martes, mayo 27, 2008

Busco el abismo

Busco
El aroma de tus manos
En mis manos.
Y sólo encuentro una vieja esencia
Sucia de polvo y marcas de ciudad
Nada de tu piel
Nada de tu aliento
Solo este respirar seco
Que no choca con el frío de la noche.

Busco
Entre miradas
La tuya.
Huecos encuentro en los rostros de la gente.
Huecos huidizos y mentirosos.
Unos pocos brillos
Que luego se ocultan
Entre peinados y edificios.
Ansío tus ojos
Que no hacen más que verme a través.

Busco tantas otras veces
Tu boca océano,
Tu boca laberinto,
Y no hallo más que puertas cerradas,
Voces mutiladas.
Ni una boca con su voz,
Ni una voz con su risa.
Tu risa incendio, tan distinta,
Parece llevar la vida.

Te busco siempre
Como una invitación.
Tal vez una calle o una puerta,
Una estación soñada en otro tiempo,
Un recuerdo de tu nombre
Sean el paso hacia el abismo,
El de tu risa, el de tu vida
Y otros tantos abismos en los que me pierdo.

3 comentarios:

  1. estoy usando esos oleos crayones que mi madre una vez te regaló pero te olvidaste de llevartelos. Y es hermoso desprenderse así de los trazos. También de las palabras, como haces vos.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Puedo decir, que si mi busqueda finaliza, porque llego a encontrarlo... Todo perderia sentido.

    ResponderEliminar
  3. "...El de tu risa, el de tu vida
    Y otros tantos abismos en los que me pierdo."


    Ay, esto sí que es bellísimo!

    Los abismos en los que me pierdo...

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...