domingo, mayo 11, 2008

Ofrenda

Quisiera ser una puerta abierta
Para esa mirada desorientada que solés echar en torno tuyo
Cuando ya no queda nadie en quien confiar.

Quisiera tenderte la mano
Y no tener que dejarla esperando en el aire,
Esperando con ansia que la reconozcas
Y que la tomes con las tuyas para saber usarla a tu favor.

Quisiera tener las palabras necesarias para darte a entender
Que te entiendo
Y que no hacen falta otras palabras ni otros silencios
Que los que ya conocemos.

Quisiera tener la valentía para contradecirte
Todas las negativas de dicho y de hecho.
No por desprecio,
Más bien por amor a la vida.

Quisiera poder aunque fuera una vez
Verte esa risa franca y desprejuiciada que tantas veces te encontré
Y que dure, que dure mucho
Que no se acabe jamás
Como esos juegos infantiles que guardamos intactos.

Quisiera no hacerte caso tantas veces
Llevarte la contra y vencerte
Demostrarte una y mil veces
Que yo tengo la razón:
Que nunca es tarde si tenés la fuerza
Y que tener fuerza no es tarea de héroes
Sino de nosotros, antihéroes,
Las personas de todos los días.

Quisiera que de una vez por todas vieras en mí
A la mujer que intento ser
A esta extraña amiga que la vida te dio
Y ya no a esa nena de la cual conservo rasgos y sueños
Pero que ya no soy
Ni podré volver a ser de aquella misma forma.

Te doy éstas, mis manos nuevas,
Para que lleven la sonrisa
Que yo sé que necesitas.

3 comentarios:

  1. ¿¿Tenías que hacerme llorar??

    Tequieromucho mucho, mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. interesante ofrenda, suerte que el o ella tiene una amiga como vos...

    ResponderEliminar
  3. Es tremendamente bonito!!! :O

    Si a mi alguien me dice esto, caigo rendida a sus pies...

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...