domingo, agosto 03, 2008

Un Río Rojo

Estoy gritando, lo sé, hablo a los gritos y mal,

con muchas palabras largas y difíciles,

como borbotones de un río rojo.


Y sin embargo no hablo, nada estoy diciendo con esto,

sólo derramo sangre, revuelvo estómagos, saturo conciencias.

Nada digo del infierno que llevo dentro.


A cada palabra intento escupir y comprender

pero no logro formar conceptos,

mi voz es un chillido insalubre que no dice nada y hiere como dagas.


Intento calmarme, dejo de usar las palabras.

Mi voz es el silencio y sin embargo no digo más de lo que siento,

yo siento que hablo pero no hablo en verdad.


Vuelve mi voz, altisonante y dispar,

y es un ruido que no hace más que estallar y callar.

Aunque grite y hable, y llore y cante, no hablo, no digo.

Estoy muda.

3 comentarios:

  1. Lo estaba esperando. Todos los días entraba y esperaba verlo. Me encanta. Es hermoso, fuerte, contundente, simple y tan real...
    te felicito Aye!!!!
    Karina

    ResponderEliminar
  2. Tiene una gran fuerza ese río rojo. Es rotundo, ese rojo siempre es un color rotundo, también visceral. Pero me asalta una pequeña reflexión: ¿por qué siempre formar conceptos? Es posible que no siempre sea posible, que sea mejor no hacerlo. Sencillamente no atormentarse buscando comprenderlo todo, explicarlo todo. No todo se puede entender bajo el vestido de un concepto. Por ejemplo, detengámonos en ese río rojo e inventemos un horizonte, algo sencillo: entornemos los ojos hasta casi cerrarlos, ahí, desde nuestra atalaya inviolable, esa línea de luz que queda se convierte en un precioso horizonte inventado. Que sea precioso aunque sea inventado, que sea precioso porque queremos, simplemente, porque además, aun inventado, es tan real como que existimos.

    No sé, se me ocurrió por ahí, buscando una línea de sosiego ante este precioso poema.
    Besos.
    Rayzo.

    ResponderEliminar
  3. Saludos AYE

    Te he leido varias veces por tu devoción a Julio Cortázar, y vengo desde el blog de -Pato-.

    Hoy me ha gustado tu desahogo por ello he decidido comentarte, y que creas firmemente en la libertad de expresión.

    Creo en el medio del desahogo,
    por cierto ya mi blog es casi mi sico terapeuta.

    :))

    Cuando me siento cargada, libero a través de palabras y digo...
    Hoy tengo ganas de vomitar...y por alli escribo...
    lo que me salga del corazón
    que a vces lo tenemos saturado...
    y requiere desahogos

    Está bien que desbordes tus palabras rio abajo o cuenca arriba,
    que desborrrdessss, que lo saques del sistema...

    ...un placer leer tu espacio. ♥

    M.

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...