miércoles, marzo 05, 2014

De lo simple

Las cosas más simples develan
la profundidad de una angustia.
Un silencio,
una llave mal colocada, los pasos
las palabras justas,
la actuación adecuada.
El modo de irse,
el modo de ocultarse,
de evadir un tema.
El modo de nombrar lo que no está.
El modo de apaciguar lo que se sueña.
El modo de sedarse a diario, con novelas.
El modo de eludir a toda costa la compañía.
El modo de rellenar cada espacio de aire hueco.
En cosas aún más simples
damos grado mayor a la angustia.
Se perciben, pero jamás se dicen.
Se espera, pacientemente,
 a que revienten por una arteria.

1 comentario:

  1. me encanto tu publicación.
    http://amanecerdeandromeda.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...