sábado, marzo 26, 2005

La ciudad destruida

En medio de la ciudad destruida, donde todo se ve gris, el polvo abunda, el humo enceguece y la desesperación invade corazones, aún es dificil presenciar que para el espirítu destructor es esta escena el principio de la belleza. Destruyó la ciudad porque odiaba su perfecta belleza, porque odiaba toda su falsedad, lo que para muchos era hermoso, para este angel negro era una pesadilla.
Y destruyó todo buscando la libertad del nuevo mundo, desconociendo los límites, ahora más lejanos.
Y llamó a esto libertad.
Luego de un tiempo se lo vió tirado en los rincones, huyendo de miradas culposas, en lugares donde la luz no toca, recluyéndose a su mente, él único lugar que no veía límites. Y si.. los había reconocido, le dieron miedo y huyó de la culpa, el odio, la soledad...
Y hasta su mente lo castigó, le prohibió seguir actuando de víctima: habia destruido y con claras razones, porque explicar? Se odiaba, y ya no por haber destruido su mundo, sino por no saber adaptarse a él, por no poder amoldarlo a sus sentimientos, por no poder poner límites a su mente, por sentirse víctima en un mundo donde gobernaba. Se inventaba pesadillas irreales y sueños inalcanzables, con la esperanza de que éstos borraran su desazón. Pero su mente se enceguecía, en pensamientos absurdos, encerrandolo más en sí mismo, sin permitirle ver el mundo. Todo era distorsión. Y de la furia salió a luchar contra el mundo, a romper todo otra vez, sin ver que ya nada habia para destruir, por lo menos nada que odiara más que a sí mismo.
Recorrió cada palmo de su ciudad abandonada, detestada por los adoradores de dioses falsos...
y encontró rincones que no habia destruido, en los que aún quedaban resquicios de su antiguo yo. Poco a poco intentó recuperar esas piezas, ocultas bajo falsos velos, contruyendo sus castillos en el aire. Ya no quedaba mas por romper, ¿que perdía con imaginar? Queria brillar por propia cuenta, sin que lo alumbrara ningún sol. Y es que este angel habia ido cambiando con las inclemencias del destino, y se habia olvidado lo que era brillar.
Pero el no querer comprender lo llevó a la guerra. No contra los otros; contra si mismo. Ya no quería ser mas él, no quería ser mas ellos, queria ser nadie.
Las heridas abiertas sangraron mas y los ojos mojados inundaron el mar, y el tiempo no queria sanar. El mundo se hacia a veces lejano de tantos pensamientos. Y a veces volvia tan de golpe que no podia resistir su crueldad. Creyó no pertenecer al mundo, y el mundo sintió que el angel negro ya no estaba mas. Creyó no necesitar del mundo, y el mundo se apartó, sin sentir ningún pesar.

7 comentarios:

  1. KE BIEN KE ESCRIBE AYE¡¡¡
    muy bueno,espero venideros capitulos asi ke a no colgarse con el diablo

    ResponderEliminar
  2. buenisimO!!! Aye,soprendes cada día vos,eh! me hizo acordar a Demian...
    besos!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho como escribís Aye... la verdad es que espero con ansias un nuevo texto. Me vi muy identificada en varias partes de él y eso me hace sentir bien!

    ResponderEliminar
  4. Al fin! Entre el trabajo, el colegio, el proyecto y que tu blog me odia, no pude sentarme hasta ahora a escribir.
    Pero en fin, vamos a lo que nos reune aquí hoy y eso es este primer capítulo:
    Podría ponerme a analizar que es lo que quisiste decir en cada una de las oraciones del relato, pero eso es algo que generalmente odio de los "analistas de literatura", ya que le sacan todo lo interesante al relato, convirtiendolo en una combinacion de palabras y frases dispuestas de manera dificil de entender, en vez de permitirle a cada lector darles el sentido que más se identifique con su alma.
    Que por otro lado creo yo eso es lo mas hermoso de cualquier literatura metafórica, ya que las explicaciones de las distintas metaforas pueden variar radicalmente entre las diferentes personas que las interpreten, y hasta ser completamente opuestas a lo que el autor quiso expresar; pero aún así dichas interpretaciones son todas validas.

    Pero bien, a menos que me pidas que trate de interpretar tu texto, yo por lo menos voy a tratar de no hacerlo.

    Y ahora para ir cerrando, espero para los siguientes capitulos una resurreción de este espíritu... Espero una demostración literaria de mi creencia de que para volverse flor, la semilla tiene que revolcarse en el barro.

    Algún dia yo prometo terminar la obra de ciencia ficción que empecé el año pasado...

    Pero por ahora, me conformo con leer el siguiente capitulo de esta historia... un abrazo, suerte y exitos!

    ResponderEliminar
  5. Holas! Me alegro que les haya gustado esta parte, y perdonen mi tardanza con el blog.
    El cole me está acribillando y lo que menos tengo es tiempo... para colmo le encontré algunos defectos a lo que sigue y no me decido a ponerlo, quiero cambiarlo pero no tengo tiempo!!! :'(
    Si el otro día pensaba en una mujer que a toda costa me queria vender sus productos: " si me vendiera tiempo, encantada se lo compraría, pero como seguro que no tiene, no le compro nada. Muchas Gracias, adios" Hubiera estado genial que le dijera eso, pero por suerte fui mas rápida y no fué necesario desplegar tanto vocabulario y con un simple NO, GRACIAS! se fué...
    ufa.. quizás vendía tiempo y yo me perdí la oportunidad...
    habalndo de tiempo! Tengo un monton de cosas que hacer! Pero sepan que voy a volver eeeh voy a volver. Saludos!!!!! Y gracias por venir!!!!

    ResponderEliminar
  6. "Creyó no necesitar del mundo, y el mundo se apartó, sin sentir ningún pesar" alucinate remate, y alucinante historia, claro. beso.

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...