sábado, julio 21, 2007

Así está ella, ya lo dije;

Olvidada de sí misma vaya uno a saber dónde

Olvidada de la realidad y del mundo

Creyendo que la vida se reduce a fantasías, a sueños

Viviendo así,
de a saltos

Entre la imaginación y el sueño

Como jugando a la Ra yue la,

Pero ningún casillero está en el suelo

Todos van subiendo hasta el cielo ,

Como si no bastara esta realidad para jugar.

11 comentarios:

  1. Así estoy yo también, alargando el juego todo lo que puedo...

    ResponderEliminar
  2. Hay cosas que te rompen el corazón. Andamos por la vida y sólo muy de vez en cuando nos vemos reflejados en un determinado hecho, en unas palabras que alguien dice o escribe, en otra imagen. A veces, escasas veces, algo -o alguien- se pone ante nosotros y nos quedamos mudos, como observando un espejo inesperado de tres dimensiones, cuatro, cinco, quizá más dimensiones.

    Determinadas naturalezas son muy volátiles, y no porque se encuentren vacías, quizá todo lo contrario. Tienen una facultad extraordinaria para elevarse sobre el mundo. Igual por eso buscan los casilleros de la Rayuela por el cielo. Es comprensible también que a veces se sienta vértigo pero... no, no, claro que esta realidad basta y sobra para jugar. Fantasía, imaginación y sueños son tres cartas extraordinarias para jugar esta realidad. Eso hará de alguien un jugador especial, con su propia luz, pero, siempre serán armas para jugar con plena consciencia esta mismísima y material realidad. Hagamos maravillosa la realidad de esta partida jugando con unas cuantas cartas, y entre ellas, la fantasía, la realidad y el sueño, pero... no lo olvidemos: es esta partida, la que estamos jugando. Es la partida que nos gusta jugar (por eso soñamos, no para andar por el cielo que sabemos que no es nuestro lugar, sino para jugar mejor a este juego).

    Tus versos conmueven, Aye, mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Jugando a la Rayuela vas viviendo, tal vez esos casilleros te llevan al cielo, porque es el lugar donde sentis que podes seguir jugando, donde te sentis libre y sin pesos, un cielo hecho por vos a tu medida, donde las leyes del espacio y el tiempo son modificadas a tu antojo.

    Un cielo donde ser poeta y vivir con ojos de poeta no resulte raro.

    Por si te sirve de algo, a mi tampoco ma basta esta realidad para jugar.

    Besos ;)

    ResponderEliminar
  4. Leo esto y, de pronto, me parece que ella soy yo. Me doy cuenta que cada día me levanto más tarde para seguir soñando, para no tener que pisar el suelo otra vez.
    Entonces me pregunto: ¿cuántas veces al día no me alcanza esta realidad?, ¿será miedo?, ¿será costumbre?
    Tal vez lo mejor sea jugar a la Rayuela con las dos cartas: la de los sueños y la realidad. Hacer de cada casilla un sueño hecho de realidades.

    Me causó mucha risa tu duda acerca de cuánto dinero es 2 millones de bolívares, jajaja. Así que despejo esa duda: 2 millones de bolívares, al cambio oficial aquí en Venezuela, son mil dólares.

    No diré nada acerca de los lentes del librero ni sobre la librería, la imaginación siempre gana esa partida....

    ¡Un beso!
    Deb.

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga...vengo a saludarte. Me gusta tu blog, estoy promocionando a un buen amigo y si puedes unirte a nosotras te lo agradezco te dejo la direccion de su blog, puedes leer y luego decides.
    Un abrazote.
    http://tenasantiago.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Hola
    SALUDOS
    me gustan los escritos q tienes en tu blog son muy buenos.
    me encantan.
    Bueno chica me paso a retirar sigue asi con tu blog es muy lindo.
    ciao!!

    ResponderEliminar
  7. siemrpe es un placer, saes,leer(te)
    beso.
    hernan.

    ResponderEliminar
  8. Nausicaa:
    Alargamos mucho el juego con tal de no despertar jamás, no es cierto?
    sigamos jugando un ratito más... =)

    saludos!

    Zooey:
    Leí encantada tu comentario...
    Lo primero que me llamó la atención fue que apenas empezaba a subir junto con la fantasía, la imaginación y los sueños los casilleros hacia el cielo podías bajarme, hacer que mire un poco a la firme realidad, y aún así que fuera con dulzura; no me quitaste la rayuela invisible, la dejaste y me mostraste el suelo, y lo comprendí todo perfecto.
    La segunda cosa que me asombró -más bien, me maravilló- es que llegaste a la conclusión a la que llegué yo cuando escribí esto. Es decir, esto es el principio de un "poema" que escribí, pero como me parecía muy largo y muchas veces hasta confuso, preferí subir sólo algunas partes. Y es curioso que en unos párrafos después de éste hablé exactamente de lo que decís: que es una partida en la cual nos gusta soñar, jugar pero que no es, definitivamente, nuestro lugar.

    Gracias por tus palabras Zooey, siempre.
    =)

    Besos!

    Pato:
    =)
    al menos si no nos alcanza la realidad podemos crear miles de cielos de distintos colores en los que jugar, cielos distintos, pero para todos. =)

    Beso grande, de rayuelista a rayuelista.

    Débora:
    Me gustó eso de jugar con las dos cartas en cada casilla de la Rayuela, tenés razón, soñar realidades sea quizá lo más sano. =P

    Dos millones de bolívares sonaba mucho más, pero bueno mil dólares es muchísimo! =P

    Besos!

    Lucía:
    =)
    Gracias por pasar!
    Saludos!

    ..que no es poco:
    me alegro que así sea..
    =)
    beso.

    ResponderEliminar
  9. Un exceso de imaginacion la amarra al juego, quizás porque siente cada palabra, cada letra y se puede enamorar de una canción, de un paisaje.
    La vida la distribuimos como queremos, para comprederte yo tambien quiero jugar.
    Es un placer pasearme por aqui y leerte bajo esta cobertura de palabras.

    ResponderEliminar
  10. Miguel:
    que alegría tenerte por aquí!
    Es cierto que usando de las letras y las palabras, de las canciones y los paisajes, usando del juego podemos distribuir nuestra vida de una forma que nos saque mas sonrisas, más sueños, más imaginación...
    Jugar también ayuda a comprender, tenés razón...

    =)
    Beso enorme!

    ResponderEliminar
  11. Algo así como jugar para siempre y bajo cualquier circunstancia...El sueño eterno, la esperanza de seguir soñando...¿Se podrá?...Mas aún: ¿Podré YO, precisamente YO?...¿Bastará solamente con proponérmelo?

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...