lunes, octubre 02, 2006

Los ojos que no se cierran

El sueño me muerde los párpados,
pero dentro de ellos, tras los ojos que lo ven todo -¿tanto ven?-
hay una marea confusa
que no me permite cerrarlos
y por fin dejarlos descansar.

¿Qué es aquello que tanto ven?
Multiplicaciones de sueños, de deseos, de anhelos, y de sinónimos de éstos,
convertidos en pensamientos, en concreciones abstractas, en teorías poco comprobables
que se me escapan desde estos párpados abiertos y me hacen sentir que
soy habitada por una comunidad entera de "yoes" que discuten los temas de actualidad
e intentan conducirme para que no me estrelle,
porque de tanto tener los ojos abiertos, incluso así,
ya no veo nada. Nada más que mi adentro, mi confusión, mi ceguera.


13 comentarios:

  1. Tus textos enriquecen el alma Aye
    Los ojos está para ver por dentro y fuera.
    Cada momento es único e irrepetible, sácalos de paseo.
    Esta bien que discutas con tus "yoes".
    Me gusta tu estilo, das que pensar.
    Si tantos sinónimos , teorias, sueños, ven tus ojos...
    Te regalo un collar de perlas, discute con tus " yoes" si es de oro, o lo hice con el alambre en espiral de mi libreta insertándole gotitas de rocío.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  2. es una buena forma de ver las cosas, y muy bien expresado aye. estar despierto entre tantos dormidos, lo hace a uno sentirse un dormido, quizás.....
    pero no te aflijas que siempre hay gente como vos en la tierra, no es así? :)

    ResponderEliminar
  3. Coincido en que detrás de nuestro sólo cuerpo, hay infinidad de yoes que están disputandose la supremacía y prevelacer y ser EL yo, por eso los conflictos interiores que tenemos a veces, por eso sufrimos, cuando dejamos uno y nos amigamos con otro.
    N se si habré estado leyendo mucho Foucault y eso me afectó la cabeza, que podría ser una posibilidad.

    Besos conflictivos :P

    ResponderEliminar
  4. Excelente manera de entender las cosas Aye.
    Y dijo el predicador Eclesiastés:
    "Todas las cosas se cansan con agitación incesante; no puede el hombre expresarlo: nunca se harta el ojo de ver, ni el oído de oír."
    Ecles. 1:8
    Es una frase muy poderosa para el espíritu no?
    A veces nos encontramos en que la realidad nos agobia sin piedad por culpa de nuestra vista ambiciosa.
    Quizas es porque no dejamos que nuestra vista interior, la del alma, recupere el control de nuestra vida.
    Besos amiga!

    Pd: te aclaro algo. Siempre entras solo a mi blog "yo soy yo" y no es el más interesante creo yo. Sería un honor que pasaras por el de "Conocete a ti mismo" porque sé que sería un gran aporte tu participación amiga. Y después, si podes, pasa por el de "Nada es lo que parece" que te esperan unos mimos gráficos.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Realmente profundas tus palabras, Aye, hay un conlicto interno que es muy bueno tratar de resolver para sabernos mejores.
    Me gustan tus palabras.

    ResponderEliminar
  6. Siempretansiemprejota.03 octubre, 2006 17:11

    jajaja.vengo a molestar
    queriiiiida (así,figurame con voz chillona y cara de hdp)

    quiero saludar a un fantasma que encontré por acá y NO (definitivamente no)a la dueñísima de este espacio. jajaja

    al menos tengo buen humor,hey!

    ResponderEliminar
  7. No hay ceguera capaz de ocultar los sentimientos. Hasta sin ojos es posible ver. Mucho más allá de cualquier secreto oculto, o cualquier verdad no confesada. Me gustó la primera metáfora: "El sueño me muerde los párpados". Justamente los párpados, acaso, las persianas del alma. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Aye! Me encantó! Simplemente eso!! Sobre todo lo último: "porque de tanto tener los ojos abiertos, incluso así, ya no veo nada"
    Nos vemos el viernes!!! Tengo muchas ganas de ir! Hoy paso a retirar las entradas!!! Besos

    ResponderEliminar
  9. Las miradas que se proyectan hacia el exterior difieren de las que avistan el interior principalmente en su capacidad de enfoque. Las primeras son protagonistas de una “realidad inventada”, se enfocan en la percepción de lo que se llama“vida”, las segundas son protagonistas principales de uno mismo y se enfocan en lo que realmente somos.

    Mis ojos están abiertos, yo tampoco veo nada. Solo distingo lo que soy: una gran confusión que asedia los pómulos de lo incierto. Una gran confusión, queriendo ver más allá de mi mismo, queriendo llegar a ese lugar en donde solamente estoy conmigo, despierto y abrazado a mi almohada...

    ResponderEliminar
  10. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  11. El comentario anónimo fué mío...
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. ay aye, esa confusión a veces yo tambien la siento. Cuando me pregunto si tanto esfuerzo me llevará a lo q sueño...q se yo,deja q discutan esos yoes, es bueno el debate, no creeo q tengas ceguera, creo q ves las cosas de un modo distinto...te quiero

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todos por sus comentarios!
    Estas semanas estuve ocupadísima, pero vine casi a diario para encontrarme con los ojos abiertos de todos ustedes, robandome sonrisas con sus palabras, mirandome y compartiendo su mirada, y prestandome sus miradas para que yo pueda ver también, incluso con los ojos cerrados.

    Una vez que se abren los ojos los veo a todos ustedes y sonrío.. =)
    Gracias por sus comentarios!

    Besos para todos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...