jueves, diciembre 21, 2006

Los autonautas de la cosmopista

“Cuando se miran dos objetos separados,
se empieza a observar el espacio entre los dos objetos,
y se concentra la atención en ese espacio, entonces,
en ese vacío entre los dos objetos,
en un momento dado se percibe la realidad”
(cita de un filosofo indio)

“Esta autopista paralela que buscamos solo existe acaso en la imaginación de quienes sueñan con ella; pero si existe (…), no solo comporta un espacio físico diferente sino también otro tiempo. Cosmonautas de la autopista, a la manera de los viajeros interplanetarios que observan de lejos el rápido envejecimiento de aquellos que siguen sometidos a las leyes del tiempo terrestre, ¿que vamos a descubrir al entrar en un ritmo de camellos después de tantos viajes en avión, metro, tren? (…)
Autonautas de la cosmopista, dice Julio.
El otro camino, que sin embargo es el mismo.”


El Lobo y la Osita jugaron a un viaje París-Marsella, justificándolo como una investigación; pero el viaje fue algo más, fue su Graal en la tierra, fue la atemporalidad en 33 días, fue descubrir una nueva tierra –Parkinglandia, tierra de libertad-, fue recorrer esa autopista paralela -la cosmopista, esa realidad entre dos puntos-, fue una espiral como las vidas de ellos que se entrelazaban cada mañana en las luces del amanecer, en el corazón del dragón Fafner.
Y no les creían cuando decían la verdad, y no les creían que llegarían, y siempre habría una razón más que la que decían. Pero estos dos cronopios no entienden de complejidades. Ellos se lanzaron a la aventura de descubrir una autopista paralela y terminaron descubriendo algo más que una simple autopista que no avanza, descubrieron la vida y la magia de cada ciudad ambulante, los misterios de cada paradero, la forma de vivirlos intensamente sin el ajetreo de la ciudad que te impulsa a tragar los kilómetros obligatoriamente, con el apuro de llegar a algún lugar determinado.
Lo importante para ellos ya no era el fin, sino el hecho mismo de viajar, de estar constantemente pasando de un paradero a otro esquivando la idea misma de la autopista real: la velocidad, el vértigo, la rutina del camino recto.

¿El final (Marsella) realmente existe? ¿O es la velocidad lo que te transporta a otro plano en otro tiempo y otra realidad? Ellos quieren que nos preguntemos estas cosas, si existe de verdad un fin del camino, y si al llegar se es realmente feliz.


“Frente a preguntas turbadoras, nos dijimos muchas veces que si hubiéramos tenido presentes esas posibilidades la expedición hubiera sido otra cosa, acaso mejor o peor, pero nunca ese avance en la felicidad y en el amor del que salimos tan colmados que nada, después, incluso viajes admirables y horas de perfecta armonía, pudo superar ese mes fuera del tiempo, ese mes interior donde supimos por primera y ultima vez lo que era la felicidad absoluta”



Ambos cronopios, la Osita primero y luego el Lobo, dejaron esta autopista poco tiempo después, pero yo guardo la gigantesca esperanza de que siguen viajando, porque hace unos días sostuve esto mismo, que todo fin comienza en otro punto. Y quizás ellos estén viajando junto a sus tantos amigos en alguna autopista invisible sobre las nubes.
Y si les cuesta imaginar eso, créanme que ellos mismos crearon otros caminos mediante sus letras y sus fotografías, caminos que ahora otros recorremos hambrientos y ansiosos por descubrir mas y mas paraderos, mas y mas misterios escondidos en las palabras del mas grande de los cronopios.


Yo voy por esos caminos, intentando seguir sus pasos. No se de fines ni de realidades empíricas. Sé que sigo un camino, y con eso me basta para lanzarme sin miedo a la autopista de la vida.

7 comentarios:

  1. El aventurero señor Cortázar. Hay en Julio una manera de vivir la vida que es muy apasionada. Es el escritor argentino de la vieja guardia que más me gusta. Por lo que expresa y la forma en hacerlo. Nunca te aburre, no es inaccesible, algo te queda. Borges no me daba esa impresión, por ejemplo, ya que sus escritos siempre estuvieron destinados a una élite, ¿no?...Aparte he leído sobre su vida y no era tan interesante, según mi parecer, como la de Cortázar o la del mismo Bioy. Hablando de éste último, creo que Julio ha sido más espectacular y popular que él. En definitiva, un grande. ¿Quién no se lo imagina salido de Rayuela y caminando por París?...Oliveira...Oliveira...Para mí Oliveira es el mismo Julio. Saludos y aguante esa canción romántica de Amstrong...Como para enamorarse de la vida...Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  2. Disculpa amigaza que no me queme la cabeza leyendo tu post entero, que merece mucha atención.
    Paso exclusivamente a desearte las mejores fiestas de tu vida.
    Sobre todo te deseo una feliz navidad, rodeada de tus seres queridos, con mucho amor y paz.
    Se te quiere mucho!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ...buenos deseos para el año bond...2 0 0 7

    ...todos los buenos deseos que empiecen por a,b,c,ch,d,e,f,g,h,i,j,k,l,ll,m,n,ñ,o,p,q,r,s,t,u,v,w,x,y,z

    ResponderEliminar
  4. Cuando empecé a leer de verdad, siendo un adolescente, uno de mis primeros libros lo tomé de la librería del salón de casa, de una colección variada ignorada por casi todos (nunca me habló nadie de ningún libro de aquellos). Ya conocía las Historias de Cronopios y Famas, y no dudé en "agarrar" con fuerza un libro de cuentos: "El perseguidor y otros relatos" se titulaba. Y allí dentro, La isla a mediodía, Casa tomada, La autopista del sur, Señorita Cora, El perseguidor, etc.etc.
    Cuando terminé decidí tributar a Cortázar para siempre, porque con él vi caminos de pensamiento y de formas de mirar. En realidad me regalaba una especie de ingenio que inventaba caminos que sólo servían para disfrutar de los pasos andados. Me hablaba de esas cosas que hay en el espacio aparentemente vacío entre dos miradas. Me hablaba de cómo burlar al tiempo, o de cómo ser burlado por el tiempo, que quizá es lo mismo. Quise ser cronopio, autonauta, aviador, perseguidor de deshoras…y lo fui, como buenamente supe serlo para mí. Lo fui y lo sigo siendo.

    Todas esas cosas le debo a Cortázar: una buena parte de lo que siento que soy. En mi otro (minoritario) blog http://cosasquedicen.blogspot.com, le dediqué uno de los primeros textos a ese adolescente eterno y a su forma de jugar con el concepto del tiempo.

    Es un placer siempre leerte.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, me dejas pensando y reflexionando.
    Sobre todo los caminos de la libertad, empezar en el fin, terminar al comienzo, como tú decidas, algo así como leer Rayuela.
    Somos libres, tú lo transmites.
    Un fuerte abrazo y un gustazo conocerte.

    ResponderEliminar
  6. A Julio le gustaba jugar con las palabras. Y como un homenaje a la Osita y al Lobo te cuento que si mezclás Cortázar, Cronopio y Rayuela, ¿mágicamente? podemos leer:
    "Carola: penó y corrió tu azar"

    Besos lúdicos.

    ResponderEliminar
  7. Adriano:
    Es cierto que Julio es mucho más accesible que otros escritores, y sencillamente es un grande por todas esas cosas que decís, pero creo que cada escritor tiene lo suyo y no por ello hay que compararlos..
    Y sí, Oliveira es Julio, siempre lo consideré así, caminando por las calles de París junto a la Maga, en distintos puntos y espacios =)
    Me alegro que te haya gustado la cancion

    Besos cronopianos!

    Gabrielus:
    No hay problema, reconozco que a veces me excedo en longitud pero realmente lo merecía =)
    Espero que hayas tenido unas Felices fiestas!
    Gracias por los deseos!!
    Besos y pan dulce (que riiicooo)

    Flexo:
    jaja buenisimo lo del año bond
    Mis mejores deseos para vos tambien =)

    Besos!!!

    Zooey:
    El primer libro que leí de Cortázar fue, curiosamente, El perseguidor y no me había gustado mucho, pero algo aún me llamaba de Julio. Volví a leer otros cuentos en el colegio como La noche boca arriba y algunos de Cronopios y Famas. Me gustó mucho y me habían hablado ya tanto de él que fui derecho a Rayuela.
    No le recomiendo esto a nadie, es mejor leer otras cosas de él antes! Durante Rayuela fue como una atracción extraña.. por momentos no podía soltarlo y en otros momentos no podía retomarlo.
    Cuando lo termine quedé tan pero tan maravillada que no pude dejar de buscar cosas de él.

    Todas lo que decís de su mirada y su escritura son tan ciertas... Él tiene otra mirada y digo que la tiene, porque en cada párrafo revive su pensamientos y sus imágenes... no te parece?

    Es genial eso que sentís respecto a lo que sos por él y por sus letras. Yo siento algo muy parecido con él, con su forma de mirar más bien, con sus ganas de ser cronopio y de llenarse de palabras....
    =)

    Lei ese post del que me hablas, es más creo que te comenté! =)

    Besos y el placer es mío =P

    Miguel:
    Me alegro de que te quedés pensando en esta rayuela que es la vida.
    Yo la pienso todo el tiempo =)

    Abrazos y el gusto es también mío. =)

    Duda:
    Es graciosa esa frase y es curioso cómo esas palabras la pueden formar...
    Bonito homenaje le armaste =)

    Besos y más juegos de palabras!!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...