martes, marzo 13, 2007

Anochece

Al acercárseme la noche, veo lagartijas y mariposas saliendo de sus escondites. Puedo ver cómo las casas se apagan o se encienden, puedo ver en muchos porches a la vez cómo se despiden a las visitas del día. Puedo ver agonizar en un baño de nubes fucsias al sol que me acompañó durante el día y también veo el despertar titilante de luces naranjas o blancas contra el celeste que perdura en el alto cielo. Se escucha silenciar a unas criaturas, en los árboles y en los jardines. Otras recién despiertan su voz y empiezan a cantar para recibir a la luna.

Adentro de las casas todos buscan el cómodo refugio, se preparan aromas deliciosos que calientan las almas para el pronto otoño, y se sientan en los sillones o alrededor de la mesa para charlar o para ver el noticiero de las 7, o la novela de las 8. Cada familia a su manera.

Cuando anochece yo estoy sentada en la vereda, viendo pasar cada tanto a algún deportista, a las señoras que vuelven de los mandados, a los que vuelven del trabajo, a los que no pueden regresar a casa porque todavía no consiguieron suficiente para comer, a los que terminan de arreglar su jardín, a los que salen en auto hacia alguna reunión de viernes. Todos ellos se concentran a esta hora en espera de la noche.

Yo sigo aquí sentada, recibiendo a la noche con los brazos abiertos. Ella se acerca a mí sonriendo, mostrando todas esas delicias, dejándose pintar por estrellas, bailando con algunas nubes y llevando en sus brazos a la luna. Se me acerca y con una brisa me susurra algo al oído como susurran los árboles a esa hora.

- Está bien- le contesto- ahora que llegaste ya sé que es hora de volver a casa.



10 comentarios:

  1. Leyendo este texto creo haber descubierto una cosa: que me gustan los escritos prosapoéticos (?) referidos a estaciones en el día. Es decir, el amanecer, el mediodía...En este caso el anochecer y su crepúsculo, una mezcla de sensaciones que a mí también me pasa.

    Por un lado me identifico con eso de observar la realidad. Desde hace un tiempo vengo diciendo que me gustaría ser hombre de 24 horas. ¿Qué significa eso? Bueno, ser una persona que puede ver el amanecer pero también disfrutar de toda la noche. O sea, vivir siempre.

    Que vengan las mariposas, las luciérnagas y los bichitos de luz. Pero que se vayan los mosquitos!!! ja ja.

    ResponderEliminar
  2. Es hora de volver a casa... a renovar las ganas de más días, con más detalles y más noches que esperar.

    Y qué lindo que es esperar la noche en la terraza de mi departamento en el piso 13! Sí, con todas esas estrellas que brillan sólo para los afortunados que las contemplamos.

    Abrazos Aye!

    ResponderEliminar
  3. Me gusto ese compilado de sensaciones al atardecer ^^

    ResponderEliminar
  4. Curioso: coincidimos en el momento del anochecer para mirar y contar :)

    Me sentaría a tu lado a escuchar esos sonidos que van cayando y los otros que van creciendo. Jugaría a profetizar el sentido de las luces próximas y, sobre todo, itentaría comprender sin utilizar la mente toda esa maravillosa metamorfosis en el cielo. Volvería a sentirme feliz de sentirme fascinado de no llegar nunca a comprenderlo, y tan sólo sentirlo.

    Delicia: sí, eso es, una pura delicia subir a tus palabras y dejarse llevar a donde te llevan.

    :)

    Besos, Aye, y esa sonrisa.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito, Aye, un texto sin rebusques, sin asperezas, ni ruidos. Un texto limpio que te va calando profundo y te hace parte de él. Me pareció estar sentada a tu lado mirando como llega tu noche y la mía a la misma vez.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  6. Es curioso: Cuando entraba a comentar tu poética visión, mi idea previa era prácticamente la misma de Zooey... pero, el muy bribón, me ha tomado la delantera. Bien, no hay problema, me siento a tu otro lado y seguimos los tres, mirando y admirando la maravilla de la vida que, pese a producirse a diario, pocas veces nos mueve a detenernos y cautiva.
    La luz es la vida y de la luz nacen los colores y de estos las sensaciones y a las sensaciones las persiguen nuestros pensamientos, para encarcelarlas en el lenguaje y poder decir, en un momento determinado a otros:
    -Fijaos qué anochecer más hermoso, ¿nos sentamos un rato aquí a mirarlo?
    Pues en eso seguimos. Hasta las tantas, ¿vale?

    ResponderEliminar
  7. Esa extraña sensación de volver a casa cuando se descuelga la luz por el paseo. Y descubrir con asombro renovado como llega esa persona cada noche...
    Buena prosa.
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  8. Cuando llega la luna y se desprende el adiós al día gastado, me acurruco en tu seno, al abrigo de tu verbo, para esperar juntos el nuevo amanecer que nos sorprenderá fundidos en beso reinventado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. la imagen de la noche y tú, ella susurrando y tú escuchando... me ha gustado tu forma de contarlo. Hasta pronto. Me ha encantado descubrirte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Adriano:
    Je, a mi también me gustaría poder disfrutar de todos los momentos del día, pero si lo hicieramos se nos haría cada vez más difícil resistir el siguiente día, no?
    En algún momento hay que dormir para poder disfrutar mejor los días venideros =)

    Y en cuanto a los mosquitos, creo que ya se fueron, no? Pero en el momento que lo dijiste me causo gracia porque justamente estaba en una lucha encarnizada contra ellos, jeje.

    Me alegro que te haya gustado este anochecer =)
    Besos anochecidos para vos!

    Cecilia:
    Estar en una terraza de algún modo te hace sentir más cercana la noche, no? las estrellas, el cielo, las nubes, todo más cercano y a la vez más adentro.

    afortunada eres =)

    besos!

    Zarce:
    Me alegro que te haya gustado =)
    Espero tu regreso. Besos!

    Zooey:
    Una delicia también tu comentario, y una delicia sentir el anochecer en lugar de querer comprenderlo o explicarlo. Compartirlo ya es distinto, es sentarse a verlo, aunque esten hechos de palabras.

    Besos!

    Ana:
    Vos también entonces, ya somos tres, quienes estamos sentados en el cordón de esta calle poco trasitada, viendo y sintiendo como la noche se hace paso entre la gente y se sienta con nosotros a conversar. =)
    Otro abrazo para vos.

    Dedalus:
    Bien, que bárbaro, ya somos cuatro y la noche, sentaditos charlando. Casi que ya hacemos un fogón, una fiesta, sacamos la guitarra y recibimos a la noche con canciones, qué alegría debe tener! =)

    Es cierto que parece triste tener que encerrar todas las sensaciones, emociones e imágenes en palabras, pero es la única manera de compartir la escena, de comprobar que no es uno sólo quien tiene esa hermosa imagen fijandose en sus ojos y en su alma, queremos corroborar que los demás sienten exactamente lo mismo que uno.
    Ya ves que aqui estamos los tres asintiendo.
    -Sí, este anochecer es hermoso. Qué encantada estoy de compartirlo.
    =)


    Miguel:
    Si... cómo la luz cede paso al descanso...

    Otro abrazo fuerte para vos. =)

    Gregorio:
    =)
    lindas palabras para acompañar un anochecer

    Saludos!

    Modes amestoy:
    Me alegro que te gustara =)
    Nos leemos!


    A todos: sepan disculpar mi deomra en responder y publicar, pero estoy muy ocupada con el estudio últimamente y trato de hacer todo lo posible por venir seguido y por devolver las visitas. Así que si ven que me ausento, no se asusten, es sólo un momento de mucho estudio =)
    Gracias por seguir pasando.
    Besos a todos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...