miércoles, septiembre 20, 2006

en la Niebla

Hay un territorio oscuro y neblinoso que se dibuja ante mí,
y camino hacia él, me adentro y sin miedo avanzo hacia lo que creo es la salida.
Los olores cambian, el viento corre en otra dirección, y los ojos que ya no me sirven ni para soñar, se niegan también a ayudarme a salir de acá.

Los gritos, las voces, todos de mi misma garganta clamando por un ciclo
de paz, de libertad, de crecimiento y no este desgaste insulso de energía en puertas pesadas de abrir. Una vez abiertas, ¿qué me espera tras ellas?
Son tan solo pasos para llegar a un final.



"Caminamos, Orfeo mío, por una selva enmarañada y bravía, sin senderos.
El sendero nos lo hacemos con los pies según caminamos, a la ventura.
Hay quien cree seguir una estrella (...).
Y esa estrella no es sino la proyección misma del sendero,
al cielo, la proyección del azar"
Niebla, M. de Unamuno

6 comentarios:

  1. Unamuno me mira desde su selva de nostalgia. Yo lo acompaño pisando antiguos cadáveres de porcelana. No veo nada en la oscuridad, no sé acerca de los sonidos del futuro. Sólo me pierdo en la inmensidad de una incertidumbre poderosa. Cuando creo descubrir la luz, es que tu presencia ha llegado hasta mí. Aye y sus mundos de ilusiones, Aye y sus besos entre laberintos, Aye y sus nocturnos deseos, con aquellos sahumerios prendidos a la hora de la siesta. Feliz Primavera...

    ResponderEliminar
  2. Aye! no se porque este texto precioso ( sera la niebla?)me llevo al recuerdo de macbeth q la vi hace poquito te la recomiendo me encanto!!!!!!!!!!!!!!!!
    besos
    sil

    ResponderEliminar
  3. Pasos que terminaran en un espejo.
    Tus ojos te serviran para leer.
    Alguien ha dejado una nota escrita con tu nombre.
    Hay un territorio luminoso y radiante que se dibuja ante ti.
    -este es mi deseo-
    Un placer leerte.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  4. Halos difusos que nublan la vista, que esperamos que se vayan, que a veces es necsario ensuciarse las manos y finalmente, retirarlos, aferrarse a la mano sugerida, e intentar despegar, al fin.

    muy lindo, muy lindo texto.

    que andes bien, aye.

    besos.

    ResponderEliminar
  5. Adriano:
    Yo también escucho esa voz de Unamuno a la cual desconozco pero misteriosamente reconozco. Será que estoy en la niebla también. De pronto veo una sonrisa, oh! qué alegría, es la tuya! Y me deseas feliz primavera y me haces lanzar una carcajada a raíz de los sahumerios ( que a decir verdad prendo más por la mañana).
    Entonces te mando un beso de esos que iluminan tanto la niebla que la hacen desaparecer. =)

    sil:
    La niebla hace de todo, hasta que veas "preciosas" cosas como estas =P
    Macbeth debo verla y leerla - habia empezado pero nunca la terminé. Creo,... recuerdo mal, será la niebla que abunda a esta hora =)
    besos neblinosos

    Miguel:
    Y al encontrarse los ojos en el espejo leerán su propio nombres y ya no habrá niebla alrededor, sino un paisaje soleado que desea ser recorrido.
    Gracias por tu hermoso deseo =)
    besos encantados

    Julieta:
    Es que para que esa niebla se vaya hay que, aunque sea saber disiparla con las manos, con su soplo feroz para ver aunque sea si un paso adelante está el abismo el seguro suelo, en el que pisaremos para luego dar el salto y despegar.
    gracias por tu visita

    besos que se despegan del suelo

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué ha de haber algo? ¿No te parece que esa idea de la necesidad no es sino la forma suprema que el azar toma en nuestra mente?...

    En la niebla que expide aquel sendero se puede apreciar oculto el sentido de tus pasos... ese camino oscuro y neblinoso que te rodea solo existe porque vos le das un motivo de ser... el fin se producirá en el momento mismo que te pierdas entre la niebla y desistan tus pasos...

    cuando te pierdas, encontrarás la salida...

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...