viernes, abril 06, 2007

Callao y Discépolo, el otro cielo

Al cruzar la calle hacia la esquina de Callao y Discépolo sé lo que me espera. En esa esquina el mundo parece romper con las reglas de la física, el espacio y el tiempo para aquellos que andan con los ojos bien abiertos. La callecita peatonal se convierte en un estrecho pasillo, una galería a cielo abierto que traza una curva perfecta, y los edificios que la resguardan conservan esa curvatura como si estuvieran dibujados, estirándose hasta arañar las nubes.


Me adentro en la galería y el silencio abrumador se expande, invadiéndome con una luz distinta. Con solo dar unos pasos salgo de un mundo de bullicio y entro a otro de silencio. Es como si de pronto estuviera en Viena o en París aunque jamás haya estado ahí. Será por la arquitectura, por el silencio, o la grandeza del lugar, pero uno se deja caminar por sobre los adoquines y baldosas de ese lugar escondido como si fuera la entrada a un portal mágico y fascinante.

Entonces recuerdo, como cuando invade súbitamente un aroma, las galerías ahogadas con café de “El otro cielo” de Cortázar, recuerdo la facilidad con la que cambiaban de nombre y de ciudad; estábamos en Buenos Aires, agobiados por el calor y la pesadez del sol; luego en París con Josiane, temiendo a Laurent y con nieve en los pies.


Ahora estoy en algún rincón del mundo, soy turista y habitante, mis pasos trazan otros ritmos, mi voz habla en otro idioma, mi sonrisa está más clara y limpia. Y al mirar al cielo ya no veo el agobiante azul de verano, sino que se desgaja en colores, franjas de un atardecer jamás visto, colores comunes en algún otro lugar del mundo inventándose aquí y ahora. Otro cielo, otro panorama, otra vida desde el rincón insólito en el que me encuentro.


Y cuando se termina esta galería – se termina enseguida, como tras un suspiro- uno quiere volver a recorrerla, quiere que la emoción y la hermosura no terminen. Uno mira atrás y ve ese mismo camino esperándolo y abriéndose como se abre el amor en su primer momento; y uno vuelve una vez más, a sentirlo, a acariciarlo con la mirada y los pasos, como hace Cortázar con nosotros, los lectores, al atraparnos en sus galerías.

12 comentarios:

  1. la literatura siempre nos ha trasportado a lugares lejanos..
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Típicamente Buenos Aires. A veces, mientras recorro sus calles, o las de otra ciudad también, y percibo aromas de un paisaje que me gusta, quiero que el tiempo se detenga allí; o mejor dicho, como decís vos, que no haya tiempo ni espacio, que las leyes de la física se vean interrumpidas.

    Adoro caminar por lugares que me gustan. Amo las plazas, creo que ya te lo he dicho...Y también sentarme en las confiterías, ver la gente pasar, congraciarme con parte de mi mundo. Y sentir...Sentir y estar conciente de ello...

    ...Leer a Cortázar también es caminar. Terminar Rayuela fue como llegar a una esquina...Y querer volver a transitar la misma cuadra, pero de manera diferente.

    Saludos!!!...Felices Paz-cuas!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Aye:

    Al fin volvi, asi que estas invitada a la buhardilla cuando quieras.

    Sigo triste y mal pero intentare al menos ser fuegecito que prenda las vidas de mis vecinos ya que no puedo con la mia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Tú has recorrido esa galería de silencio y sueño entre los ruidos, has abierto esa puerta en el espacio, has conseguido que viaje contigo. He sentido la delicada ductilidad de esa mirada, de ese leguaje nuevo, de esos otros ritmos que has trazado.

    Abres puertas preciosas Aye, con los chorros de agua callejeros, con los pasadizos urbanos, con árboles caídos...

    Me gusta mirar a través de esas puertas.

    Pero dudo de una cosa: no creo que tu sonrisa pudiera estar ya más clara ni más limpia.

    Y me he mecido además con las notas de Colorblind. ¿Sabes que no la conocía?

    Sólo me queda una sonrisa ahora.
    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. "Uno mira atrás y ve ese mismo camino esperándolo y abriéndose como se abre el amor en su primer momento"

    Ese mágico primer momento.. donde todavía todo se esta descubriendo.

    Mis saludos Aye.. un gusto volver a leerte!... estaba un poco desaparecida del mapa

    ResponderEliminar
  6. La magia de la palabra es que transporta. Por eso tú, inadvertida, caminabas por esa paisaje urbano que dibujas, sin darte cuenta de que tras de ti seguíamos con deleite tis pasos.

    Un beso, Aye. Te sigo.

    ResponderEliminar
  7. ahh la rola de los countin.. me hizo que me quedara leyendote más .. que buen gusto.. jeje!

    ResponderEliminar
  8. ¡Oh fatídica Buenos Aires! ¡Cuán despreciable serás que uno no goza sino cuando se sueña lejos de tí!

    ResponderEliminar
  9. Antes que nada, gracias a todos por seguir pasando a pesar de que actualice cada vez menos, y que no devuelvo las visitas en sus respectivos blogs. Espero que entiendan que no es por voluntad, sino por falta de tiempo que no los visite ni pueda leerlos. Así que especialmente por eso, gracias por seguir pasando. Ahora sí, respondo sus comentarios. =)

    Modes amestoy:
    por suerte puede trasnportarnos fácilmente =)
    otro abrazo para vos!

    Adriano:
    No hay mejor metáfora al respecto que esa que hacés de Rayuela; es exactamente eso mismo, Cortázar tendría recurrencia con ese deseo: el de volver a pasar por un lugar deseado, aunque quizás fuera imposible, aunque quizás no?. =)

    Por suerte a veces el tiempo puede detenerse en imágenes, o en palabras. =)

    Besos!

    Puck:
    Bien! Volviste!
    Espero que ese fueguito que empezas encendiendo para los demás, para nosotros, termine contagiandote a vos con su fuerza y su calor. =)

    Besos!

    Zooey:
    Ahora no solo conoces una cancion nueva de Counting Crows (si no me equivoco la hicieron para una película; tenías razón, las películas tienen muy buena música en su banda sonora) sino que además conoces un nuevo pasadizo de Buenos Aires. Y a mi me enorgullece que lo conozcas desde esta ventana. La abro cada mañana ofreciendo a todos nuevas vistas =)

    Gracias por tu sonrisa y otra para vos.
    Besos!

    Cecilia:
    Je, yo estoy demasiado desaparecida del mapa, así que no te preocupes.

    Respecto a la frase, no ocurre así? Que el amor es como un camino que quizás ya recorrimos pero que siempre nos invita a recorrerlo otra vez como si fuera nuevo, acelerandonos el paso y las ganas de recorrerlo todo?

    Un gusto tenerte de vuelta.
    =)
    Besos!

    Dédalus:
    Mejor. =)
    Cuantos más pasos en el camino, más ojos se emocionaran con la imagen del camino; más lo harán suyo.

    "Siganme los buenos" diría el Chapulín Colorado =P
    jeje

    Besos!

    Marilú:
    Bienvenida!
    Qué bien que te gusten los Counting Crows, yo los descubrí hace poquito, pero me gusta mucho lo que escuche. =)

    Nos vemos!

    Leopoldo:
    Jeje, tal cual, querido Leopoldo Aitoriano, más se la quiere cuanto más lejos se está de ella.

    Nos veremos pronto?
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Es tu forma de enlazar las palabras las que nos hace pasear por la galería, detenernos ante los millones de reflejos diferente de su cielo.
    Gracias por tan hermoso relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. esquina conocida, donde seguis de largo y al cuzar callao se encuantyran las manos del flñaco en plena estatua, de mano izquierda, antes de llegar a mi umsa, antes dle teatro-bar-libreria donde tomo el cafe en el recreo nocturno entre derecho y mas derecho.
    linda esquina para antes de entrara al bauen a escuchar musica.
    h.

    ResponderEliminar
  12. Gregorio:
    Encantada de que mis palabras los lleven por esas galerías que se dejan descubrir.
    =)
    Saludos!

    que no es poco:
    Me quedo pensando en todos esos lugares que mencionas, de los cuales conozco... ninguno.. y me preguntó qué estaba mirando que jamás vi todas esas cosas...
    Claro, estaba mirando el pasaje, y además tampoco pasé tantes veces, sólo tres y no tengo la suerte de andar seguido por ahí...
    Así que me quedaron incógnitas sobre qué manos del flaco en plena estátua, que universidad será la umsa, si el teatro-bar-librería es quizá aquello que vi una vez y que apenas si recuerdo, y si el bauen estará por ahí cerca y jamás me enteré... (cosas que pasan por no vivir por ahí).
    Es una bonita imagen la que das sobre aquello que rodea el pasaje, pero ahora me muerde la curiosidad. =)

    Saludos!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...