domingo, agosto 01, 2010

fragmento XXII

La espiral me consume;
veo el fin de la pendiente
como un pajarito asfixiado en su nido.
La espiral me rompe las alas.
Desplumadas, todo se vuelve un bellísimo paisaje
de desesperación.

3 comentarios:

  1. Quizás porque la vida y el tiempo sean más espiral que ciclo, los hechos nunca se repiten totalmente sino que suponen un avance.
    Que ese avance sea subir, bajar o permanecer depende de nosotros.
    Y, sí, cuando nos hace ya imposible el vuelo, lamentablemente a veces acaba en una desesperación que, afortunadamente no deja de convertir en bellísimo el paisaje que define.

    Hermoso poema, Aye.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. gracias por decir que las alas se pueden romper
    siempre las pensé deshechas, quebradas
    pero nunca pude verlas rotas

    ResponderEliminar
  3. Ybris: la espiral parece una figura atrapante (valga la redundancia con el asunto), asi que pensaré un poco más en ella. Mientras tanto no sé si pienso en avances o retrocesos, sino más bien en remolinos de viento.

    Ezequiel: la imagen de unas alas rotas pareciera ser realmente desesperanzadora... Pero esa imagen debe hacernos salir volando!

    Gracias a ambos por sus comentarios!

    ResponderEliminar

Quienes dejan brotar las palabras...