jueves, noviembre 27, 2008

aplastamiento

Un espantapájaros
cuyo sombrero ya no es cobijo de paja
sino cárcel de hierro que va aplastando
la cabeza, los hombros, el cuerpo
y lentamente va dejando
un rastro de baba, un hilo seco
que cuelga del postigón
y unos zapatos sucios bajo el pasto.

Las aves ya se han ido
y para siempre.
En el suelo, el cascarón vacío
de un alma ya seca.
Y tus zapatos que de lejos miran
éstos, mis restos;
éste, mi entierro
bajo hojas leves -escritas.

3 comentarios:

  1. Pobre espantapájaros tirado al abandono...

    Parace que nadie toma en cuenta a los espantapájaros jubilados...

    (Aye, GRACIAS por el comentario tan hermoso en Dientes de Leche....! Tienes un espacio muy lindo...quiero leer más y con calma...luego vuelvo...)

    Te dejo dos besos madrileños!

    L.

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo Aye, me encanta!

    Me pareció HERMOSOOOOOO

    (pico de belleza, vértice alto, imponene)

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ante semejante demagogia y manipulación markietinera por parte de la comunidad de bombines, para la venta de sus productos, nunca expresó fehacientemente los problemas de lesión en este caso por aplastamiento, suscitando sangrados y hematomas varios!.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...