sábado, noviembre 04, 2006

El viaje se moja de tristeza

"Lejos, lejos de casa
no tengo nadie que me acompañe a ver la mañana"

Eiti Leda. Serú Girán




Salí a caminar por la costa, salí a debatirme entre corrientes de viento helado, tormentas de arena y preguntas existenciales. Salí sola, de vez en cuando la mente quiere mojarse los pies, y dejarse llevar por una playa vacía, aunque esto último no siempre suceda. Sin embargo es primavera, y a nadie le importa una playa en primavera, no tiene flores, no tiene bikinis; una playa en primavera es paz, es llenarse las zapatillas de arena teniendo en simple propósito de tocar el tan deseado mar.
Esta tarde nadie quiere playa. Sólo yo que ando con ganas de entristecerme…


Y tengo una tristeza chicle, que se estira y se estira a lo largo de los días aunque sea ínfima demostración de cada día.
Es una tristeza sin lágrimas, quizás la ya tradicional melancolía en mí. Pero es ya tan etérea y abstracta… No tiene un objeto concreto...
A decir verdad, tiene muchos.
Bueno, si vamos a ser meticulosos, todos esos muchos objetos aluden a mí.
Claro, pero son tantos que ninguno se lleva el premio de “el más triste y melancólico del período”.
Y son períodos porque ya no cuenta el tiempo por años. Ellos se fraccionan en medidas diferentes que no siguen un patrón. No hay 30, 31, 30, etc.
Hay 4 meses y dos días, hay vacaciones felices, hay crisis existencial, hay este viaje y esta tristeza que ya no sé desde cuando comienza ni hasta donde se estira.
Sólo sé que me acecha cada día. Espera que yo me distraiga al caminar, que ponga los auriculares en mi oído para sorprenderme con una canción que hasta entonces no había entendido y que se haga tan mía.
Desde ese acecho diario que ella tiene y que yo preveo, soy también un poco cómplice. La dejo acercarse lo suficiente hasta que se me eche encima; le voy dejando pistas para que me encuentre y me acorrale.

En este punto ya no puedo seguir hablando de ella, porque me tiene totalmente dominada. Me enredo en el viento y en mis pensamientos. Cualquier palabra que diga desde ahora no tendrá un ápice de humor, ni una sonrisa inocente, ni planes malvados. Cualquier palabra que diga desde ahora será una “exorcización” pura de esta tristeza.

Y no sabrá transmitirles otra cosa que este gesto abandonado que se viene dibujando hace tiempo en mi cara y que pinta de gris todas las olas.
Ya no espero dominarla, soy yo quien se deja,
quien se quiere dejar dominar.

"Que triste, triste, triste estás, niñita en tu jardin"
A medio paso de tu amor.Fito Páez

12 comentarios:

  1. Querida Aye:
    tus letras son tristeza que se hunden (yo ,ahora que me doy cuenta te debo una carta, ya extraeré una hoja de nosédonde y estiraré mis pensamientos hasta más no poder, pero mientras tanto...).
    Alguien dijo que la tristeza es la belleza pura. No sé si es mi forma de ser o como quieras llamarle, pero asiento con la cabeza ante esa afirmación.
    Entonces,en las playas o en cualquier lado, una joven triste escribe así, desde el abismo donde no se encuentran las palabras (o sí, quizás lo que se pierde es el significado) reales, consistentes que la hundan a una misma donde cree que tiene que estar. En el vacío.
    Pero si vos ves bien (y yo sé que vos lo ves) hay un par de gaviotas, hay un mar extenso profundo y azulhermoso, que aunque no estén a la vista,siempre están aquí o allá (aquí o allá, me recuerda a la canción de un bello abril)
    Y basta dejar de ser vacío (si lo vemos desde otro lado,lleno de confusiones,preguntas, mareos, naúseas)para convertirse en un otro, en el todo que te da el mundo. Vos sólo mirá a tu alrededor, alguien o algo, un gesto, una mirada aguardandote, estará para tirarte una soga, levantar con su mano un sol cualquiera y sacar todas esas nubes...aunque sea un ínfimo microinstante es suficiente.
    Lo sabemos.

    Te quiero mucho!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ay Jenny, es re lindo eso que me escribiste!

    La verdad es que me re emocionó...
    y me puso contenta saber que estás ahí =)

    Gracias amiga, te quiero muchisimo!

    Y por cierto, esto estuvo tan lindo que le da un permiso a la carta de retrasarse, como mucho una semana más! ajajjaa =)
    quedate tranqui, y escribila cuando puedas

    besotes!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!!
    Disfrutate en esa tristeza pero no te dejes dominar, eso nunca. Dejala que este en vos hasta que se canse pero dejala ser sin que te domine.
    Te dejo un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Me quedo detenido en la cita de la canción de Serú Girán, verdadero himno en tiempos de tristeza. Luego en la foto de un mar gigante y sus gaviotas, con el cielo y el murmullo de una arena húmeda. Pero antes de todo eso, planto una bandera y me sitúo en tu texto. Algo de dolor, de insatisfacción, de reflexión. Es el ser humano por naturaleza, en su expresión de muchacha comprometida con su realidad. Cuatro meses y dos días...O lo que sea, todo para vos es algo a descubrir, como a mí también me pasa. Son instantes, esos que mencionás, de tus ganas e entristecerse. Pasa porque a veces nos vemos desbordados por situaciones que nos superan y que quedan ahí, en nuestra conciencia y nuestro corazón. Ojalá siempre pudiéramos mantenernos en el borde de la orilla, pero quizás necesitemos ahogarnos en algunas ocasiones para darnos cuenta que la vida también pasa por otros paisajes. Ya llegarás a tu paraíso, Aye, y seguramente estarás también allí, con la espuma de las olas besando tus cordones desatados. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias miles por el mail que me enviaste. Gracias en serio.
    Y lo extenso de el fue muy util.

    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  6. En la tristeza todo se vuelve alma. (Cioran)

    ResponderEliminar
  7. Hola Aye,
    He llegado a tu blog por casualidad, navegando entre Quique González, su ciudad del viento y mil recuerdos. Es curioso, tú sales a pasear por la playa, en soledad, sin compañía, y ahí te recreas en tu melancolía; a mí me ocurre algo parecido. Yo salgo a recrearme en mi melancolía también en soledad, pero no lo hago en una playa desierta, donde te encuentras a solas con el mar, la arena y las gaviotas. Yo lo hago paseando por el centro de Málaga, mi ciudad, paseo por Calle Larios, en domingo por la tarde, cuando se encuentra llena de gente. No hay arena, ni mar, ni gaviotas. Hay niños, adolescentes con sus parejas, matrimonios, abuelitos, músicos callejeros, vendedores ambulantes, y sin embargo yo me siento tan solo, creo, como tú en esa playa. Y me gusta; me gusta pasear escuchando mi música favorita, observando a la gente. Y me gusta contemplar esa misma calle unas horas después, cuando se parece un poco más a tu playa, desierta, casi sin gente donde antes era todo bullicio, pero mucho más hermosa.

    Un saludo, Aye. Seguiré leyendote. Hasta la próxima, y pásalo bien.

    ResponderEliminar
  8. Jota, de nuevo:
    Yo también concuerdo con que la tristeza es belleza pura... Es expresion, es un celeste grisáceo que se estira como un cristal, como el vidrio cuando se lo estira...
    y el significado de esta tristeza se encuentra, pero es éste quien no encuentra palabras, porque en muchas ocasiones quedan cortas las palabras, no llegan a expresar todo lo que podemos sentir y pensar... Y una se hunde en ese vacío inexplicable, imposible de contar, de transmitir.
    Pero como ese vacío está lleno de todas esas cosas que decís, puede ser que mire más allá, y eso puedo hacerlo y llegar a un bello abril, aunque abril no signifique mar como sí lo hacen enero o febrero, siempre todo se trata de uno y su mente, y uno y su forma de mirar, uno y su forma de expresar, uno y ese alguien capaz de hacernos sonreir, aca uno ya deja de ser uno, para estirarse y ser mas. Y ahi se van todas las nubes, no?

    Gracias por tus palabras tan lindas =)

    Besos aquí y allá en este "bello" noviembre


    Mi otro yo:
    Esa es la lucha que hay que librar con ella.. dejarla existir sin que te domine..
    Y se intenta a diario =)

    Besos y de nada por el mail!!
    ojala vos puedas subir música, no como yo... =(

    Adriano:
    Me encanto, por sobre todo, esa imagen de alejarse de la orilla y dejarse ahogar. Es algo que muchas veces buscamos. Necesitamos ahogarnos, de vez en cuando, para apreciar la orilla, para disfrutar la espuma en las zapatillas sin deseo de internarse mar adentro; porque luego sí desearemos -aunque quizás no sea consciente- meternos al mar de dudas, dejarnos avasallar por todas las olas, que nos tiren, que nos mareen, que nos hagan rodar en la confusion y luego nos tiren mar adentro sin otro destino que el naufragio.
    Y en ese naufragio, cuando la garganta se satura con agua salada y ya no se puede respirar es cuando nuestros sentidos reaccionan y todos ellos se esfuerzan por salir de nuevo a la superficie, por buscar la caricia de la luz del sol.

    Y ahi volvemos con todas nuestras fuerzas a la orilla, y nos tiramos en la arena ya felices por nuestra victoria.
    Y al paraíso no se llegará un día, ni cuatro meses, ni años. El paraíso está todo el tiempo escondido en uno, y se deja ver cada tanto, se deja descubrir cada tanto. Entonces una vez que estoy llegando a esta orilla, decido quedarme sentada a esperar que el paraíso decida despertarse en mí con la próxima ola, o que pase una gaviota de cuyas alas me agarraré hasta volar yo también =)

    besos de olas en los cordones

    Duda:
    todo se vuelve alma..?
    todo se vuelve puro?
    todo se vuelve crudo?
    o subjetivo? o sentido?
    imaginario?
    o humano?
    o alma?

    Mejor no pienso en la frase, y me quedo con ella, que así de simple es tan bonita...
    gracias!

    Keridito:
    Todo eso que describis es tan lindo!
    Cuando no tengo playa salgo por las calles en esa misma soledad acompañada, para escuchar a Quique si los motores rugientes de autos y colectivos me lo permiten, para deleitarme con los árboles soleados mientras canto sin escucharme; para mirar a toda esa gente que está tan cerca y tan lejos de mí...
    En ambos lugares -playa y ciudad- puede recrearse la melancolía, y yo creo que no es por ellos, es por nosotros que la llevamos muy adentro..

    Saludos y gracias por pasar!

    ResponderEliminar
  9. jajaj debo decir que de repente empezara a sonar música me asustó un poco, y más por estas horas nocturnas donde los fantasmas más temerosos, aquellos que viven en nuestras cabezas, salen a pasear. :)

    Muy buena la música por cierto, asique el susto fue cortito y placentero, en todo caso.

    Tu texto es hermoso, principalemente porque adoro el mar, hace mucho que no lo visito, pero tiene esa magia inexplicable de que lo profundo e infinito está ahi mismo... en frente de nuestros ojos, que muchas veces pretenden imitarlo.

    Tus viajes me transportan a lugares que quizás esos ojos, que luego escriben, quieren mostrar, son más que imágenes, sonidos y olores. Son esos pies , tus pies, los que por unos minutos me caminan y me invitan a refrescar mis pies en ese mar y derramar una que otra lágrima por lo que todavía no ha sido encontrado.

    En fin... no tengo mucho más para decir, sólo que disfruto de estos viajes impares, en donde en esos días pares, mientras ellos viajan y viven tanto, que no hay tiempo para escribir alguna memoria, yo estoy ahi, entre los asientos, quizás cebando algún mate, riendo y sacando la cabeza por la ventana.

    :P

    Besos!! montones.

    Sigamos viajando... ya tengo mi valijita preparada.

    ResponderEliminar
  10. Aye......
    Costó leerte y buscar algo para decirte que no se haya dicho, que encaje justo, que no sea un repito. pero la gente que siente, la gente que busca y no se queda siempre esos encuentros tan horribles....y de una manera mucho más intensa y más oscura. pero te quiero y te queremos.


    siempre alguien te va a acompañar, siempre alguien va a llorar por vos, porque vos llorarías también por nosotros.



    ojalá encuentres algo de consuelo en estas palabras como encontraste en las demás.


    toda mi suerte.
    nos leemos , si? :)

    ResponderEliminar
  11. Aye, ¿sabés que te quiero y que me encantan tus palabras?
    Como dice Santiago, es difícil decir algo que no hayan dicho ya. Sólo eso: Te queremos.
    Abrazo de oso (o de osa en mi caso)

    ResponderEliminar
  12. Cronopiana:
    jaja me imagino lo que debe haber sido que en mitad de la noche te suene una música rara! Y me alegro muchísimo que te haya gustado! A mi ya me tiene podrida y quiero poner canciones nuevas pero la porquería no me anda, así que una de dos o me aguanto esta repetición de temas ya monótona o me pongo un servicio nuevo =P
    tenía que empezar a usarlo yo para que se arruinara jajaja!!!

    En fin.. eso que decís, de los ojos y los pies buscan imágenes que llevar a todas partes conmigo, en la memoria o en la imaginación para que no se queden guardadas en mí.

    Me alegra tu compañía en este viaje, y me alegra que lo disfrutes tanto como yo =)

    Seguro que cuando retomemos la carretera te voy a encontrar haciendo autostop y no se te olvide hacerme muchas señas así me doy cuenta que sos vos y paro a rescatarte, o más bien a invitarte a que subas tus valijas y te vengas con nosotros =)

    muchos besos envalijados!

    Santi:
    Ay, me robaste una sonrisa tan grande! Creo que le faltó una frase a lo que escrbiste porque entendí a medias. Pero a decir verdad entendí porque somos gente que siente y que busca, que intenta ir más allá de los mensajes que se han vuelto tan comunes cuando queremos de verdad dar nuestro apoyo. Y eso lo entendí, gracias =)

    Y por supuesto que encuentro consuelo, con palabras tan lindas como las tuyas y las de todos acá poco a poco me van haciendo sonreír mucho, con una sonrisa bien bien grande.

    Y sí, el cariño no es solo de vos/uds hacia mí, sino que es recíproco: de mí hacia vos/uds.
    Gracias y nos leemos =)

    Anita:
    ¡Otra más que me dice cosas lindas!
    Yo no lo puedo creer, parece que fuera mi cumpleaños de tantas palabras envueltas con moño que recibo! =)
    Creo que ya no importa tanto qué digan las palabras, importa que sean realmente sentidas.
    Un abrazo de osa para vos


    Y un Gracias gigantezco a todos: por dejarme sus palabritas azules, por dejarme sus sonrisas, sus besos, sus abrazos, sus te quiero.
    Y yo a cambio les doy mis palabritas saltarinas, contentas, sonrientes, que besan, que abrazan y que a cada uno le van diciendo cuanto los quiero.
    =)

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...