sábado, abril 05, 2014

llamamiento


El mundo golpea ante mis puertas
No soy la que tiene voz
no soy más la que quiere hablar
el lado interno de las puertas se llena de grietas
bellísimos arabescos
que cifran un mensaje secreto.
No.
quedan mudos.
La voz del mundo me ha ganado por encima
me golpea, pide a gritos mi voz
me exije: ¿dónde estás?
¿dónde tus palabras tan sabias?
¿dónde lo que creías de pura fe?
¿dónde lo que amabas a flor de piel?
Lo he olvidado,
gimo,
nadie oye.
¿dónde la fuerza vital?
¿dónde tus ganas de romper?
¿dónde la historia que trazabas?
Las he destrozado,
lloro,
nadie oye.
¿cuándo te pusiste tan llorona?
¿cuándo te dejaste ganar?
¿cuándo te enterraste tras las puertas?
Siempre,
siempresiempresiempre
he estado escondida tras las puertas

Y mientras las preguntas tironean mi ropa-
arrancan mi carne-
deshuesan mis ideas-
cortan raíces a mis sueños -
surge la pregunta
Por qué siempre
La culpa
la carga de querer, de no querer
de amar, de no amar,
de pensar y de no querer pensar más
de estar dentro con toda la pasión y furia
y estar fuera de todo, casi siempre
y que además no importe.

1 comentario:

  1. La culpa , qué tema ése... Si te impide ser libre, es un problema; si te hace más humilde, tal vez sea una instancia de aprendizaje...

    (Me gustó el cambio de fondo de pantalla).

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...