires es una gran paradoja, un gran misterio para mí, que siempre me llama la atención, ya sea por su lado luminoso o por su lado oscuro; de lo que estoy segura es que Buenos Aires en dosis muy fuertes puede hacer mal =)
    besos!

    Cascabel: Creo que las grandes ciudades, a pesar de sus diferencias, son muy parecidas entre sí. Por lo que contás Madrid parece cambiar con el día y la noche. Buenos Aires no llega a esa dualidad, es completamente heterogénea porque hay lugares que día son hermosos y otros que de noche son horribles, y viceversa; así que Buenos Aires no siempre esconde lo bello del sol.
    Yo creo todo depende también de la mirada.

    =)

    Besos desde este lado del océano!

    Pato:
    =) Al parecer vos misma también respondiste/adheriste a los que habían firmado antes.
    Buenos Aires también me mata, sólo espero poder abrir sus puertas para poder llegar a su corazón de cemento iluminado de sol y neón.

    Besos!

    Leopoldo de nuevo: Es cierto, es muy interesante lo que decís, todos esos grandes edificios ornamentales muestran la ostentación -falsa- de dinero que se ha hecho en nuestro país.
    Gracias por tu comentario. =)
    Besos!

    Embrión: Se dice que cuanta más gente haya a nuestro alrededor, más solos estamos. Yo quiero agregar que cuanta más gente a nuestro alrededor, más difícil nos es llegar a nosotros mismos, a la comprensión de esa masa de cosas, y por ello lo único que se simboliza es "ciudad maldita" en todos los aspectos; buenos o malos, nos sumergimos en la soledad multiplicada en millones (o la soledad al cuadrado como cantan Sabina y Fito).
    No debemos dejarnos atrapar por la aterradora imagen de los millones de personas. Debemos llegar al fondo de nuestro corazón, donde por fin comprenderemos a la gran ciudad.
    Besos!

    Jota: me fascinan tus imágenes, me fascina que puedas sacar esa belleza de Buenos Aires, invitandome a conocerla, diciéndome "Descubríla, es más que eso".
    Convidame Buenos Aires, convidame sus calles de colores, compartí conmigo sus cielos y sus miedos-
    para leer a Buenos Aires hace falta vivirla. Para escribirla, me hace falta conocerla.
    Espero ansiosa tu mano amiga
    =)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  10. A veces, Buenos Aires es una traición.

    Besos y ciudades.

    ResponderEliminar
  11. Aye

    primera vez que entro a tu blog, a través del blog de Leopoldo.
    Lei este post, y me senti como escribiendolo (perdón por tomarme tus letras tan a pecho)
    Pero yo viví en carne proía eso de venir de un lugar mas pequeño, (Salta) y de repente encontrarme con este monstruo que amalgama tantos cuerpos, y también los tira por los aires como papelitos, a veces nos envuelve en sus velos y nos ciega en una aceleración desesperante.

    Yo noté las mismas cosas que vos, principalemente, la falta de ojos, ( cosa que en pueblos pequeños sobran y hasta estorban!) y como los cuerpos se mueven como la marea embravecida por la combinación de diagonal norte.
    El cielo es más oscuro, las almas son más oscuras, no solo por la sombra de los enormes edificios, sino por el gigantezco pie, que esta, siempre, a punto de pisarnos y aplastarnos en su rutina.

    En fin... creo que me extendí, mucho para ser el primer post que comento ( seguramente no será el último porque me ha gustado tu blog)

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola Caroks!
    La verdad es que lo que escribí es algo que podrían sentirlo muchos. Para los que venimos de afuera de la capital nos resulta un gran choque, por sus bellezas y por sus oscuridades, incluso para mí que no soy tan del interior del país, digamos, soy del Gran Buenos Aires, pero mis visitas a capital fueron escasas y no las suficientes como para sentirla mía, sino ajena, fría y distante. Estoy aprendiendo a conocerla, sus caras buenas y malas, y ello lleva incluído pasar buenos o malos momentos.
    Me gusta mucho eso que decís de la falta de ojos, lo decís exactamente como es: en las grandes ciudades no hay ojos, en los pueblos los ojos sobran y estorban! Es tan cierto!

    Me alegro que te hayas sentido a gusto acá, sos bienvenida =)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Aye, es hermoso tu texto. Vengo de una ciudad que no se caracteriza por se pequeña -Córdoba- pero esta gran ciudad me ahoga y me hace sentir enormemente sola. Comparto tus palabras.

    ResponderEliminar
  14. Esta ciudad ahoga, por su inmensidad, por su densidad poblacional y por la falta de miradas hacia el otro que hay en tantos ojos.
    Mi primera visita, pero no será la última...

    p.d. creí que mi mensaje anterior no había sido publicado, va este para completarlo

    ResponderEliminar
  15. Sole, como ves se publicaron los dos. Córdoba es también una ciudad grande; no es un pueblo, y ya por ello nos asfixia.
    En toda ciudad faltan miradas.

    Gracias por tu visita!

    ResponderEliminar
  16. Where did you find it? Interesting read » »

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...