jueves, abril 24, 2008

Romper la cárcel (bis)

Desenrollando, de a poco,
las palabras como hilos,
tensándolos y uniéndolos
voy formando redes de pensamiento
o tal vez una cárcel mental.

Pegoteada como en una telaraña
quedo inmóvil, agotada
por los intentos de librarme.
Y una y otra vez
los hilos pegandose a mi cuerop,
las palabras sin decir hundiéndose en mi.

Parece que no tengo escapatoria.

Entonces me interno en lo más oscuro de su ser.
Hondo, muy hondo.
Allí donde el cinismo y la furia se conjugan con alegría.

Palabras secas y descosidas
que voy tomando con mis manos
desde su raíz, su flanco más débil,
en su voz más silenciosa.
Palabras débiles se ablandan en mis manos
y juego con ellas, desarmo la cárcel.

Las deshago, las deformo, las desvisto,
las des-nombro.
Y con ellas deshago el ovillo,
vuelvo a tejer.
Siempre tejemos, incansablemente
la cárcel que nos habita.

Ahora es quizás otro diseño.
Que haré y luego descoseré y destejeré
para reinventarme.
Una y otra vez.

3 comentarios:

  1. los pensamientos siguen su curso y nuestra voluntad no puede detenerlos, son redes de redes, qué recuerdas que dijeron que dijeron?las ideas, los nombres, las figuras, toda tu experiencia conjugada, creando miles de ideas y nombres y figuras y experiencias nuevas. alto poema, borges escribió en el inmortal: no hay placer mas complejo que el pensamiento.



    viernes dos de mayo a las 22 hs comienza la BITACORA DE UN SUICIDA, por www.mirandoalamaga.blogspot.com
    los pensamientos, los exesos de certezas o los exesos de incertidumbre, todo puede ser un arma de doble filo.

    ResponderEliminar
  2. y es así. Cuando una se quiere dar cuenta está tan envuelta en pensamientos que en ocasiones puede resultar una práctica fabulosa o una carcel que atormenta.
    Muy buena reflexión. Te mando un beso enorme.-

    ResponderEliminar
  3. Esto meha recordado a una cancion de un musico de mi ciudad. En ella dice

    Y si me ves por ahi,portando una espada blanda, no pienses que no puedo herir, para eso tengo las palabras

    Las palabras pueden herir tanto que pueden encerrarnos en la mas profunda de las carceles...

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...