miércoles, diciembre 25, 2013

madrugada

Amar el olor de las madrugadas de verano
esa brisa, como traída de la montaña
con olor a tierra, a tronco leñoso, a roca,
a algún lugar lejano de todas estas torres
un dejo de jazmín también, un soplo dulce.
Horas de trabajo nocturno ayudan a encontrar belleza,
aunque no lo creyera posible.

1 comentario:

Quienes dejan brotar las palabras...