miércoles, enero 10, 2007

La flor de mi edad


La flor de mi edad se escapa, corre como un río entre mis dedos, con turbulencia, con ardorosa fuerza; fluye entre mis dedos y se pierde en la maleza de recuerdos. Yo contemplo la caída de sus pétalos. Es tan lenta que pareciera nunca querer culminar. Pero es constante esa caída, y no se frena. De los extremos ya empezó a llegar al capullo de sí misma y en lugar de soltar esos últimos pétalos suaves de juventud los cierra y encierra así su centro, su vivo corazón.
Y con el tiempo, los soles y las lluvias, ese encierro es un corazón resistente que ha dado fruto, aquel que es verde al principio porque sigue desconociéndose, porque aún su centro es muy pequeño para abrirse.

Un día cae el fruto maduro, lleno de muchas certezas que en su carozo construyó. Lleno también de muchas dudas que lo rellenan y lo hacen saltar y vibrar y bailar. La madurez no indica certeza total. Eso es una tontería en la que creen las flores. La primer gran incertidumbre es cuando estás tan madura como fruto que te caes de tu propio árbol, de tu sitio, y tenés que reubicarte en esta nueva tierra desconocida. Y es que cuando das fruto tenés aún mayores dudas que te hinchan, te agigantan y te ablandan como el fruto que está ya demasiado maduro. Y ahí, entonces, el fruto madurado se abre, como una paloma se abre, como el canto de cualquier pájaro, como el sol entre las nubes; se abre y ofrece al hacerlo el blando corazón lleno de certezas e incertidumbres.

¿Y el corazón qué es ya, cuando toda la pulpa y piel lo han abandonado? El corazón es semilla que germina en toda tierra fértil, el corazón es un vuelo extendido sobre la tirantez del mar lejano a la costa, el corazón es un remolino que despliega por el mundo esas emociones que ha tenido en flor, en fruto, en semilla. El corazón es semilla y germina en mil flores blancas.

Yo soy una flor cuyos pétalos se abren de a poco, escapándose de mí. Lo sé, este es mi camino. Seré fruto, seré semilla. Seré miles y miles de flores que voy a germinar, con éste, mi corazón-semilla.

9 comentarios:

  1. Creo que no se puede contar mejor, ni más bonito. Cada uno somos parte del Ciclo y cada cual es un mismo ciclo. Ser flor que explota en belleza, pétalos y fruto que caen y germinan, para luego volver a crecer y a alumbrar los campos y jardines de colores. Sucesivamente. Una y otra vez. Cada vez. Siempre.

    ¿Madurez? ¿No será otra forma de decir camino? ¿Y las certezas y las dudas? No sé…igual es que cuantas más certezas más dudas

    ¿Y la sabiduría? ¿Y si la sabiduría no proporciona respuestas sino nada más y nada menos que la convicción de que la belleza no depende de la cantidad de ciclos que viva esa semilla, esa flor, ese fruto, sino de su propia luz y de sus irrepetibles colores, de la forma en que cada una se dispone en medio de todos esos campos y de todos esos jardines?

    Ay, Aye, qué de preguntas provocan tus palabras. Qué texto más hermoso.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Genial Aye querida!
    Me encantó esa comparación con lo que eres.
    Germinarás con toda tu alma esparcidas en semillas que multiplicaran las flores tan bellas como tú.
    Fue un placer leerte de nuevo con tanta pasión escrita.
    La divinidad anida en tu corazón y eso se puede percibir desde lejos, aunque algunos no lo vean a tu lado.
    Besos amiga!

    ResponderEliminar
  3. Recién a la tercera lectura de este post pude concentrarme en tu mensaje; o mejor dicho resignificarlo en torno a sucesos propios. Me perdía en tu relato, le imprimía muchas imágenes mías y me apartaba de lo que estabas diciendo. Ese disparador me llevaba a situaciones actuales que no puedo dejar de quitar de mi mente y de mi corazón...Toda muy emotiva es esta realidad mía de hoy. Y bueno, claro...después volví a tu texto, me pude concentrar y la flor de la vida es una hermosa analogía con la realidad tuya, que estás creciendo, que estás en una etapa de cambios, que sos jovencita!!! (Y es muy cierto aquello que la madurez no es certeza absoluta...no siempre es así...uno nunca "madura completamente"...siempre hay cosas para aprender)...Vaya, vuele, sea una flor...

    ResponderEliminar
  4. Aye querida!
    Puse el tema de "Crazy" de Aerosmith, pero en versión con orquesta sinfónica, en mi blog para que te acuerdes de cuál era. Si vas poné parlantes.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola Aye:
    Muy adecuadas metáforas y comparaciones, precioso, presiento que detrás de ese corazón semilla que tienes hay una gran mujer, alguien muy muy especial.
    Te doy un puñado de tierra para que plantes tus semillas, tus flores, tus ilusiones.
    Al final la conclusión mejor que puedo sacar, la más valiosa, es que has descartado el camino hacia ninguna parte.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Aye querida, alguien supo decir: "Envejecer es obligatorio. Madurar es opcional."
    Sin embargo me quedo con quien dijo: "Uno se endurece por partes, se pudre en otras, jamás madura."
    Cumplir años, vivir, siempre vivir y agradecer la vida. Nada más. Nada menos.

    Besos y flores.

    ResponderEliminar
  7. Zooey:
    creo que mis palabras provocan tantas preguntas porque es de esas mismas preguntas de donde surgen =)

    Al fin y al cabo, no se dar respuestas... =)

    Besos y muchas preguntas!

    Gabrielus x 2:
    -Que bonitas tus palabras... =)

    -Fui a escuchar la cancion a tu blog pero solo encontre una de.. ay, no me acuerdo el nombre, pero era una mujer cantando y la cancion era conocida, pero en fin, no la recuerdo.. tendre que volver a pasar.

    Besos!!

    Adriano:
    Tampoco esta mal que mis palabras te lleven a tus propias imagenes, el texto esta ahi para que cada uno lo valore desde su propia mente, o no hacemos eso al leer? No convertimos en propias las palabras de cada escritor?
    En fin, la analogía no solo funciona para mi etapa, funciona para tu etapa tambien, y para la etapa de quien la lea... =)

    Besos llenos de petalos (y me voy volando como una flor (?))

    Miguel:
    Definitivamente, el camino a ninguna parte lo descarte hace rato. De todas maneras, a veces se hace un poco difícil encontrar el propio camino entre los caminos que restan...

    Gracias por tu puñadito de tierra, siempre tan útil y bello el acto de compartir =)

    Besos sucios con tierra! =P

    Duda:
    Aunque no tenga mucho que ver con las frases que vos pusiste me acorde de una que lei hace poquito: "He decidido vivir para siempre, o morir en el intento".

    La primer frase es dura, la segunda es triste... Yo creo que sí se puede madurar, que sí se puede tener una superacion gradual de algunas cosas; de otras solo logramos endurecernos y de otras nos terminamos pudriendo. Pero de algunas aprendemos, creo yo.

    Y hablando de cumplir años, mira justo cuando me venis a decir esto... ;)

    Besos floreados

    Cecilia:
    Bienvenida! =)

    ResponderEliminar
  8. Mi querida mar, no me dejó la dirrección del blog de su hermana
    Un beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...