jueves, marzo 19, 2009

mirando al cielo

Sol
que brota entre los tallos y las calles,
inundando las nubes espesas,
desnudando almas enhiestas.
Un alma mira la naciente de ese sol.

Corre
entre los pensamientos y las voces
como si pudiera evitarlos, esquivarlos, borrarlos.
Ese alma inquieta corre.

[y por si fuera poco
Grita,
con los nombres de ancestros y cuerpos secos.
Mira al cielo y grita.

Sube
la voz entre las gotas y los rayos, sube.
Y luego, más allá de todo,
sube.

Hasta el sol,
como un ave humana, como un aire enrarecido;
sube al sol y al tiempo,
y aún más allá sube
hasta...

Muda,
la voz que gritaba ahora es
muda.

3 comentarios:

  1. profunda e intensa poesia. me gusta cuando dices " sube al sol y al tiempo, y aun mas alla sube " . un abrazo aye, q andes bien!

    ResponderEliminar
  2. Tengo que admitir que prejuzgué tu texto, pero ahora que lo leo bien me gusta, me hace acordar a "...Altas mareas del sol/llenen sus bocas con él/el idiota/ya nada puedo hacer por él/El se quemará mirando al sol/y es esta la historia del que espera/para despertar.".

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Aye, tanto tiempo que no acotaba por aquí, pero sigo pasando y deteniéndome en tu poesía, la cual me gusta mucho, tiene unas imágenes increíbles, son como fragmentos ascéticos y bellos. Siempre me gustó tu poesía, algunas más que otras, claro, pero noto que tenés un talento especial para escribirlas. Aparte sos de dejar algunas palabra que enriquezca mi vocabulario, como "enhiestas", todavía sigo pensando en la "lontananza", ja ja ja. Saludos y Felices Paz-cuas!!!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...