lunes, agosto 30, 2010

esa tensión

Esa tensión.
puedo sentirla bajo la piel
acalambrándome los huesos
y desintegrándolos en polvo de colores

Puedo sentirla
como un río que emana de mí
y que por primera vez lleva un nombre;
aquel cauce silencioso que me mueve
de la agonía al éxtasis, a la exuberancia dichosa
y a la vergüenza feroz.

Puedo sentirla, la contradicción
brotando de mí como un árbol
vigoroso y raquítico
¿lo podes sentir?
El vértigo del deseo en acto
y de la muerte instantánea
¿Recordas sentirlo?
Cuando el cuerpo niño se sentía
enorme y viejo, desvalido.

Yo la siento allí dentro del cuerpo,
y dentro del alma.
esa tensión. (la siento,creo poder nombrarla)
debe de ser la vida.

5 comentarios:

  1. Sí. Seguramente esa fuerza que ejercen los impulsos contrapuestos y que nos agitan y zarandean no es otra cosa que la vida.
    La vida auténtica de quienes no se dejan llevar por los primeros impulsos y luchan por seguir los mejores.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó muchíisimo tu poema, crecer, decrecer, ir al ritmo del devenir comandando y obedeciendo...si, ya recuerdo. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Creo que sólo puedo sentirla de esa manera: un remolino. Cuando no tengo un remolino adentro mío, dudo que esté viviendo :)
    Gracias por sus comentarios y la lectura constante de ambos!
    Déjense llevar por esa tensión que seguro los arremolina dentro :)

    ResponderEliminar
  4. de la agonía al éxtasis, a la exuberancia dichosa
    y a la vergüenza feroz.

    esa tensión es la vida!

    ¿(palabras más palabras menos)? Sin palabras

    ResponderEliminar
  5. Fede: a veces las palabras nos bajan a la tierra pero esas sensaciones siguen ahí pinchándonos y recordándonos el aire que respiramos,

    palabras más a veces, menos palabras en otras.
    aunque a veces también puedo quedarme muda. :)
    gracias!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...