lunes, junio 06, 2011

desarmadero

Cuando el cielo está sucio,
embarrado, revuelto de amanecer,
como un charco, oculta el alma
de lo que lo rodea.
Muestra contornos, deformaciones, luces.
los colores del claro estremecen por su mixtura
Un nacimiento como otro,
embadurnado de sangre y espuma-
neblina sobre el llano-
y al mismo tiempo
languideciente, exultante, confundiendo
las aspas del molino
con el brillo del agua estancada, oleosa.
Un amanecer largo, lento,
toca de a poco las telas del paisaje
y les cambia el color
les rehace el contorno.
Lento, devuelve los colores ásperos
lento se despierta
como si nada,
como si en las rutas nadie temblara
como si no lloraran bebés dentro de las casas
Y también fuera de ellas.

5 comentarios:

  1. Parece un gigante epígrafe para una crónica periodista... Quedaría muy bueno. Ilustraría la noticia haciéndola más contundente aún. Conmueve. Me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Buenisímos los primeros cuatro versos. Una poesía que empieza bien lo es todo. Seguí así (Pablo)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Adriano y Pablo por su aliento :)

    ResponderEliminar
  4. De nada, Aye. ¡Gracias por tu amistad!

    ResponderEliminar
  5. He vuelto... Por ser un día especial. :)

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...