jueves, diciembre 14, 2006

Los chicos

"Los chicos de la calle
lavan las peonzas en los charcos,
ellas fabrican cigarrillos mágicos
con láminas de coco."
Quique González

Unos chicos en la plazoleta de la avenida juegan a una infancia dividida.
En sus ojitos encendidos se nota la alegría y la inocencia; en sus cachetes sucios y en sus alpargatas negras, el sacrificio y el hambre.
Y ellos, igual, se están revolcando de risa, están saltando, están riendo y charlando. Uno arregla unos ramitos de flores que venderá a los conductores en el semáforo; el otro está con sus cachetes hinchados y rojos mientras sopla con fuerza intentando inflar un globo blanco.
Al ponerse en rojo el semáforo ambos salen disparados con los ramitos y las sonrisas, que intentan disimular para que les den moneditas.

Yo les doy todas las que quieran si me muestran de nuevo esas sonrisas sucias y con pocos dientes que son tan pero tan bonitas.



8 comentarios:

  1. Nada que decir...
    Todo para sentir...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La impotencia de no poder cambiar el mundo y el dolor de la niñez deshabitada. Se siente eso en cada lugar de la tierra, Aye.
    Te doy un abrazo, o varios, por los días que estuve sin poder dejar mensajes.

    ResponderEliminar
  3. No puedo decir más que lo dicho y sntido.
    Te dejo un beso

    Espero que estes muy bien

    ResponderEliminar
  4. Los chicos de la calle conmueven. Están allí, subsistiendo, viviendo del día, muchos de ellos acostumbrándose a esa circunstancia. En este país, tan grande y con tantos recursos, duele en lo más profundo del alma ver que los niños tengan que pedir o salir a trabajar, quemando así etapas que conspiran contra su desarrollo físico y mental. Para ellos, entonces, será más que valioso una sonrisa. Y yo estoy dispuesto a brindarla si también ellos como respuestan me regalan su alegría. Ojalá que se pueda. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  5. Se les podría llamar "los chicos de la otra orilla" ¿verdad?, sólo que yo siempre tuve la extraña sensación de que esa orilla es muy cercana, que aunque no la hayamos pisado, no lo hagamos nunca, estar allí sería (pasado o futuro) tan fácil como lo es depender del azar. Como la misma vida.

    Has escogido muy bien la cita de la canción de Quique para introducir a los chicos deportados con sus sonrisas deportadas.

    Cuando escucho el disco de Kamikazes me vuelvo una peonza y regreso siempre al punto donde comienza esa canción.

    Un abrazo muy grande, Aye.

    ResponderEliminar
  6. Los niños... saben jugar, pero no saben de cifras, de guerras, de cambios climáticos...
    Tampoco quizás de bicicletas ni de juguetes.
    Pero arreglan flores con sus tiernas manos.
    Ver el mundo como tu lo miras sería una solución.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno. Qué tal por Buenos Aires.

    Te lo dice un gran admirador de Quique González

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Gabrielus:
    muchas veces el silencio es la única respuesta que nos brota de la angustia y la impotencia. Pero hay que hablar, hay que contar esto cuanto más podamos para que se haga eco.

    Besos!

    Ana:
    Sí, es una pena que eso se sienta tan fuertemente en algunas partes del mundo y en otras no se acuerden de eso...
    Te mando otro abrazo gigantote =)

    Mi otro yo
    desde el silencio muchas veces acompañamos...
    Otro beso para vos y que andes bien!

    Adriano:
    Muchas veces siento que brindándoles una sonrisa puede regalarles también una esperanza, aunque no sé de qué servirá una esperanza donde faltan tantas cosas... Ojala fuera ese el primer gran paso..

    Besos!!

    Zooey:
    Estar de uno u otro lado parece ser una suerte que no podemos determinar, y siento que esa incertidumbre que le espera a cada espíritu tendría que desaparecer. Porqué yo nací aquí y así, porqué ellos allá y de esa manera. Ojala algún día esa diferencia tan grande no exista y las posibilidades sean iguales para todos.
    Pero tengo miedo de que mi esperanza sea solo eso...

    Kamikazes es un disco que al principio rechazé un poco, pero con el tiempo voy rescatando momentos de canciones y voy reconociendo su magia en esa calma que se reprduce durante todo el disco...

    Besos deportados

    Miguel:
    Los niños parece que supieran tantas cosas hoy día, y sin embargo se olvidan de las más importantes, de aquellas en las que tendría que consistir la infancia: los juegos y las fantasías, no es cierto?
    Si ver como yo miro fuera una solución entonces voy a hacer lo posible para que esa solución llegue a cuantos más pueda..

    Gracias =)
    Un abrazo enorme para vos

    Trapi:
    Bienvenido!
    Seguiremos escuchando a Quique por estos lugares...
    Saludos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...