domingo, septiembre 02, 2007

En la feria

Cuando cruzamos la calle no creímos que podríamos meternos en semejante lío, apenas si se veían unas cuantas personas y una enorme pila de cajas de madera rodeadas de verde. Pero fue pisar la esquina, cruzar al hombre con delantal blanco que metía cuidadosamente unas lechugas en una bolsa, y a partir de ahí una marea de gente, naranjas, manzanas, olor a pescado fresco, señoras con carros y bolsas, y la imposibilidad de avanzar en ese movimiento acompasado, entre precios por kilo y ¿algo más?. Me doy vuelta, riéndome por nuestra viveza, mira que ir justo a meternos en este embarullamiento a esta hora, qué me importa y te reís divertido.
Y esta música de calle que nos va llenando los oídos, ni que fueran acordes acompasados, bien sabemos que nadie los dibujó en un pentagrama, y sin embargo todos allí cantando precios, cantando naranjas, cantando “como le va, doña” y “con permiso”. Y quién podría escuchar esto como música, somos nosotros, soñadores de almas, el más mínimo ruido y lo entendemos por ese lado.
Y aunque escuchemos esta música de barrio, aunque veamos los colores de esta feria apretujada, sabemos que hay cosas ocultas que no se callan jamás adentro nuestro, y es entonces, cuando al pasar un auto rojo en el medio de la avenida haciendo que corran los perros que descansaban en el asfalto, me inunda una ola de recuerdos, de Renaults rojos, de aromas a vacaciones, de soles de verano, de imágenes llenas de emoción ¿Cómo te las transmitiré al verte de nuevo a los ojos?

Codeando un poquito aquí y disculpándome otro poquito allá, salgo del barullo y miro hacia atrás, esperando a que salgas vos. Claro, cómo vas a salir, si en medio del camino me olvidé que estabas conmigo y me puse a pensar en esos recuerdos coloridos de mi infancia; cómo vas a salir de ahí si te dejé olvidado. Me doy cuenta, no puedo llevarte conmigo a todos lados… y sin embargo no puedo evitar traerte, guardarte en un bolsillo, y hacerte salir cuando me pongo contenta y colorida, imaginar que te cuento este paseo de naranjas y lechugas, de pelucas y ruleros; y luego, cuando me olvido que te traía conmigo, cuando me voy un poquito hacia fuera, cuando recuerdo cosas que tenía que hacer, cuando alguien me cruza, entonces me hacen volver a las calles por las que camino…
Me alejo de la feria, cruzo la avenida y me interno en el parque, lleno de perros, turistas y corredores. Ah cierto, ahí estas, ya te vi, ¿te pensás que no conozco esa canción que está sonando? Dale, vení a sentarte acá al lado, quedate cerca pero no tanto, ¿sabes? Puede que a veces te imagine con demasiada nitidez, entre tanto naranja y verde.

9 comentarios:

  1. Es maravilloso como podes crear tantas imagenes en mi cabeza con solo palabras.. es buenisimo..

    Te mando un saludo del mismo buenos aires que tuvo la luna tan cercana al horizonte :)

    ResponderEliminar
  2. Lo que es una feria, una fiesta mayor, es leer esto que escribes, querida Aye. En serio. ¿Querías llevarnos de viaje? ¿Eso querías?...porque lo has conseguido ¿sabes? Primero en ese mercado súbito y callejero (amo los mercados y aborrezco ir de compras por las tiendas ¿hay mayor incoherencia?), luego por esa avenida, desde donde me has disparado en un renault rojo a las emociones poderosas de un verano, y luego de nuevo a la calle, y al parque. Y el hilo de esa compañía... cómo has descrito ese vínculo, esa complicidad silenciosa. Los personajes... qué riqueza a pesar de lo breve. Y he recordado descripciones maravillosas de algunos atardeceres de fuego sobre los tejados vecinos, y aquel tronco caído, y aquel torrente callejero de agua de lluvia sobre la palma de la mano. Cuando escribes así uno no lee una historia, lee un pensamiento tal cual -un sentimiento-, con toda su complejidad.

    El final es también perfecto "...cerca pero no tanto... demasiada nitidez, entre tanto naranja y verde".

    Te admiro. No sabes cuanto me alegra volver a leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La etiqueta que reza al final tiene el título de "colores". Es lindo poder apreciarlos, saber que entre tanto naranja y verde puede hallarse parte de la vida misma, aquella que transcurre en los corredores, en la feria, en cualquier plaza donde se congreguen circunstancias diferentes.

    Creo que los escritos nos salvan de la ignorancia que muy comunmente nos suele ocurrir; al menos en mi caso, este texto me lleva a detenerme en paisajes que no sé si he contemplado o apreciado con su debida atención. Yo leo tu cuento y me veo caminando por Trelew, tratando de que mi memoria emotiva me lleve a lugares conocidos en los que tranquilamente se puede situar el espíritu de tu historia; que en algún punto, y como lo hablamos a menudo, también me lleva a recorrer la mía.

    Crecer cuesta; no soy la excepción. Pero debo reconocer que si algo le debo a este maravilloso mundo de las letras es que continuamente genera en mí episodios de eterna juventud, esto es, circunstancias que me permiten tener la curiosidad latente de un principiante, de alguien que tiene todo un mundo a recorrer, y que en su juventud puede seguir recreándose a sí mismo.

    Aye, que en tu vida siga aconteciendo el asombro; que no cese ese irrenunciable deseo por preguntarte cosas que quizás no tengan respuestas, pero que seguramente te llevarán a tener una sensibilidad hermosa por la vida, aquella que no sé si conducen a la felicidad, pero que al menos intentan alcanzarla.

    Un gran saludo de alguien que ha vivido emociones lindas en el día de la fecha. Y que no para de sorprenderse por los gratos momentos que la vida le regala.

    Hasta la próxima, :)

    ResponderEliminar
  4. He vuelto para releer y no he querido dejar dejar de leer a ADRIANO (siempre es un placer), y he comprendido un cierto punto en común de identificación, quizá uno de los que explica determinadas sincronías: la decisión consciente de ser joven en plena juventud.

    Da igual lo que pase con la juventud que se mide con años, esa decisión si es verdadera puede durar cien años. Y sentir, sino siempre el asombro, al menos sí la capacidad de asombro, creo que es por cosas como la de que en un momento determinado, se ha tenido la suerte de ser joven y al mismo tiempo, tomar plena conciencia de esa juventud.

    Creo que es difícil expresar lo que pienso y lo que siento, pero bueno, qué le voy a hacer, aquí queda así de torpemente dicho (mejor no lo repaso).

    o_o

    (+ besos)

    ResponderEliminar
  5. Aye, vine a decirte que publiques y aqui ya estaban las nuevas palabras. No sé, este texto me recordaba a la vez de nuestra feria juntas, la pollera, en san telmo. Qué lindo.
    Agradezco esos momentos, en serio.

    Te quiero!

    ResponderEliminar
  6. Ayeeeeeee!

    Ya te extrañaba, cronopio. Qué linda feria... me encantan las ferias porque me llenan de nostalgias, sobre todo de nostalgias de cosas y personas que todavía no conozco. Y también al revés, por supuesto.

    Lo mejor es el final, con ese acento argentino tan mágico, tan de poesía... Es como esa esa canción de Café Tacuba que se llama Las Flores cuando dice: "Ven y cuéntame una historia que me haga sentir bien". Si lo has escuchado pues tienes una tarea hermosísima pendien te jeje.

    Gracias por el tiempo que me robaste al leer esto.

    Un beso, wapa!
    Deb.

    ResponderEliminar
  7. Leerte es como comer fruta, fresco, dulce, vivo... Que lindas palabras, cuanta textura.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Joo, me ha llegado lo del renault rojo ¡¡ese es mi coche!! Es el coche de mi infancia. A mi padre le duran mucho los autos, el primero un renault rojo llego a los 24 años y el siguiente otro renault rojo tiene ya 21. No puedo ver un renault rojo sin asociarlo a mi casa.

    Un regalin musical ->

    http://www.goear.com/listen.php?v=26f767d

    Y una buena noticia para los argentinos ->

    [Entrevista a Quique en Musicodromo]
    ............................
    No sé si tus discos estarán editados en Latinoamérica pero creo que sería toda una experiencia hacer una gira al otro lado del charco ¿te gustaría?
    ..........................

    Me gustaría volver a Argentina y a Chile sobre todo, que ya he ido un par de veces y me gustaría seguir allí construyendo, ir poco a poco haciendo mi público. Espero que vayamos a finales del año que viene, cuando termine de tocar por aquí.

    http://www.musicodromo.com/musicodromo/pagreportaje.php?r=555

    ResponderEliminar
  9. Jumala:

    qué genial haber podido crear imágenes en tu cabeza =)

    saludos desde esta buenos aires lluviosa!

    Zooey:
    Lo que me gusta de haberte traído de viaje es que vos lo continuaste por todos esos paisajes que estaban alrededor, mas cerca o mas lejos, y que yo no habia descrito. Los sentimientos y las sensaciones son asi, complejos e inabarcables, y para cada uno tienen un viaje distinto...

    A mi tambien me alegra leer tus comentarios, asi que contentos ambos. =)

    Besos!

    Adriano:
    =)
    Realmente me sacaste una sonrisa gigante. Yo tambien busco en los textos, en la música y en la poesía esa curiosidad inagotable que me brota por lo que me rodea. Escribir es una manera de saciar esa curiosidad, de sacar las preguntas al aire, sacudirlas como sábanas, y hacer que broten todas las posibles respuestas.

    Mantengamos esas ganas de asombrarse siempre, esa curiosidad latente; yo creo que es el verdadero remedio al envejecimiento, el verdadero sostén de la vida.
    =)

    Como vos decís, un gran saludo amigo, y que siga ese espíritu vivo, y que sigan las emociones lindas.

    Zooeybis:
    Yo creo que te he entendido, a pesar de que sea dificil de explicar. Es como tu post del 12 de septiembre (creo que es esa la fecha). Hay vectores que se cruzan mas alla del tiempo, el espacio, las edades. Y uno de esos vectores es la capacidad de asombro.
    Ya veo que intentando explicarte, vos tambien recurriste a la escritura para buscar respuestas.
    Y yo encantada de que así sea, de tenerte acá en un bis y de encontrarme que en tus propios posts esta la esencia de la que hablabamos.

    =)

    + + besos
    jaja

    Jota:
    Es cierto, la feria de San Telmo es otro gran paseo; aunque no haya naranjas ni lechugas ni señoras con changos haciendo las compras de la semana, lo que sí hay es música, música que cambia a cada cuadra, colores que te llevan la mirada, gente por todos lados, y la hermosa sensación de que allí también hay una esencia.

    Besotes!

    Débora:
    jaj, que linda, ya extrañaba yo también...
    Que linda y extraña sensación esa de sentir nostalgia por aquello que no se conoce... ahora me recordaste esa frase de sabina que dice "No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió"

    Y hablando de música, no conozco ese tema de Café Tacuba, tendré que escucharlo entonces...

    Gracias a vos por el tiempo que te quedaste leyendo =)

    muchos besos!

    Nausicaa
    qué linda comparación! Justo rodeadas de frutas y verduras coloridas!
    mil gracias a vos!
    =)

    besos!

    iller:
    Viste que lindo es cuando se le toma cariño a cierto modelo de auto? No es que yo sea fanática de los autos, pero ése me trae miles de recuerdos porque hasta hace unos años me acompañó por tantos viajes cortos y largos, y se llevó tantos sueños que tuve con él que no podría perderle el cariño...
    esas cosas que ocurren cuando se cargan de sentido los objetos.. =)

    La verdad es que tu padre merece un aplauso por hacer durar tanto tiempo los autos! jaja

    Gracias por tu regalito musical, al parecer Quique está probando con cosas nuevas y está bueno ver qué se trae entre manos con este disco.

    Cuando dice "el año que viene" se refiere a 2008, verdad?
    qué pena, con lo que lo extraño! jaja, creo que me malacostumbre a verlo en 2005 y 2006; ahora quiero 2007 tambien =)
    igual, conocerlo fue genial

    Gracias por tus siempre bienvenidos links sobre Quique!

    Muchos besos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...