sábado, enero 23, 2010

el clásico

Es temprano en la madrugada. Apenas despunta el sol. Un hombre de traje lee el diario en la parada del colectivo. Está leyendo la sección de política, un artículo que presenta candidatos electorales como enemigos. Otro hombre se le acerca y le pregunta por el resultado del clásico del domingo. Y también por otros partidos que no son clásico.

Tarde o temprano todos escribimos sobre estas cosas comunes.
Son nuestro clásico,
por el que preguntamos las mañanas de los lunes
a los transeúntes adormilados.
Todas las mañanas preguntamos
por vestigios de lo cotidiano.
Y escribimos en anotadores poemas viejos.

3 comentarios:

  1. Sí, tal cual. Y detrás de estas "cosas comunes" inevitablemente se esconde siempre todo un mundo.

    Besos Aye, que la pases relindo.

    Karina

    ResponderEliminar
  2. Las cosas comunes son las que mas se echan de menos en un mundo lleno de anormalidad...

    ResponderEliminar
  3. He paseado por tu rinconcito acogedor y la he pasado muy bien, disfrutando las visiones maravillosas que desde él tejes, desanudando al viento y columpiando al aire. Un abrazo encantadora hacedora...

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...