miércoles, agosto 12, 2009

En sueños

El cansancio.
Las palabras huyen de la mente y apenas puedo retenerlas por segundos.
Estoy sedienta de letras, de verbos en mis manos; hay tanta piedra por hacer, tanto barro por pulir. Es todo tan vital y necesario que las palabras huyen, caen como patas inestables.
Yo, mi lenguaje, vacilan ante este agotamiento, pero deciden no rendirse.
Siguen escribiendo en sueños.

3 comentarios:

  1. Eso está muy bien!!!!!!

    Yo duermo con papelitos y bolis en mi mesa de noche.

    Pero no me hacen falta.

    Como tú, escribo en sueños.

    No olvido nada al despertar.

    Un beso muy grande y cariñoso, Aye!

    ResponderEliminar
  2. Así me gusta que escribas hasta en los sueños.

    Qué bueno venir y encontrarme con dos Hacedoras, cuando puedas pasate por mi blog :)

    Y gracias ;) besos!

    ResponderEliminar
  3. Qué yunta se hace por acá, me encanta.
    Tus letras son hermosas Aye, yo también escribo en sueños, en ese estado previo a dormirme, veo mi mano escribiendo palabras que me vienen y me pregunto si no es el movimiento de la mano el que trae las palabras o al revés y es una lucha parirlas en papel, sobre todo en invierno con tanto frío...

    besos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...