jueves, agosto 31, 2006

La noche de los sueños rotos

"ella también se cansó de este sol,
vino a mojarse los pies a la luna..."
Spinneta

La noche, imponente poseedora de sus sueños y sus miedos, la esperaba al otro lado de la esquina, con un ramo y una voz, dispuesta a canjeárselos por algo preciado. Un ramo de flores, naturaleza viva y naturaleza muerta, a cambio de un ramillete de ilusiones, atadas entre sí como globos, ilusiones que no llegan a ser extravagantes pero que tampoco escatiman en gastos. Y una voz, a cambio de un corazón capaz de sentir algo, algo que muchos llaman amor.
Ella fue a la esquina, era la hora pactada, y allí estaba la noche, de negro y brillantes, ansiosa por salir a disfrutarse con las mejores armas. Ella, de jean y zapatillas, se quedó en esa esquina, esperándola, con un ramo medio seco en una mano, y en su garganta una voz dolorida, mientras la otra se llevaba su corazón virgen y unas ilusiones tontas.

Qué beneficio tendría este canje para ambas, lo desconocía. Pero ella había insistido tan fervientemente en que le hiciera ese favor, que ya casi accedió contenta por lo que recibiría a cambio.
La espera se hizo eterna, como la noche en vela y soledad, y ella sentada en esa triste esquina por la que ya nadie pasa. Una luna redonda se hacía espejo en los charcos, y no era una sino doscientas en todos los charcos de la calle.
El ramo le sonreía hastío, y su nylon hacía eco a las carcajadas de las flores. Y ellas no sé si reían porque ya estaban secas o por la voz desarticulada que recordaba estrofas que fácilmente entonarían un tango.

En la lejanía se acercaba contrastante la noche en su vestido negro. En una mano traía el corazón hecho un bollo de papel, y en la otra las ilusiones como un manojo de hilos sueltos y opacos; todo manchado por la histeria, la lujuria, la desesperanza del amor.
Le confesó que de nada sirvió el canje, sólo consiguió aumentarle los miedos y entristecer sus sueños, y con todo esto tendrá que cargar la noche, porque ya no hay quien de día la escuche con tanta dedicación.
La voz con la que ella se cantó canciones volvió a su anterior cuerpo, dándole arrullo. Y el ramo, ya podrido, decidieron dejarlo en esa esquina. Puede que la mañana siguiente ya no aparezca. Puede quizás que permanezca allí por siempre, recordando el momento en que ella quiso deshacerse de sus sueños y no pudo, recordando que en otro cuerpo ellos no funcionan por sí solos. Para recordarse que esa noche aprendió, que sólo ella puede cargar con sus esperanzas y su corazón abollado, sólo ella sabe orientarlo y cuidarlo. Y sólo ella sabe como llevarlo al mundo sin que se haga trizas en un miserable instante de ligereza.

17 comentarios:

  1. Querida Ayer:
    No sabès de la manera que me dibujaste una sonrisa al dejar un comentario en mi blog!
    Yo tenìa muchas ganas de venir a conocerte, pero me parecìa que podìas sentirte invadida :) Me alegro que tu visita.
    ¡Este cuentito es precioso!
    Me quedè con el final.
    Y si. Yo me preguntaba todas las veces que pretendemos que otro guìe a nuestro corazòn!
    Es tan simple como maravilloso. Si supieramos escucharlo de verdad serìamos mas felices y estarìamos menos escindidos.
    Te regalo algo que dicen es de Borges, pero no lo se.
    "Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende… y con cada día uno aprende."

    Besos Aye!!! :)))

    ResponderEliminar
  2. Badanita:
    Hola! Como me va a molesatr que vengas? Al contrario, sos super bienvenida, podes venir cuando quieras, por supuesto!
    =)

    Es cierto, a nuestro corazón debemos guiarlo nosotros mismos.. nadie mas puede hacerlo...

    Estuve averiguando y ese texto no es de Borges, es de Verónica Shoffstall, lo encontré en un blog.. (http://jomaweb.blogalia.com/historias/24560)
    De todas formas gracias por dejarlo!

    Besos! =)

    ResponderEliminar
  3. mi dulce hada
    yo tambien quiero mojarme los pies a la luz de la luna
    que bonita cancion!!! me ha encantado todo!
    y me has traido un recuerdo de enero en Mar del Plata y el flaco tocando esa cancion con Fito en el estadio!!! que lindo!
    un beso guapa!
    sil

    ResponderEliminar
  4. Hola, Aye!!
    Un beso, y muy lindo leerte, como siempre!!

    ResponderEliminar
  5. Aye: dicen por ahi q se puede conocer el alma de los escritores por lo q escriben... bueno, aqui te estoy conociendo, realmente me encanta lo q escribis, super profunda, romántica, melancólica y original, te felicito...

    ResponderEliminar
  6. Tus textos suelen gustarme, tienen ese no se que, que gritan: hola! soy un texto de aye, leeme!, pero este me gustó, mucho, y no lo digo por decir, lo digo porque sé que lo recordaré y por ahora es mi favorito.
    La forma en que lo escribiste, las palabras que usaste, las metáforas, exquisitas. Hasta me imagine a la pobre chica en esa esquina llena de ilusiones, esperando a aquel caballero, y su cara de desilución al no cumplirse aquellos.
    Si querías reflejar melancolía lo lograste, si querías que un saborcito amargo se apoderara de mi garganta por un ratito también lo lograste. Creo que todos, en algun momento hemos sido desilucionados, y nos hemos vuelto con las trizas de nuestro corazón en una mano y lo que quedaba de nuestro cuerpo en el otro, en el medio algo que caminaba, no se sabe que, pero iba.
    Sería esa fuerza de vivir que sacamos de todos lados cuando estamos tristes, no sé... pero la cara de la indiferencia y el rechazo es una de las más aterradoras que he podido llegar a conocer, y vos, aqui, pudiste plasmar su carácter dicotómico.

    En fin.. no quiero dar más vueltas sobre algo que no lo tiene, solo que me gusta escribie mucho, y suelo extenderme, demasiado, a veces, pero no puedo evitarlo. Sowy.. :P

    Besos meláncolicos y pensativos, y gracias de nuevo por el comment en mi post, me hizo sonreir mucho.

    ResponderEliminar
  7. Pensaba en el amor, verdadera fuente de inspiración. El amor en todas sus facetas...Amor a otra persona, amor a la vida, amor a la subsistencia, amor al momento, amor a la sorpresa, amor al odio (para aquel que siente total desprecio por los demás), y etc.

    Este texto es simbólico, muy simbólico. No me cansaré de repetir que determinadas líneas de tan amplias que son logran derivarse en un sinfín de interpretaciones. Porque no sólo está el que lee, sino también la vida de esa persona que está leyendo, con sus circunstancias y todo lo que ello implica.

    La melancolía expuesta me roza y toca muy de cerca. A veces pareciera ser salido de este cuento, je...

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sil:
    Es una hermosa canción la de Spinneta, me alegro haberte traido un lindo recuerdo! Yo ahora recuerdo la primer y única vez que lo vi en el quilmes rock y yo conocía solo dos canciones pero después ninguna... y lo vi de casualidad... Ahora que me encantaría poder ir a verlo, se me hace imposible.. =(

    besos guapa!

    Crub:
    Gracias por venir en tus momentos libres!
    =)

    Karina:
    Es muy probable, pero nosotros ni siquiera nos damos cuenta de ello al hacerlo. =)
    Espero que pronto vos tambien empieces con lo tuyo por acá.
    Besos!

    Caroks:
    jaja me rei mucho con ese "hola soy un texto de aye!" jajaja
    Es curioso cómo uno relaciona lo que lee con la propia vida, no? Y como a veces quien escribe es sorprendido con las conclusiones de los que leen. Te reirás, dirás que estoy mintiendo, pero lo cierto es que no habia pensado lo que me decís, yo imaginaba otra espera, otra melancolía, no quizás ese tipo de desilución, e indefectiblemente, lo expresé de ese modo, como metáfora, y cada uno pone en la metáfora lo que surge... Y a la vez, me encanta saber que tu forma de verlo es distinta de la que yo tuve principalmente y de la que pudieron tener los demás.. es una de las maravillas de tener blog, no?
    La desilución va, tal cual decis, abollada en una mano, y con el cuerpo siguiendolo casi atrás, casi abajo, y a pesar de la desilución uno sigue caminando porque en algún punto sabe que allí no termina el camino, que las desiluciones son tan solo eso, no llegan a ser puertas cerradas.

    Ahora me quedé pensando en el carácter dicotómico del rechazo... de la indiferencia.. y me pregunte porque dicotómico... ya me lo dirás...

    No evites escribir mucho cuando vas a decir algo como lo de hoy, porque a mi me llena de sonrisas.

    Besos sin desilusiones!

    Adriano:
    El amor es la fuente de inspiración de tantas, tantas cosas... Es, últimamente, el centro de cada texto, lo verás; el amor y sus consecuencias, sus límites, sus éxitos, sus fracasos, sus derivadas... =)
    Relei ese primer parrafo de atras para delante (suelo hacerlo seguido) y me fui identificando poco a poco: amor a la sorpresa, al momento, a la subsistencia, a la vida, a otra persona ( no digo amor al odio porque nunca lo quise )

    Está lleno de metáforas, eso es muy cierto, y como le decía a Caroks, cada uno tiene su propia interpretación, y mientras yo veia una simple metáfora ella le encontró una pequeña explicacion que satisfaga su lectura, su identificación, y que a mi me llevo a un plano distinto del que imaginaba.
    A vos te roza también, y hablas de la melancolía, que arrastrará las circunstancias de tu propia vida que recordaste al leer, con las sensaciones que te identificaste.
    Porque, por otro lado, quien se libra de las desiluciones? En mayor o menor escala, nadie se libra de ellas.

    Un abrazo gigante!

    ResponderEliminar
  9. Hola Aye:
    Estoy leyendo tus post y te dejo mi comentario en este último, porque todos me parecen deliciosos.
    Los que hablan del recuerdo, los que hablan de unos ojos verdes, los del mar, 2 grados de frío..
    Todos con un fondo común :el amor.
    Me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola!!

    Que buen cuento y que buena manera de decir cuiden mi corazon, vivamos en el amor y del amor que se puede,hoy creo que se puede, no sé.
    Me gusto mucho este cuento y libre interpretación, no?
    Te dejo un beso

    Solylaneurosis

    ResponderEliminar
  11. gRACias por el dato del autor del texto Aye!!

    Besitos y buena semana!

    ResponderEliminar
  12. Amiga Aye!
    Excelente y notable escrito.
    Si bien al terminar de leerlo, me "resfrié" de melancolía, inmediatamente después apareció el remedio de haber disfrutado una obra literaria distinguida y que vale la pena disfrutar.
    Besos y aplausos.

    ResponderEliminar
  13. Miguel:
    Es cierto, hay mcuhos que hablan del amor, sera que habra sido un tema importante para mi?
    Yo creo que lo es para todos, es decir, que todo incluye, de alguna forma, al amor.

    Gracias por pasearte por el blog.. los que mencionas son precisamente algunos de mis favoritos..

    Besos!

    Sol:
    Ya me di cuenta que si, tiene una libre interpretacion en aquella parte en que la espera es una metafora y la noche tambien lo es.
    Si uno no cuida su propio corazon, nadie mas podra hacerlo.

    Besos!

    Badanita:
    DE nada!
    Hasta la proxima!

    Gabrielus:
    Por lo menos te resfriaste de melancolia y no de verdad! jaja
    Me da risa eso de la obra literaria distinguida, pero me alegro de verdad que lo disfrutes.
    Besos y agradecimientos.

    ResponderEliminar
  14. Linda historia la que contás aye, y la citación también, por supuesto.
    Nos veremos en otros textos!
    Suerte!

    ResponderEliminar
  15. me hiciste reír con tu comentario... gracias y saludos muchos, c.

    ResponderEliminar
  16. enorme lección aprendió esa noche...vamos, es tan grande y la cuentas tan bien, que pone los pelos de punta...solo ella...o solo el...o solo yo...solo uno se tiene a si mismo y depende de uno como "dirigirnos"
    besos ayes transoceánicos

    ResponderEliminar
  17. Santi:
    esa frase anduvo dando vueltas por mi mente varios días, merecía su lugar =)
    Besos!

    C.:
    Era la idea =P
    saludos!

    flexo:
    Es cierto, depende de cada uno "dirigirse", y si no se lo aprende de la buena manera, habra que aprenderlo a los golpes jaja

    Besos con aroma a océano atlántico

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...