jueves, octubre 26, 2006

El viaje. Día 5.


Intento comunicarme con vos pero todas las puertas parecen cerradas. Suena el teléfono y suena sin descanso intentando parar. Del otro lado no hay nadie.
Y yo espero ansiosa la pausa que precede a tu voz.
Pero del otro lado nadie escucha.
La falla comunicativa se hace evidente.
Me canso de esperar y corto.

Pero nunca me canso de esperar, realmente. Todo en esta vida se hace espera.
Así que vuelvo a llamarte para escuchar un rato más tu silencio, tu pausa.

Nunca me cansé de esperarte, incluso conociendo nuestra falta de comunicación.

7 comentarios:

  1. En tan lindo ese dibujo. Son tan lindas las palabras. Que en lo blanco y negro de las tempestades es posible advertir el rostro de la ausencia. Y una voz que no se escucha, que todavía se espera, que reclama a gritos las esperanzas renovadas, que luchan para no desvanecerse, que...que tantos otros motivos mientras del otro lado de la línea el llanto se confunde con el viento y la intermitencia de paisajes olvidados.

    ResponderEliminar
  2. Bonito dibujo, y grande tu paciencia, cuando lo lógico sería romper el teléfono y gritar su nombre, ser un lobo si ese chico se llamara Luna...
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Grande el dibujo y las palabras...por qué será que es cierto que la esperanza, por mucho que digamos, es lo último que se pierde...

    Un abrazo fuerte, linda.

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo el dibujo.
    Con respecto al cansancio de esperar... llega. A veces llega tarde, pero llega y es definitivo.

    Besos y caminos.

    ResponderEliminar
  5. Adriano:
    Me encantó esa imagen que dejaste en palabras, casi una descripción de lo que intenté hacer en lápiz..

    besos en blanco y negro

    Miguel:
    Muchos romperían el teléfono, incluso yo lo haría en mis momentos más extremos, pero reconozco que muchas veces sé mantener una paciencia infinita... más si es algo que en verdad me importa esperar.
    La llamada, quien no escucha del otro lado, no tiene tanta importancia para mí.. es solo el hecho de saber que a veces espero sabiendo que nadie atenderá.

    besos pacientes

    Cascabel:
    es lo último que hay que perder, o no?

    besos que te regalan esperanza

    Dudita:
    Lamentablemente tenés razón, el cansancio llega y cuando llega, no quiere irse más. Pero la espera se traslada a otra cosa, a otra persona, a otro espacio, a otro sueño..
    entonces la esperanza en sí nunca se va...

    besitos muchos

    ResponderEliminar
  6. "Así que vuelvo a llamarte para escuchar un rato más tu silencio, tu pausa."

    Qué angustia. Ese es el verdadero románticismo del cual te veía capaz.

    ResponderEliminar
  7. Leopoldo:
    jaja.. la tenes con que soy romantica.. okey, lo admito, me brota en las venas y me encanta que asi sea jajajajja!

    besos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...