sábado, octubre 21, 2006

El viaje. Día 1.



Zarpamos esta mañana fría hacia lo desconocido. En palabras simples, comenzamos un viaje.
Creo que ya no falta nada: el baúl y el asiento trasero del auto están repletos de bolsos y cosas varias. Algo más y el auto se negará a semejante hazaña. Bueh, tampoco es que sea gran cosa ni que seamos los primeros en descubrir América. Los autonautas de la cosmopista hicieron lo suyo dos décadas atrás. No me importa si me dicen que esto es copia. Yo hago mi viaje porque hace tiempo lo necesito. El estrés de la ciudad es altamente perjudicial para la salud y yo ya me lo estaba tomando en grandes dosis. Un poco de estrés rural, de aire con olor a tierra o a nafta, un tiempo fuera de casa no me viene nada mal.

Enciendo el motor y éste empieza a ronronear alegre; ya, ya, se mueve como loco, quiere salir, quiere devorar kilómetros y kilómetros, quiere conocer caminos nuevos. Y yo, entusiasmada con su alegría, hago las maniobras y nos encaminamos hacia la salida de la autopista.
Un eje, un escape; la mañana es clara y hace frío, como todas las mañanas.
Sólo que ésta mañana, es distinta.

5 comentarios:

  1. Que buen comienzo para un cuento. :), me pareció super original

    vamos a viajar con los autonautas

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. AYE ojalá que no sea sólo un cuento de anhelo y lo hayas vivido o lo estés por vivir. Son hermosos esos viajes para despejar nuestra mente, despertar el alma hacia un horizonte que nos hace respirar mucha paz y alegría de vivir a pleno.
    Besos amiga!

    ResponderEliminar
  3. qué ganas de echar todo a la maleta y partir... qué ganas de viaje, saludos, c.

    ResponderEliminar
  4. Viaje astral, irreal, de la imaginacion, que ganas de viajar y dejar todo de lado!


    Excelente escrito me encantó!



    Abrazos!

    ResponderEliminar
  5. cuantas veces uno desea zarpar hacia lo desconocido, alejarse un poco de la "realidad", si así podría definirse a la construcción convencional de un par de mentes, quizá más locas que las nuestras...
    todos los días pueden ser distintos, pero siempre hace falta la mano de alguien que haga dar cuenta de eso...


    "existen otros mundos, pero no hace falta salir de este para descubrirlos"...

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...