jueves, marzo 12, 2009

fragmento vi

Me estás perdiendo,
irrevocablemente.
El recuerdo no es capaz de sostenerte;
se ha corroído tu voz y

ya no enhebro con silencios los remiendos.

Me estás perdiendo,
y quizás esto fuera una última advertencia,
una esperanza contenida
que ruega abras los ojos a tiempo.

Me estás perdiendo,
irrevocablemente,
y ya no sé si es que temo o deseo
esta lejanía.

2 comentarios:

  1. Hay veces que deseamos que el paso se haya dado ya, pero lo que más nos cuesta es que consigamos la decisión de darlo.
    Otras no se tiene claro qué camino seguir.
    Y hasta que no se tenga claro no se deben tomar decisiones.

    De todas formas, la felicidad llegará de cualquiera de las dos maneras. Eso seguro. Sólo hay que tratar de que sea la mayor felicidad posible.

    Un abrazo, me gustó volver a leerte. :D

    A ver si vuelvo a recorrer todas vuestras páginas de nuevo, visitar vuestros países de letras.

    ResponderEliminar
  2. "Irrevocablemente" es un término que alude a algo pesado, edilicio, ja ja ja. Pero claro...Cuando alguien pierde a alguien, puede que esa pérdida conduzca a un derrumbe, a una implosión, a un precipicio donde sólo se hallen (¿o ayen?, je) recovecos.

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...