domingo, febrero 15, 2009

Océano

He de decirte muchas mentiras
para que no reconozcas bajo las palabras
el mar infinito que te rodea en mi mente,
ese mar que no deja de mojarme los pies y las manos
con tu esencia de lejos.


He de escribir muchas palabras sucias
antes de poder decir aquellas
que te hagan un hueco en el pecho y entren como la lluvia,
inundándote del mar que embebe mi cuerpo.
Envolviéndonos a ambos en un océano que desconocemos.

2 comentarios:

  1. Palabra líquidas que acercan...

    Bello, Aye.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me hiciste recordar a alguien a quien le dirían tal cual tu primer párrafo.
    Sólo quisiera saber cómo hacer para no terminar sintiendo afín, también, ese último verso...

    Hermoso Aye.

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...