miércoles, junio 13, 2007

Poema de un encuentro


Cierro una puerta,
Cambio de página,
Parpadeo con la brisa;
Movimientos tras los que me escondo
Sin saber aún en cuál de todos ellos
Estoy yo
La que creo ser,
La que sueño ser,
La que en verdad soy.

Y desconozco las esquinas
Que llevan mi nombre escrito,
Y no recuerdo ya las hojas
Que se escribían con mis letras,
Y no distingo, ya desde hace un tiempo,
El color de mis ojos entre la niebla,
Tampoco entre la gente,
Menos aún dentro del miedo
Que se palpita a cada paso,
A cada silencio.

Otra página,
Y sigo sin descubrirme en las esquinas
De este texto que soy.
Mientras me escribo no puedo pronunciar
Mi nombre.
Balbuceo,
En un intento desesperado por hallarme,
Algún silencio, algún sentido
Y sigo, a mi pesar, enmudecida
Escondida tras la sombra de los días.

Claro, allí estoy:
Tras el movimiento de los días,
Mejor dicho, tras la sombra
Tras el eco incierto de una búsqueda sinuosa
Y entre esos riscos camino
Los adoquines, el cordón, baldosas rotas
O tal vez sean
Los sueños, la vida, miradas profundas
Y el vértigo siempre
Desdibujando el camino, iluminando los equívocos
Y, ¿porqué no?,
Ofreciendo risa y llanto a los aciertos.

¿Siguiente página?
Tal vez esté dando la espalda
Tal vez quiera dar la cara
Dármela a mi misma
Y recién entonces me podrán ver los otros
Tal vez me canse de “tal vez”
Y puede que también deje de decir “los otros”
Para empezar con “nosotros”.

Y quizá sea entonces,
Un día cualquiera, al dar vuelta una página,
Me encuentre entre las letras de un desconocido
Que probablemente no lo sea tanto
Y sonría
Y llore aunque me miren mal.

Porque ahí estaba yo;

Y yo que tanto había tardado en encontrarme,
y yo que tanto había tardado buscándome
Allí donde jamás había estado.

12 comentarios:

  1. La existencia deviniendo en sí misma. Los cambios de páginas, los comienzos, los temores...O las facetas propias, llamémosle así también.

    Cuántas cosas pasan a lo largo de un poema. Algo así como un río que no cesa su cauce, que continuamente va dejándose llevar.

    El motor de la vida es ése, amiga: el conquistar nuevos rumbos, el estar abierto ante lo venidero, el sacar lo más provechoso de todo. Y en ese nuevo mundo, las dudas nos salpicarán, pero jamás nos inundarán.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es un poema precioso, Aye. Me encanta verte poeta, es tan directo, tan desde dentro...

    Me has hecho pensar con esas páginas que pueden pasar, que igual somos como libros, que vivimos ese recorrido página tras página, palabra tras palabra, aguardando el momento clave del libro (nuestro particular momento clave), donde encontramos un párrafo, una página entera, quizá incluso más, donde descubrimos lo que veníamos a buscar sin saber exactamente qué era.

    Y pienso que cada libro es diferente, cada historia, cada forma de contar y de avanzar. Y es bueno que sea así, porque tanto es encontrar esa parte buscada como lo que anduvimos antes y andaremos después.

    "Y quizá sea entonces,
    Un día cualquiera, al dar vuelta una página,
    Me encuentre entre las letras de un desconocido
    Que probablemente no lo sea tanto
    Y sonría
    Y llore aunque me miren mal.
    Porque ahí estaba yo"

    Todo es precioso, pero este preámbulo al cierre es genial. Y ese cierre que quizá no sea más que la gran verdad de una continua búsqueda: el reconocimiento de que esa forma tan personal en que uno puede buscar siempre, que por mucho que encuentre, sea la verdadera identidad al fin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. "¿Siguiente página?"

    Sí, siguiente página pro favor, renueva, acrecienta las espectativas, incita, nos lleva... sin querer o queriendo... siempre terminamod buscando dar vuelta a la siguiente página, es un camino marcado pero a sui vez virgen, cada uno lo ve a su manera, y seguimos yendo y no sabemso bien a donde,... pero cuando llegamso a destino... valio la pena?

    SI, siempre lo vale.


    Besos enormes de esos con ruiditos.

    ResponderEliminar
  4. Dicen que uno suele estar en el rastro que va dejando en los demás, sólo es cuestión de buscarse y de no perderse de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Adriano:
    Me gusta que compares el poema con el cauce de un río. Muchas veces tengo sensaciones así, que se extienden como un río, desde mi adentro hacia afuera. Es inexplicable si quisiera usar otra palabra. Es un río.
    Seguramente sea tambien el motor de la vida, el río, escribir, los poemas, y esa frase final tuya: "las dudas nos salpicarán, pero jamás nos inundarán".
    =)

    Besos, amigo!

    Zooey:
    Ahora que leo tu comentario me quedé pensando en que si somos como libros, seguramente no somos libros lineales, que se lean de principio a fin; creo que nadie vive así, somos diferentes perspectivas de uno mismo. Pienso en que quizás las personas seamos como Rayuelas, con distintas formas de leernos entre nosotras, y que quizas eso nos haga mas ricos, menos lineales. Y eso colabora en la diferencias que tenemos como libros distintos. =)

    Me alegra mucho, de sobra esta decirlo, que te haya gustado mi poema. Pense que ya me conocías en poemas, pero quizas no, ahora me quedó la duda...

    De lo que no me quedo mucha duda es de ese ultimo parrafo... la búsqueda al fin y al cabo, nos llevará a nosotros mismos, no?
    =) Ojala.

    Muchos besos!

    Cecilia:
    Claro, es como decís, siempre vale la pena dar un paso más en nuestro camino, dar vuelta una página, avanzar en el texto que somos, para encontrar que solo animandonos a seguir nos podíamos encontrar. =)

    Besos de esos que hacen chuik! =)

    Gregorio:
    Me dejaste pensando con eso que decís, recorde que una vez escribí unas pocas líneas sobre eso, que vamos dejando pedazos de nosotros por ahí, sin darnos cuenta; quizás sea esencialmente allí donde estemos.
    Ahora que lo pienso, así es con los libros, van dejando huellas en nosotros, así se los podría ir rastreando.... mmmm... no esta muy sólida esa idea... la pensare un poquito más.

    Otro abrazo para vos!

    ResponderEliminar
  6. Aye, dear.
    Me sorprende muchisimo encontrarte en formas poéticas, que casi parece canción...Creo que es la primera vez, ¿no? Bueno, yo al contrario que vos te encuentro ahí en tus letras, y a veces en otras...como uno encuentra a quien quiere encontrar en determinados lugares pasados y por qué no, futuros.

    =)

    ResponderEliminar
  7. Aye querida,
    hermoso poema así como hermosa se vuelve la búsqueda personal, aunque nos encontremos con numerosos escollos en el camino y nuestras rodillas queden peladas de tanto tropezar y caer... el destino bien vale la pena... Es un viaje largo, a veces nos lleva toda la vida...

    ResponderEliminar
  8. Jotiña andtherest:
    Me dejaste pensando con eso de que era la primera vez, ya que la mayor parte del 2005 publique "poemas". Pero mira, yo te sugiero, que ni te gastes en ir a leerlos, sólo hay uno que me gusta realmente (me gusta en el recuerdo porque puede que ahora vaya y me arrepienta de lo que te digo) se llama Abrir y Ver y si no me equivoco esta en diciembre 2005; el resto son tediosas discusiones adolescentes internas sin ningún tipo de provecho; bah, ahora pensandolo bien, esto que escribi aca también es una tediosa discusión adolescente, pero bueno, tengo la ilusión de aunque sea un poquito mejoré =P.

    Volviendo a tu comentario, me resultó tan dulce... gracias! =)
    Pasa a veces que de pronto uno encuentra de nuevo entre las letras aquel pasado que quiere llevar al futuro.
    Y yo encantadísima de traerlo de vuelta, ya sea en las letras, ya sea en nuestras miradas..

    Te quiero mucho amiga!
    Besos! =)

    Soledad:
    Sí, definitivamente nos lleva toda la vida... imaginate si a los 20, a los 30, a los 40, incluso a los 60! ya hayamos encontrado todo lo que esperábamos de la vida; no nos quedaría más nada por lo que vivir, excepto esperar la muerte misma...
    Por eso es preferible esta búsqueda inconclusa siempre, que llegar un día a destino y darse cuenta que es demasiado tarde para desandar el camino y volver a empezar... =)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. me gustaron mucho tus palabras, la búsqueda del propio ser, del ser auténtico, me encantó el final, sobre mirarse a uno mismo y mirarse de verdad.
    Tus palabras son muy claras Aye.
    Juan Luis Guerra canta en mi último post, es el mismo que canta la canción que recordás, es super dulce y el ritmo es tan cálido que me encanta, además, claro, de sus letras, también claras, lindas de oir.
    Gracias por pasar por allá, te dejo un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Melina:
    Qué bueno que le hayas encontrado claridad! Es justamente algo que resulta difícil lograr cuando lo que hay es un debate interno, una búsqueda interna.
    Poder transmitirlo y que encima llegue con claridad es genial para mi =)
    gracias!

    Respecto a JL Guerra, la cancion que dejaste el otro dia ahora mismo no la recuerdo, pero burbujas de amor si, y es cierto que es muy dulce, suave y alegre. =)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Mira, que encontré este poema tuyo y te lo he linkeado porque me hermané con él. Y que espero que no te moleste que esté en uno de mis post :)

    Abrazos y Alas :)

    ResponderEliminar
  12. Dejo un soplo desde este cableado. Sin más ni menos. Sopla y sigue...
    p.d: bonito muy

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...