miércoles, agosto 13, 2008

Danzas

El silencio, ya deberías saberlo,
se esconde en la cárcel del cuerpo
y danza furtivamente
con los más hondos secretos, con los monstruos y las palabras muertas.
No se evapora con el agua de la boca,
no se traga con la sangre masticada.
Se repliega y envenena cada palmo.
¿Dónde llevas los ojos que aún no te has dado cuenta?
Tus ojos mezquinos
sólo ven
la sangre en la que danzan y el agua con la que se limpian
cuando sale el sol.

Tus ojos, mezquinos,
no ven más que el propio horizonte.

1 comentario:

  1. Señorita... Demasiadas veces me deja sin palabras, ya que las suyas tocan mi alma...
    Esta, es una de esas veces..

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...