miércoles, septiembre 06, 2006

Mis palabras

"-Estas usando palabras -dijo Oliveira, apoyándose mejor en Etienne-.
Les encanta que uno las saque del ropero y las haga dar vueltas por la pieza. Realidad, hombre de Neanderthal, miralas cómo juegan, cómo se nos meten por las orejas y se tiran por los toboganes."
Julio Cortázar.Rayuela.28.


Lo que diré ya lo habrán dicho muchos otros unas cien millones de veces.
Pero yo lo repetiré, porque soy las palabras que muchos otros ya han dicho.



¿Como se si yo realmente nací para esto? Desde que aprendí a leer y a escribir tuve la certeza de lo que sería. Yo podría hacer algo igual o mejor a lo que leía, y crecí devorando las letras que me habían enseñado a amar. Y llego hoy a las páginas en blanco, segura que esto es algo que haré toda mi vida y me pregunto si yo realmente podré con semejante hazaña.
Ya no busco escribir algo mejor a lo que leo. Las bibliotecas rebalsan de libros, ya casi no tienen mas lugar, y todos ya han dicho todo, muchos lo han dicho de manera genial e incomparable, ¿como podría yo alcanzar eso? Sin embargo, sé que busco mi esencia, mi propia persona en las letras y aspiro a que por lo menos no sean mediocres, a que digan algo. Y me cuestiono infinitamente si yo podré, yo podré. Entonces empiezo a pensar que yo quizás no nací para esto, que aspiro a mucho, aspiro a miles de hojas por llenar y apenas si sé algunas palabras del lenguaje entero.
Y luego, dudo de mi certeza y entiendo que quizás ella se basa en mis inseguridades. Y que todo lo que sé es en realidad lo que dudo que sé.
Y si yo no nací para esto, ¿entonces para qué? Todo lo demás no me es difícil, no se me opone ni se me resiste. Mis mañas me permiten dominar aquello que pretenda obtener. Pero las palabras, ellas sí me hacen frente; todas ellas contra mí, que soy sujeto significante por y gracias a ellas. Yo que no sería nada sin ellas. Yo veo a las palabras, a las letras, a todo mi significante como un hermoso amante que se me resiste. Y amor-odio es mi relación con ellas totales.
Palabras mías, muertas, vivas.
Sí, palabras vivas.
.

18 comentarios:

  1. Amiga Aye!

    Yo veo que nuestra vida, nuestro ser mismo existencial se derrama en las palabras que escribimos o decimos.
    No importa que una frase se repita o ya la hayan dicho otros. Siempre tiene otra vivencia las palabras que salen vivas de nuestra alma.
    A veces me imagino como un espíritu lleno de infinitas palabras que buscan salir al mundo para mostrar lo profundo de mi ser.
    También a veces mis palabras me hacen ver como un loco jaja!
    Saludos Aye!
    Y escribe....vive libremente...

    ResponderEliminar
  2. ...yo que te leo a menudo creo que sí naciste para escribir, pero ya se sabe las palabras son muy "juguetonas" y a veces les gusta ponernos a prueba...besotes

    ResponderEliminar
  3. ...no es en absoluto que queramos escribir forzosamente como el autor cuya lectura nos complace; lo que deseamos es tan solo el deseo de escribir que el escritor ha tenido, es más: deseamos el deseo que el autor ha tenido del lector, mientras escribía, deseamos ese ámame que reside en toda escritura. (Roland Barthes- ‘El susurro del lenguaje’)

    Seguí dudando, seguí escribiendo.

    Besos y palabras.

    ResponderEliminar
  4. varias veces he pensado lo mismo... saludos y no me envidies, estás al lado de San Telmo, sólo tienes que buscar, c.

    ResponderEliminar
  5. -Leer como si fuera una pregunta-

    Y que vas a hacer con todas esas palabras que te abundan, con todas esas que te andan persiguiendo por tu casa, con esas que te esperan en el pie de la cama cuando te vas a dormir, las que juegan a las escondidas cuando salis a la calle, las que se aparecen de golpe entre las veredas, las que te tienen a su merced los dias de lluvia y los de sol y los nublados y los dias que no sabes si son dias o noches. Yo me pregunto que sentido tendria tanta hoja en blanco, con tanta palabra rondandote si no escribieras, que seria del momento ese en el que piras, que serian de los espacios donde miras si no hicieras algo con las palabras que tenes viajando por dentro.

    Tus regalos deberian de llegar, no me quedan dudas que asi sera.

    -parafraseando a Fito-

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Nunca pensaste estudiar letras? :)
    Jejeje...
    Lindo texto aye, suerte.

    ResponderEliminar
  7. Escribir es una manera de encontrarse, un acto de respirar profundamente ,teclear unas palabras y hacer llegar una idea, una reflexión , un abrazo. Tú lo consigues.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. hola!
    entre por casulidad que buske quique gonzalez n google y me salio tu página. weno compartimos grandes pasiones vease el gran quique y leer y escribir
    animo quue tu página ta mu bien
    saludos!

    ResponderEliminar
  9. Las palabras puede que sean mucho más que eso: es la simbología de acciones, sentimientos, anécdotas, ideas. Es un mundo aparte, donde se materializan todas aquellos mundos que no nos han sido posibles; y donde también se atestiguan aquellos que sí hemos vivido.

    Pùede que lo que uno haya dicho otros también lo hayan pronunciado. Pero supongo que eso debe ser algo relativo: nadie dijo, nadie dice ni nadie dirá las cosas como nosotros lo haremos. La individualidad no admite más de una versión.

    Que las palabras vuelen y se deslicen. Para hoy y para siempre. Es el testimonio de nuestra época. Somos testigos de este tiempo...Un gran saludo...

    ResponderEliminar
  10. Si la hacés la vida mas interesante a alguien al menos mientras te lee, el esfuerzo está justificado y la misión cumplida.

    Un beso, gran prosista!

    ResponderEliminar
  11. Son tuyas, naciste para ellas y ellas para ti...cómo no vas a poder? Claro que podrás! y no consiste en competir o en evitar la mediocridad sino en sacarlas de tu interior haciendo un ejercicio de sinceridad...así siempre serán bellas y grandes.

    Un abrazo enorme, linda!

    ResponderEliminar
  12. Aye,gracias por pasarte.
    comento paraque sepasuno de mis preferidos es el capitulo numero 7 de rayuela





    Gracias por pasarte por nuestra humilde morada,seras bien recibida,,

    saLufod,adio
    Lamaga**

    ResponderEliminar
  13. Ayer reflexionaba justamente sobre eso... ¡Es tan dificil aportar algo nuevo!
    Uno no sólo quiere gozar de lo bello, sino que además quiere retribuir de alguna manera, y a la vez, dejar constancia de nuestro paso. Esperemos lograrlo Aye. Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Aye! Creo que las palabras y las cosas que hay que decir no se acaban nunca, o al menos eso espero. No está todo dicho. Creo que...

    ResponderEliminar
  15. Las palabras, que nos reúnen hoy acá de una manera excepcional, casi única, son la forma que tenemos de expresarnos, la forma que nos dice, la forma que es nosotros, porque no conocemos otra forma de explicarnos. E incluso sin palabras, siempre existe un lenguaje, un signo, un código, un símbolo que nos signifique, que nos sea significado, que nos diga todo eso que somos; aquello que, como dice Gabrielus, sea capaz de derramar nuestro ser existencial, aquello que sabemos expresar, aquello que nos trasciende, aquello que se hace pensamiento, idea y se exterioriza, se convierte en cuerpo por fuera de nosotros.
    Estas ideas exteriorizadas se convierten en un universo: lo dicho, lo conocido, lo compartido. Porque el lenguaje es eso, exteriorizar y socializar aquello que guardamos por dentro, sentirnos comprendidos y compartidos.
    “¿Qué haríamos con todos los significados que guardamos dentro si no tuviéramos palabras para expresarlos?” me hace pensar Pato, luego de haberme robado un par de lágrimas. ¿Qué haríamos si no expresáramos de forma alguna las palabras que nos nadan adentro? Explotaríamos, inventaríamos un lenguaje, porque esas cosas de adentro jamás callarían.
    Pero tenemos el lenguaje, uno arbitrariamente elegido, con el cual aprendemos a expresarnos, con el cual inventamos mundos, como los que menciona Adriano, mundos que ocurren en nuestra vida diaria, mundos que jamás ocurren por fuera de nuestra mente, mundos llenos de dudas y de desconocimientos que vamos descubriendo a medida que largamos en pequeñas dosis las palabras.
    Yo siento aquello que cree Ele, que las palabras y las cosas por decir no se acabarán nunca. Que, aunque todo se haya dicho, siempre vamos a tener algo por decir, algo que solo nosotros creemos entender y poder explicar, porque justamente nos pasa a nosotros de esta forma tan distinta de la que le pasa a aquel otro, y sin embargo, yo siento sus palabras tan suyas como mías.
    Quizás la individualidad se exprese en otra cosa, no admitirá otra versión, ¿no, Adriano?, porque sino no sería individual, único; pero a la vez, sucede como dice Leopoldo, es difícil aportar algo nuevo sin sentir que se van a estar repitiendo cosas. Un teórico llamado Bajtín hablaba de una teoría del discurso, en la que supuestamente, todos los discursos son respuestas, o vienen a raíz de otros, y por eso somos las palabras que otros ya han dicho.
    Y a su vez coincido con lo que Leopoldo y Adriano dicen: nosotros damos cuenta de nuestro paso por la historia, de nuestra mirada actual, de lo que hoy sucede, retratamos la manera de mirar, lo diario, que en el futuro será lo inusual. Y quizás en eso nuestras palabras sí sean únicas…
    Me oriento a mis palabras ahora. Me encuentro con Miguel, escribir es como respirar, comparte, es ya imprescindible, y por esto mismo es que no solo hace mi vida más interesante, sino que se hace interesante al compartir estas palabras con los demás, ¿no cierto, Crub?
    Luego viene Cascabel y me alienta con las suyas a no caer en cosas vanas; claro, si yo nací junto con ellas, de ellas mismas, ¿como no voy a necesitar a mis palabras? Pero son juguetonas, como bien dice eMe en su primer comentario, van y vienen, hacen lo que quieren conmigo, se me suben, se me meten en la cabeza, y luego desaparecen sin avisar. Por eso es que cuando están queremos escribir, queremos que nos lean porque en ese instante supimos dominarlas, no dejarlas escapar. Quizás sea un orgullo narcisista (qué redundancia) pero quizás sea más lo que menciona Duda en esa cita de Barthes: deseamos el amor que pueda darnos el lector, deseamos su presencia, la misma que ponemos en cada texto que leemos con pasión. Por lo menos yo, le pongo pasión, y muchísima, a todo aquello que lleva palabras, que lleva sentido y significación.
    Se preguntaran, como Santi, si pensé estudiar Letras. Lo dudé, pero creo que ningún título me llevaría a ellas, tan solo lo haría la constante y eterna práctica, y eso no lo ofrece ningún estudio más que el de escribir constantemente. Quizás tendría que hacerle yo la misma pregunta a él- a todos en realidad- y ver cuál es su respuesta…

    Gracias por pasar y dejar sus comentarios, sepan disculpar esta respuesta tan larga; quise que nos diéramos cuenta cuan interrelacionados están todas aquellas cosas que decimos acá, por lo menos en este post yo siento como un gran mensaje con distintas partes, pero en el fondo todos diciendo lo mismo con distintas palabras, o algo parecido, o algo similar, porque incluso tienen que ver aquellos comentarios que no se detuvieron tanto en el post; filosofía barata nos habla del hermoso capítulo 7 de Rayuela, que no es, ni mas ni menos, que una obra que piensa, cuestiona y repiensa constantemente las palabras, la forma de verlas y decirlas, explicarlas, cuestionarlas. Y c., lauven y anónimo también están usando palabras, y están llegando a mí y a todos ustedes ellas mediante. Sé que es redundante, y hasta agotador tantas tantas palabras, pero en el fondo es como Bajtin decía, todos los textos y discursos, pertenecen a una continua respuesta de lo anterior, como un diálogo eterno entre distintas personas, distintos tiempos y distintos espacios. Y el blog nos permite eso de una manera tan inusual que me fascina, que cada día me asombra más y más de la fuerza de las palabras.
    Gracias de nuevo a todos,
    Muchos besos con formas de letras, y otros con símbolos o números,
    o simples besos para que no se me cansen de tanto significado =)

    Aye

    ResponderEliminar
  16. Gracias Aye por tan excelente respuesta!
    Dime la verdad: no te hiciste nunca una tranfusión de sangre y el donante era alguno de los famosos escritores argentinos???

    Cambiando de tema. Hubo un filósofo que, pido perdón por no poder precisar con seguridad, creo que su nombre fue Frege.
    Y tenía la teoría de que los pensamientos tenían realidad propia y andaban como deambulando por alguna zona específica de la otra clase de realidad que la que conocemos. Y cada persona podía captar tales pensamientos para divulgarlos a través de la palabras, o mejor dicho, para descubrirlos de ese mundo oculto lleno de pensamientos.
    Si mal no entendí lo que me enseñaron es algo así. Ojalá hubiera alguien ducho en filosofía más que yo para confirmarme o corregirme.
    Besos amiga!

    ResponderEliminar
  17. jajjaa!!!! ay gabrielus!!! ajjaa
    transfusiones de sangre nunca me hice, asi que lo dudo... pero no se... quizas alguna reencarnacion?? jajaja!

    respecto al filósofo, me dejas tremendamente sorprendida, porque justamente una amiga mia tiene una idea muy similar a esa, le voy a decir que investiguemos a ver si es como ella pensaba o es algo distinto..

    Gracias por comentarlo!
    Besos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...