sábado, enero 08, 2011

Los ilusionados
Se toman el buque
Dicen "ya basta"
Extienden las manos y los pulgares
Hacia rutas más salvajes
hacia nombres y lenguas desconocidos
hacia un contacto menos frívolo
caminan sobre las suelas de zapatos gastados

Con ropa descolorida, pelo despeinado
y son hermosos
Porque la mochila no pesa
La vida no es carga
Tienen tierra en las manos
Y trabajan los materiales como si fueran hermanos
Se confunden con el paisaje
Pero el paisaje no los confunde
Se toman enserio
Esto de la libertad
Y queman el dinero, destrozan
Los recuerdos.

Únicos, solos, de a dos
Desilusionados del mundo de las palabras
El lenguaje es poco y la mirada alcanza
Ilusionados del mundo
No temen al germen ni a la muerte

(Escapan, huyen de la
Muerte lenta que los hostiga
En las grandes ciudades
Que no logran comprender
Ni amar, tan solo sobreviven,
Se adaptan a la desesperación de estar tan encerrados
Tan muertos, tan secos, tan solos
En las grandes avenidas. )



3 comentarios:

  1. Aunque a veces se sienten como ilusos y no como ilusionados, en función de que su ilusión les pueda parecer incluso a sí mismos como un delirio imposible dentro de este mundo.
    Pero yo quiero mil veces un ilusionado antes que mil de los otros.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Todo sería tanto más lindo si hubiera más ilusionados...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...