jueves, octubre 19, 2006

pequeñas dosis

Y en todo esto, en contraste con la tensión, el apuro, la felicidad desmedida de los viernes, es que encuentro en mí una tristeza que se dosifica a lo largo y ancho de los días, en fracciones junto al desayuno.
Y esa tristeza se traduce en tan sólo unos segundos de cada día
y se traduce en un código extraño, algo así como un destino elegido,
cargar en mi mirada siempre una melancolía que me hace extrañamente bien.

Y que, luego de quedarme contemplando una plaza triste y descuidada a la que ya no van niños
pueda hamacarme con solemnidad como cuando niña
e irme sonriendo y cantando una canción.

5 comentarios:

  1. Hum...recién había hecho un comentario y se borró (¡cómo me molesta cuando pasa eso! ja ja). Decía que alguna vez leí por ahí, en algún texto perdido, pero que sin dudas parecen ser los que más huellas dejan, que la melancolía era la felicidad de estar triste. Bueno, no sé si será tan así como creo dijo Víctor Hugo, pero...pero...Algo de cierto debe haber. Besos melancólicos, diría Aye, ja ja ja!!!

    ResponderEliminar
  2. NOBLEZA OBLIGA PERO NO OBLIGA NOBLEZA SI EL TEXTO QUE LEO Y RELEO TIENE ESA SENSACIÓN DE ENCONTRARSE CON EL MUNDO DE LA VIDA HECHA PALABRA. BRAVO!!!

    ResponderEliminar
  3. Inventamos sentimientos que no entiende nadie mas,imaginamos contrastes,desayunamos entre piezas que encajamos,y vemos a través de nuestro destino, y nos vamos cantando porque todo queda mas bonito.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por hacernos compartir esa dosificación que todos de cierto modo la tenemos.
    Y claro que son necesarias porque nos permiten soñar, anhelar lindas cosas que hoy no tenemos.
    Y gracias al recuerdo nostálgico y el sueño alegre, podemos irnos con una merecida sonrisa de cada contemplación de plazas para la reflexión.
    Besos amiga!

    ResponderEliminar
  5. Adriano:
    uy, sí, qué bronca cuando se te borra el comentario. Por esa razón yo siempre los copio antes de publicarlos.. ;)

    entonces, según lo que decís que leíste, hay una felicidad en la tristeza.. y debe ser la melancolía.. es una buena postura, pero da para un análisis más hondo, no te parece? =P

    Besos melancólicos como diría yo =P

    hernandos:
    es sólo una manera de vivenciar el mundo,mediante la palabra, no?

    gracias por pasar!
    Saludos!

    Miguel:
    Es cierto que la melancolía hace de ciertas cosas más bonitas...
    ya lo dije, una forma de mirar la vida, un forma de apreciarla. Melancólicamente felíz..
    besos cantados!

    Gabrielus:
    será entonces la melancolía lo q hace que soñemos, añoremos y recordemos? Y será quien hace que miremos con tristeza, o con alegría también, aquello que pasaará, aquello que ha pasado..

    besos amigo!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...